trabajadores indocumentados

Trabajadores indocumentados de la construcción en NYC ganan menos que aquellos que son ciudadanos: Informe

Los salarios de los ciudadanos nacidos en el país o naturalizados son mucho más elevados que los de los indocumentados.

Telemundo

Un informe del Centro de Estudios Migratorios de Nueva York (CMS, por sus siglas en inglés), reveló que la mediana de los ingresos anuales de los trabajadores de la construcción en la Ciudad de Nueva York entre 2015 y 2019 fue de $40,400. 

Sin embargo, los trabajadores de la construcción que son ciudadanos nacidos en Estados Unidos obtuvieron $45, 500. En contraste, los trabajadores de la construcción ciudadanos naturalizados registraron $42, 500 en ingresos anuales. 

Pero esos salarios son mucho más altos que los $30, 100 anuales que perciben los inmigrantes indocumentados. 

El reporte señala que, según los encuestados, muchos inmigrantes desconocen las redes laborales formales, como sindicatos o centros de trabajadores, cuando llegan al país. Como resultado, algunos experimentan explotación por parte de las agencias de colocación laboral.

El análisis se fundamenta en datos recopilados entre 2015 y 2019, aunque también incluye datos del 2021. 

“Entre 2015 y 2019, los inmigrantes representaron solo el 37% de la población total de la Ciudad de Nueva York, pero el 44% de la fuerza laboral de la ciudad y el 63% de todos sus trabajadores de la construcción (Ruggles et al. 2021). El Centro de Estudios Migratorios de Nueva York (CMS) estima que en este período de tiempo, el 41% de la mano de obra inmigrante en la construcción era indocumentada”, cita el informe. 

Para el informe, el equipo de investigación de CMS entrevistó a 16 trabajadores inmigrantes de la construcción de 10 países y a otros 10 expertos en esta industria, incluidos representantes comerciales, organizadores sindicales y representantes de organizaciones comunitarias (CBO). Cinco de estos representantes eran inmigrantes y extrabajadores de la construcción. Con la asistencia de investigación de la firma consultora Locker Associates, Inc., con sede en Nueva York, CMS usó estas entrevistas, junto con varias otras fuentes de datos, para examinar cómo los trabajadores de la construcción en la Ciudad de Nueva York encuentran empleo, sus arreglos laborales y las barreras y condiciones que ponen en peligro su salud, seguridad y bienestar económico.

“La brecha salarial del 46 por ciento entre los trabajadores sindicalizados y los trabajadores no sindicalizados en la industria de la construcción de Estados Unidos es mayor que la brecha en cualquier otra industria”, acota el reporte. 

“Los trabajadores de la construcción nacidos en el extranjero sindicalizados en el estado de Nueva York ganan un 64 por ciento más que sus contrapartes nacidos en el extranjero no sindicalizados”, añade. 

La ventaja salarial sindical es solo del 45 por ciento para otras industrias.

El robo de salarios, a menudo en la forma de no pagar a los trabajadores por las horas extras, con frecuencia no se denuncia porque los inmigrantes con poca seguridad laboral temen ser despedidos. Los trabajadores de la construcción y otros representantes informaron que los empleadores a menudo usan la falta de estatus legal de los trabajadores como moneda de cambio para pagar menos a los inmigrantes. El informe indica que manipulan a los inmigrantes al argumentar ser generosos al brindarles a estos trabajadores explotados la oportunidad de trabajar. 

“Era muy común que a veces saliéramos del trabajo dos horas después de nuestro horario laboral. No nos pagan esas dos horas. Eso es básicamente trabajar todo el día. Nadie quiere eso. En esas dos horas, ya podría haber llegado a casa. Ya podría estar cambiando, comiendo. Ya podría haberme limpiado, haber lavado la ropa. La jornada laboral básica [paga] $120. Eso es lo que voy a ganar: $120, independientemente de si trabajó de 7:00 a.m. a 8:00 p.m. Son $120… No sé si [el jefe] lo hace intencionalmente. Sé que todos los que trabajamos con él somos inmigrantes. Creo que por eso tampoco hay nadie, entre comillas, “legal” trabajando con él”, testificó un jornalero indocumentado de México para el informe. 

Aquí puedes leer el reporte completo. 

Contáctanos