Coronavirus en el área triestatal

Staten Island nuevo foco de COVID, dos barrios reportan un drástico repunte de casos

Dos códigos postales de Staten Island reportan un aumento importante de nuevos casos, por lo que el Gobierno neoyorquino emprenderá pruebas hiperlocalizadas como ocurrió en Queens y Brooklyn. 

GETTY IMAGES

El alcalde Bill de Blasio advirtió el jueves sobre un repunte de casos en los cinco condados, a la vez que el gobernador Phil Murphy se refirió al alto índice de positividad de su estado como "inaceptable" y dejó entrever la posibilidad de nuevos cierres y restricciones. 

El Estado Jardín ha visto casi 6.500 nuevos casos desde la última reunión informativa sobre COVID del gobernador Murphy el lunes, además de que las hospitalizaciones son tres veces más altas que hace siete semanas. 

Si bien los números en la Ciudad de Nueva York no son tan elevados como en el estado vecino, el umbral superó los 600 casos nuevos por tercer día consecutivo y el recuento va en aumento en cada informe.

El alcalde, quien describió las últimas cifras como motivos de "preocupación real", dijo el jueves que partes de Staten Island (códigos postales 10305 y 10314) comienzan a registrar un aumento importante. Cuando los periodistas le preguntaron si el condado requería nuevas restricciones, De Blasio dijo que esas áreas no representan un alza tan grave en comparación a Brooklyn y Queens el mes pasado.

No descartó la necesidad de nuevas restricciones, pero será el estado el que decida. Mientras tanto, De Blasio dijo que se realizarán pruebas hiperlocalizadas en Staten Island, como se ha hecho en otras áreas.

El alcalde dijo que los funcionarios de salud están desplegando una respuesta hiperlocal para lidiar con el repunte.

"Tenemos un desafío. Lo hemos identificado y estamos actuando en consecuencia", apuntó. El mandatario instó a los residentes de esas áreas a hacerse la prueba. 

Staten Island, según el último informe estatal, tiene la tasa de positividad de siete días más alta de los cinco condados en una cantidad considerable (2.5 por ciento). 

El jueves, el promedio de casos diarios de la ciudad superó los 600 (633) por tercera vez en tres días, aunque las nuevas admisiones hospitalarias diarias cayeron por debajo de 100 después de alcanzar un máximo reciente de 114 un día antes. 

El promedio de positividad de siete días, que De Blasio llama la "medida más objetiva" de la posición de la ciudad en su lucha contra el coronavirus, se situó en el 1,81 por ciento el jueves, frente al 1,74 por ciento del día anterior. 

De Blasio advirtió que el servicio en el interior puede cerrarse nuevamente en los cinco condados si esa tasa de variación alcanza el 2 por ciento. Eso también dependería del gobernador, quien continúa observando avances en las áreas restantes de la zona roja del estado.

Las llamadas zonas rojas, que experimentan cierres totales y permanecen en su lugar en partes de Brooklyn y el condado de Rockland, han experimentado un marcado progreso durante el último mes.

 El promedio de positividad móvil en la zona roja de Brooklyn es del 3,45 por ciento, frente al 4,14 por ciento de la semana anterior y el 5,86 por ciento tres semanas antes. 

La zona roja del condado de Rockland ha experimentado una mejora más lenta, con algunos aumentos en el camino, pero su promedio de tasa de positividad del 3.63 por ciento a partir del miércoles es significativamente más bajo que el 9.77 por ciento que vio del 4 al octubre.

Algunas de las 10 regiones del estado están comenzando a ver que sus tasas de positividad aumentan. Cuomo señaló que el oeste de Nueva York, que tiene una tasa de positividad móvil del 2,6 por ciento, es un área de especial preocupación.

Las secuelas de los aumentos de casos comienzan a ser más evidentes. En todo el estado, las hospitalizaciones por COVID se encuentran en medio de un período de dos semanas por encima de las 1,000 por primera vez desde que rompieron esa racha en junio. Las hospitalizaciones del miércoles fueron las más altas desde el 18 de junio (1.253).

"El aumento de casos en todo el país y el mundo es un claro recordatorio de que esta pandemia está lejos de terminar, y aunque estamos haciendo un buen trabajo manteniendo nuestra tasa de positividad comparativamente baja, las cifras en el oeste de Nueva York son una bandera de precaución", dijo Cuomo. 

Cuomo dividió el estado en 10 regiones con fines de prueba y rastreo de las tasas de positividad para identificar posibles puntos críticos. 

Contáctanos