CORONAVIRUS EN NY

Más de 250 mil casos de COVID-19 en el área triestatal, casi la mitad de los casos en el país

Más de 250,000 personas tiene el coronavirus en el área triestatal y más de 11,000 han perdido la vida. Sin embargo, hay señales de que la curva se está aplanando.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Los signos muestran que la curva de infecciones se está aplanando; el gobernador Andrew Cuomo advierte que el número de muertos podría seguir aumentando, describiéndolo como un "indicador rezagado"
  • El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo por primera vez el jueves que no sería tan difícil como temía, pero que las restricciones podrían seguir vigentes hasta junio
  • Más de 250,000 en el área triestatal han dado positivo y más de 11,000 han muerto.

NUEVA YORK - No bajar la guardia: ese es el mensaje que los gobernadores del área triestatal envían a los residentes, por lo menos, por ahora.

Los gobernadores Andrew Cuomo, Phil Murphy y Ned Lamont, así como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, predicaron abstenciones similares al final de la semana, ya que algunas pruebas comenzaban a mostrar que las semanas de distanciamiento social y aislamiento comenzaban a aplanar la curva, como habían esperado.

El sábado, los gobernadores Cuomo y Murphy, en línea con la Asociación Nacional de Gobernadores, (NGA, por sus siglas en inglés) pidieron al Congreso que apruebe $500 mil millones en ayuda federal para los Estados.

“A pesar de este grave desafío, la Ley Federal de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus, o Ley CARES, recientemente aprobada, contenía cero fondos para compensar los drásticos déficit de ingresos estatales. Para estabilizar los presupuestos estatales y asegurar que los estados tengan los recursos para combatir el virus y proporcionar los servicios en los que el pueblo estadounidense confía, el Congreso debe proporcionar asistencia fiscal inmediata directamente a todos los estados ", decía una declaración de la NGA.

Por su parte, El alcalde de Blasio por su parte anunció el sábado que todas las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York se mantendrán cerradas durante el resto del año académico 2019-2020. De Blasio hizo el anunció diciendo que "claramente nos ayudará a salvar vidas".

El gobernador Andrew Cuomo respondió rápidamente el anuncio del alcalde, aproximadamente una hora después, diciendo que solo él tenía la autoridad legal para decidir sobre el cierre de las escuelas.

"Esa es su opinión, pero él no las cerró y no las puede abrir", dijo el gobernador Cuomo. Anteriormente, el gobernador Cuomo ordenó el cierre de escuelas en el Estado hasta finales de abril.

Cuomo dijo que cualquier horario de cierre escolar se coordinará con los condados de Nassau, Suffolk y Westchester. "Podemos hacer eso", dijo Cuomo, pero también enfatizó la necesidad de coordinar con los estados de Nueva Jersey y Connecticut.

En medio de la sesión informativa del gobernador Cuomo, la secretaria de prensa del alcalde de Blasio dijo que la decisión de extender el cierre de las escuelas de la ciudad de Nueva York fue la decisión correcta.

Para ayudar a los estudiantes y a sus familias a terminar sus estudios con éxito, de Blasio señaló un plan de 5 puntos: la distribución de 240,000 dispositivos con Internet a los estudiantes que los necesitan par finales de abril. La ciudad y sus escuelas priorizarán los recursos de aprendizaje para el resto del año, además de ayudar a los estudiantes de último año para graduarse antes de reabrir las escuelas en septiembre.

Hasta la fecha, más de 11,000 personas en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut han muerto por complicaciones relacionadas con el COVID-19. Las hospitalizaciones en el estado de Nueva York parecen haber alcanzado un punto crítico ya que, según el Gobernador Cuomo, el número de muertos "se está estabilizando, pero se está estabilizando a un ritmo horrible".

"Todos los números están bajando. Aún así, las personas siguen dando positivo al coronavirus y llegando al hospital", dijo el gobernador Cuomo. El gobernador resaltó que el número de admisiones a cuidados intensivos e intubaciones diarias ha disminuido en en un periodo de tres días.

Desde que comenzó la crisis, Nueva York publicó su primer número negativo de personas admitidas en cuidados intensivos el jueves, y se reportaron más pacientes dados de alta. Sin embargo, Cuomo advirtió que la cifra de muertos seguirá aumentando. Es un "indicador rezagado", que refleja a las personas que habían sido hospitalizadas antes de esta semana, dice. Las muertes han sido principalmente de los pacientes más vulnerables, aquellos con respiradores.

Cuomo elogió a los neoyorquinos por cumplir con el distanciamiento social el viernes, diciendo que estaban haciendo su parte para aplanar la curva, y que las pautas funcionaban mejor de lo previsto debido a su compromiso con el cumplimiento. Pero ahora no es el momento de relajarse, dijo.

"Lo que hagamos hoy determinará la tasa de infección dentro de dos o tres días", dijo.

El alcalde de Blasio se hizo eco de esos sentimientos, diciendo que no relajaría ninguna restricción hasta que haya evidencia sostenida de mejoría. Esa evidencia sostenida involucra tres métricas clave: ingresos hospitalarios por sospecha de COVID-19, ingresos en cuidados intensivos por sospecha de COVID-19 y el porcentaje de personas que dieron positivo, con tendencia al unísono. Todos esos números tienen que disminuir durante al menos 10 días antes de que la ciudad pueda pasar a la siguiente fase, que De Blasio describió como transmisión de virus de bajo nivel.

"A pesar de que estamos viendo algún progreso, y lo estamos haciendo, no sabemos qué vendrá después", dijo el alcalde el viernes, desde un hospital de campaña construido en el Centro Nacional de Tenis Billie Jean King en Queens.

Incluso, cuando lleguemos a la siguiente fase, las pautas actuales no se evaporarán de la noche a la mañana, dijo el alcalde. Lentamente la vida en la ciudad de Nueva York comenzará a verse más normalizada, ya que el alcalde mostró un cuadro el jueves con un plan para el distanciamiento social gradual. Ese cuadro sugería que algunas reuniones podrían regresar, pero de Blasio se negó a entrar en detalles sobre qué restricciones se podrían aliviar.

Eso está a meses de distancia, dijo De Blasio, tal vez hasta finales de mayo o junio. Dijo específicamente el viernes que estaba cerca de una decisión sobre el resto del año escolar, y se esperaba un anuncio para el lunes.

Anteriormente, de Blasio expresó serias dudas de que las escuelas reabrirían antes del otoño. El jueves, el gobernador de Pensilvania extendió el cierre de escuelas en su estado por el resto del año escolar, y el gobernador de Connecticut lo extendió hasta mayo.

De Blasio dijo que quiere la mayor cantidad de personas trabajando desde casa "durante mucho tiempo", ya que el distanciamiento social es lo importante para llegar a la siguiente fase. De blasio dijo que se alguien estaba violando las normas podían llamar a reportarlas al 311.

Murphy, quien ha afirmado el impacto en la vida de las personas con la norma del distanciamiento social, dice que este factor podría traer una diferencia de 420,000 casos de COVID-19 para Nueva JERSEY, que está a solo unos días de llegar a su pico de contagios, según las proyecciones.

"Ganaremos esto si todos y cada uno de nosotros ponemos de nuestra parte", dijo Murphy.

Murphy anunció el sábado que todas las personas deben usar mascarillas al entrar a los restaurantes o bares cuando van a recoger los pedidos de comida para llevar.

Además, Murphy dictó una orden ejecutiva que el New Jersey Transit y todos los transportistas privados reduzcan la capacidad de los trenes y autobuses a un 50%. También ordenó que los ciclistas usen mascarillas al menos que se les impida hacerlo debido a una afección médica.

Cuando se trata de restaurantes y bares, los clientes deberán cubrirse la cara si entran a los establecimientos para recoger su pedido. Sin embargo, no tendrán que usar una cubierta en el caso de que lo recojan en la acera o si un empleado entrega el pedido.

Los restaurantes y bares también deberán proporcionar coberturas faciales y guantes al personal de servicio de alimentos, dijo Murphy.

Por su parte, Lamont, el gobernador de Connecticut, emitió una orden ejecutiva que extendía todos los cierres y medidas de distanciamiento existentes hasta al menos el 20 de mayo. Además, otorgó a los inquilinos el tipo de ayuda que las personas en Nueva York y Nueva Jersey han pedido repetidamente: un plazo automático de 60 días período de gracia en la renta de abril y otra gracia de 60 días en la renta de mayo para inquilinos que han perdido ingresos.

Hasta el viernes, más de 10,000 personas murieron de COVID-19 en el área triestatal en menos de seis semanas. Si bien la última cifra diaria de muertes en Nueva York ha bajado ligeramente del récord del día anterior, los números siguen siendo asombrosos.

"En términos de vidas perdidas, que supera las de los ataques del 11 de septiembre, todavía está más allá de mi capacidad de comprenderlo completamente", dijo el viernes el gobernador Andrew Cuomo, quien señaló que está "cautelosamente optimista".

El citado modelo IHME, financiado por la Fundación Gates, proyecta que la tasa de mortalidad diaria de Nueva York disminuirá en el futuro; sin embargo, ese modelo todavía contempla otras 14,000 personas muriendo en el área triestatal hasta principios de junio.

Hasta la fecha, al menos 10,224 residentes de los tres estados han perdido la vida por el COVID-19 y más de 235,000 han sido infectados. A nivel mundial, el número de muertos superó los 100,000 el viernes.

Aquellos que trabajan en la primera línea de defensa contra crisis, médicos y las enfermeras en los hospitales, sienten el agotamiento de trabajar día tras día en condiciones extremas, y un médico dice que existe un evidente agotamiento físico, mental y emocional entre los trabajadores médicos.

"Estoy viendo el agotamiento físico en mis colegas. Estoy viendo la muesca de las gafas en lo profundo de su rostro. Estoy viendo a gente un poco desgastada día tras día de hacer esto", dijo el Centro Médico de la Universidad de Columbia. Craig Spencer, quien también trabajó en África Occidental durante la crisis del Ébola (y sobrevivió a la enfermedad él mismo, diciendo que temía más a esta ). "Pero estás empezando a ver mucho más de ese agotamiento mental".

La tragedia es tal que las fotos capturadas el jueves mostraron a trabajadores altamente protegidos enterrando ataúdes en trincheras en Hart Island, que ha sido por más de un siglo uno de los últimos recursos para enterrar personas en la ciudad de Nueva York. El volumen allí ha aumentado casi cinco veces. Mientras tanto, el FDNY dice que las muertes por "paro cardíaco" en el hogar aumentaron casi un 400%, casi con certeza debido a COVID-19.

En general, Nueva York tiene 159,937 casos y 7,844 muertes. La ciudad de Nueva York se ubica específicamente con 92,384 casos y 5,820 muertos. De Blasio dijo que esperaba que la ciudad de Nueva York superara los 100,000 casos en algún momento del viernes.

Nueva Jersey sigue siendo el segundo estado más afectado de la nación, reportando 54,588 casos y 1,932 muertes hasta el viernes. Connecticut también podría ser un punto caliente emergente, con 9,784 casos y 380 muertos hasta el jueves por la noche.

A Dónde Nos Dirigimos

El Fondo Monetario Internacional dijo el jueves que espera que la pandemia provoque las peores consecuencias económicas desde la Gran Depresión y exhortó a los gobiernos de todo el mundo a priorizar las medidas de contención y atención médica antes de cambiar su enfoque hacia la economía.

Los economistas dicen que hasta 50 millones de empleos son vulnerables a los despidos relacionados con el coronavirus. Aproximadamente uno de cada 10 trabajadores ha perdido un trabajo en los últimos 21 días; un récord de 16.8 millones de estadounidenses han solicitado el desempleo desde que comenzó el brote. El presidente Trump planea presentar un segundo grupo specializado en la Casa Blanca, este enfocado en la recuperación de la economía, confirmó un alto funcionario de la administración.

Solo Nueva York ha visto 810,000 reclamos de desempleo desde el 9 de marzo. Ha procesado 600,000 de ellos. Con cientos de miles aún en el limbo, el estado está lanzando un nuevo sitio de desempleo que no requerirá una llamada telefónica. Para 2 millones de inquilinos con renta estabilizada en la ciudad de Nueva York, De Blasio está pidiendo una congelación de la renta y un cambio legal que les permita pagar su renta con depósitos de seguridad.

La salud pública y la economía no son prioridades mutuamente excluyentes, dijo Cuomo. Dijo que esta semana tuvo conversaciones preliminares con Murphy y Lamont sobre el desarrollo de un enfoque regional uniforme para reiniciar sus economías, tal como lo hicieron hace varias semanas al cerrarlas.

¿A que podría parecerse? Cuomo no ofreció detalles inmediatos, diciendo que todavía no estamos allí. Pero sugirió un camino clave para llegar allí: las pruebas. Y más pruebas de COVID-19: refiriéndose a las pruebas de anticuerpos recientemente aprobadas por la FDA. Y llevar eso a escala.

Cuomo dice que las pruebas de anticuerpos, que identifican a las personas que se han recuperado de COVID-19, acelerarán el regreso a la fuerza laboral. Él, junto con algunos de los principales expertos de la nación, dicen que es poco probable que alguien que haya tenido el coronavirus se vuelva a infectar porque su curso con él puede otorgarles la preciosa inmunidad que nadie en el mundo tenía antes de infectarse con él. Si las pruebas llegan al punto en el que las personas pueden hacerse la prueba de anticuerpos incluso sin una prueba previa de COVID-19, muchos más podrían volver a trabajar mucho antes.

Pero el ritmo es el problema: Cuomo dijo que el estado puede hacer 300 al día hoy, 1,000 al día para el próximo viernes y 2,000 al día para la semana siguiente.

"Todavía no es suficiente si quieres reabrir en una escala significativa y reabrir rápidamente", dijo, pidiendo al presidente Trump que use la Ley de Producción de Defensa para aumentar masivamente la disponibilidad de pruebas.

Los gobernadores de NY, NJ y CT, se han comprometido a ayudar a otros estados cuando lleguen sus momentos de necesidad, ya que la nación ha dado un paso adelante para ayudar a los suyos. Sus estados tienen un total combinado de 234,884 casos y 10,516 muertes, lo que representa la mitad de todos los casos en Estados Unidos, que según las estimados de NBC News han superado los 483,000, y cerca del 60 por ciento de sus muertes, que se acercan a los 18,000.

El impacto económico y emocional para los estadounidenses en esta crisis es incalculable en este momento. Como ha dicho que la misma transformará una generación y moldeará a otra.

La Casa Blanca ha proyectado que entre 100,000 y 240,000 vidas estadounidenses podrían perderse en la pandemia. Fauci dijo el jueves que tiene esperanzas de que la cifra de muertos en Estados Unidos se encuentre muy por debajo del extremo inferior de esas proyecciones, más de 60,000, debido a la seriedad con la que las personas toman las medidas.

Mira cómo COVID-19 se ha extendido por todo el país desde el 1 de marzo utilizando este mapa interactivo.

Contáctanos