nueva cepa de covid-19

Westchester se une a la lista de condados de NY con casos de la cepa originada en el Reino Unido; el estado administra 1 millón de dosis de la vacuna

Los laboratorios de Nueva York han confirmado un total de 18 casos relacionados con la variante del Reino Unido, dijo Cuomo el domingo.

Telemundo

NUEVA YORK - Más neoyorquinos han dado positivo a la nueva variante del COVID-19 originada en el Reino Unido, confirmó el gobernador Andrew Cuomo durante el fin de semana, los últimos casos se reportaron en Tompkins y el condado de Westchester.

Cuomo dice que es una carrera para vacunar a tantos neoyorquinos como sea posible antes de que cepas mutadas del coronavirus se apoderen de la región. Para el lunes, se habían distribuido más de 1 millón de dosis de COVID-19 en todo el estado, anunció Cuomo. De las dosis distribuidas, al menos 100,000 de ellas han sido una segunda dosis administrada a neoyorquinos que ya habían recibido la primera.

En un esfuerzo por reforzar el suministro estatal de vacunas, Cuomo envió una carta a Pfizer con la esperanza de negociar una compra directa de dosis adicionales. Si se resuelve, se cree que Nueva York podría ser el primer estado en realizar una compra directa a un proveedor de vacunas.

El gobernador de Nueva York cree que aún no se ha producido una segunda ola del virus, a pesar del regreso de las altas hospitalizaciones y la creciente positividad. Una segunda ola, insiste, proviene de la adquisición de una segunda cepa del virus.

Los laboratorios de Nueva York han confirmado un total de 18 casos relacionados con la variante del Reino Unido que ha tenido a los funcionarios locales en alerta durante semanas. La semana pasada, investigadores en Ohio dijeron que identificaron dos variantes únicas en Columbus, informó NBC News.

Los expertos coinciden en que no es sorprendente que hayan surgido nuevas variantes en los EE. UU., pero enfatizan que la transmisión incontrolada del virus en el país brinda amplias oportunidades para que mute.

Nueva York ha identificado hasta ahora dos grupos de la cepa: seis de los casos se han relacionado con la joyería de Saratoga Springs, donde se encontró el primer caso confirmado por un laboratorio en Nueva York y otros tres casos están siendo investigados por posibles conexiones con ese original.

Ha surgido un segundo grupo de casos de cepas en el Reino Unido e incluye dos casos en el condado de Suffolk, dos casos en el condado de Nassau y uno en Queens. La variante también se ha detectado en un residente de Manhattan y no está conectada a ninguno de los grupos. En su sesión informativa el miércoles anterior, el alcalde Bill de Blasio dijo que los dos casos de la ciudad fueron diagnosticados a fines de diciembre y que un paciente había viajado recientemente al Reino Unido.

De Blasio dijo que la decisión de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), de exigir pruebas COVID-19 negativas para todos los viajeros internacionales entrantes se queda corta. En cambio, el alcalde pidió una vez más la prohibición inmediata de viajar desde el Reino Unido a los Estados Unidos por un período de tiempo.

"Los vuelos desde el Reino Unido deberían ser cancelados inmediatamente por el gobierno federal", dijo Blasio. La ciudad necesita más tiempo para apuntalar la protección a través de vacunas masivas, dice.

La orden de los CDC se aplica tanto a los ciudadanos estadounidenses como a los viajeros extranjeros. La agencia dijo que retrasó la fecha de vigencia hasta el 26 de enero para que las aerolíneas y los viajeros tengan tiempo de cumplir.

Las nuevas restricciones requieren que los pasajeros aéreos se sometan a una prueba de COVID-19 dentro de los tres días de su vuelo a los EE. UU. y que proporcionen una prueba por escrito del resultado de la prueba a la aerolínea. Se ordena a las aerolíneas que impidan el embarque de los pasajeros si no tienen prueba de una prueba negativa.

Según un informe de los CDC publicado el viernes, se prevé que la variante del Reino Unido se convierta en la cepa dominante en los EE. UU. en algún momento de marzo. Al mismo tiempo, es posible un aumento potencialmente significativo de casos.

El modelo de los CDC analizó los casos reportados diariamente hasta mayo de las variantes actuales del virus y B.1.1.7, en escenarios donde la tasa de reproducción en este momento estaba justo por encima o por debajo de 1, y en escenarios donde una comunidad estaba o no estaba vacunado.

En el peor de los casos, con una tasa de reproducción superior a 1 y sin vacunación, podría haber hasta 80 casos nuevos por cada 100,000 personas en mayo, o más de un cuarto de millón de casos nuevos cada día.

El COVID-19 ya está muy extendido en los EE. UU., con más de 22 millones de casos reportados hasta la fecha, incluidas más de 375,000 muertes.

Contáctanos