Cifras devastadoras: embarazo tras una violación

La prevalencia del embarazo por violación es similar en todos los grupos raciales y étnicos, según los CDC.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cifras devastadoras: embarazo tras una violación

    NUEVA YORK - El embarazo por violación es un problema creciente de salud pública y de salud reproductiva en todo el país, tal y como lo revela la Encuesta Nacional de Violencia Sexual y de Pareja (NISVS, por sus siglas en inglés). 

    Las mujeres y niñas son más vulnerables a la violación, señalan los CDC. Muchas de las sobrevivientes no solo deben lidiar con las consecuencias para la salud a corto plazo, también con las lesiones, las infecciones de transmisión sexual y el embarazo.

    ESTADÍSTICAS DEVASTADORAS 

    Casi 3 millones de mujeres en el país experimentaron embarazo por violación. La prevalencia es similar en todos los grupos raciales y étnicos. 

    Alrededor de 18 millones de mujeres han experimentado violación vaginal en su vida. Las mujeres que fueron violadas por una pareja íntima tuvieron más probabilidades de un embarazo (26%) en comparación con las mujeres que fueron violadas por un conocido (5,2%) o un extraño (6,9%).

    De las mujeres que fueron violadas por una pareja íntima, el 30% experimentó una forma de coerción reproductiva por parte de la misma pareja. Aproximadamente el 20% informó que su pareja trató de embarazarlas, por ende, evitó usar anticonceptivos. Alrededor del 23% informó que su pareja se negó a usar un condón.

    Las mujeres violadas por una pareja íntima y que se embarazaron sufrieron coerción reproductiva antes de la agresión sexual, en contraste con las mujeres que fueron violadas por una pareja íntima, pero que no se embarazaron.

    Los datos provienen del primer estudio en más de 20 años para obtener una estimación de prevalencia representativa a nivel nacional del embarazo por violación de mujeres estadounidenses, sin importar la raza y o la etnia.

    Los CDC se enfocan en prevenir la violencia antes de que comience y plantean estrategias para ayudar a los estados y las comunidades a apoyar a las sobrevivientes y disminuir las secuelas a corto y largo plazo de la violencia y / o del abuso sexual. 

    Los esfuerzos de prevención primaria que ayudan a los hombres jóvenes a desarrollar relaciones íntimas saludables y un sentido positivo de masculinidad pueden ser esenciales para reducir la violación y la coerción sobre la salud reproductiva. 

    Además, la inclusión de servicios para la salud sexual y reproductiva con servicios enfocados en el embarazo por violación puede ayudar a garantizar que la atención integral esté disponible para las sobrevivientes.

    Pulsa aquí para encontrar servicios de ayuda gratis y confidenciales en el área trisestatal.