Autor de atropello de adolescente en Long Island recibe sentencia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Autor de atropello de adolescente en Long Island recibe sentencia
    NBC 4 New York

    NUEVA YORK - El hombre que admitió conducir ebrio y atropellar a un niño en su patineta en el estacionamiento de un centro comercial de Long Island, atrapándolo bajo su furgoneta y dejándolo con heridas espantosas, fue condenado el lunes a 15 años de cárcel.

    Luis DeJesús, de 43 años de edad, se declaró culpable el mes pasado de cargos de agresión en primer grado y manejo agravado mientras estaba intoxicado durante el accidente en octubre pasado que puso a Nicholas Suárez, de 14 años de edad, en el hospital con lesiones graves en la cabeza y lesiones internas. DeJesús no habló en la sentencia del lunes.

    Sin embargo, la víctima, estaba en el centro comercial de West Hempstead en la avenida Cherry Valley con algunos amigos ese día para comer hamburguesas, quería que se le escuchara.

    "¡Mírame!" dijo Suárez, que ahora tiene 15 años, mientras se dirigía a DeJesús.

    El niño levantó su camisa, revelando una larga cicatriz en su estómago.

    "Quiero que veas esa cicatriz", le dijo a DeJesús. "Quiero que recuerdes esto para siempre".

    Otros seis amigos estaban con Suárez cuando DeJesús los atropelló con su minivan. Suárez fue el único gravemente herido ya que quedó atrapado debajo de la furgoneta y arrastrado por el pavimento.

    La madre de Suárez, Emily Rivera, una enfermera escolar, dijo que la supervivencia de su hijo fue un milagro.

    Aun así, ella explicó que el joven tiene daño ocular permanente y barras en sus piernas y caderas debido a los procedimientos médicos que tuvo que someterse tras el aparatoso incidente. Ella djo que el joven todavía tiene pesadillas.

    "Se le quitó la humanidad", dijo la madre sobre lo que le pasó a su hijo y su recuperación durante la sentencia. "No podía hablar, comer, caminar o respirar normalmente durante meses".

    En cuanto a DeJesús, Rivera tuvo pocas palabras, y lo llamó "despiadado y sin respeto por la vida humana".