Federación Unida de Maestros

Sindicato de maestros amenaza con huelga si NYC incumple con protocolos de bioseguridad

Los maestros presionan a De Blasio para que reconsidere su campaña de reabrir el sistema de escuelas públicas más grande del país este 10 de septiembre.

Telemundo

El alcalde Bill de Blasio y el poderoso sindicato Federación Unida de Maestros (UFT) se han embarcado en una batalla que podría determinar cuándo y cómo reabrirán las escuelas públicas de la ciudad. 

La Federación amenazó el miércoles con una huelga si los funcionarios de la ciudad incumplen con los protocolos de bioseguridad. 

"Esta ciudad estuvo en el infierno y salió de él, y no volveremos al infierno de nuevo debido a una agenda política miope", dijo el presidente de la UFT, Michael Mulgrew.

Los maestros presionan a De Blasio para que reconsidere su campaña de reabrir el sistema de escuelas públicas más grande del país este 10 de septiembre. Entre otras demandas, el sindicato también exige que se verifique que todas las escuelas tengan ventilación adecuada y equipo de protección personal.

Mulgrew dijo que no debería abrir las escuelas que no cumplan con las condiciones de seguridad. El líder sindical estima que la reapertura debería darse hasta finales de septiembre u octubre, para dar margen a la preparación adecuada. 

La ley estatal prohíbe a los sindicatos del sector público hacer huelga, pero Mulgrew dijo que la UFT está dispuesta a desafiar esa norma con tal de velar por la salud de los profesores. 

"Si el tribunal considera que estamos infringiendo la Ley Taylor, que así sea", dijo Mulgrew.

"Nuestra posición es clara: la escuela debe permanecer en operación remota. Si no se cumplen las condiciones de seguridad, entonces nadie debe entrar al edificio y ponerse en riesgo a sí mismo y a su familia”, agregó.

El sindicato demanda que los niños y el personal no deben pasar por la puerta principal sin una prueba de que están libres de virus.

Mulgrew sugirió que cada estudiante y miembro del personal se haga primero una prueba de anticuerpos que, si es positiva, será el pase para asistir a la escuela durante dos meses. Si es negativa, todos los adultos y niños deben hacerse una prueba del virus dentro de los 10 días posteriores al inicio de clases. 

Pero los funcionarios de la ciudad argumentan que la propuesta es poco viable, puesto que implicaría evaluar a más de un millón de estudiantes de escuelas públicas y más de 100,000 empleados del Departamento de Educación. La Ciudad de Nueva York evalúa a un promedio aproximado de 21.000 personas al día. 

El Departamento de Educación calificó las expresiones de Mulgrew como una táctica para "infundir miedo".

"Pasamos horas al día, literalmente, hablando con la UFT sobre políticas y procedimientos y hemos cumplido con un protocolo de prueba sólido y práctico, una enfermera en cada edificio y un suministro de 30 días de EPP para cada escuela", dijo Miranda Barbot, vocera del Departamento de Educación. 

“Hay un plan completo basado en datos y ciencia, lo revisamos, pero parece que simplemente no quieren decirlo en voz alta: no quieren abrir las escuelas”, agregó Barbot.

El Departamento de Educación prometió que al reabrir, todas las escuelas tendrán equipo de protección adecuado y estarán abastecidas durante al menos 30 días, y que no se utilizarán habitaciones o edificios sin ventilación efectiva.

El plan de la ciudad solo recomienda (no lo exige) pruebas de coronavirus para todos los maestros antes de que comiencen las clases, pero no establece ninguna pauta de prueba para los estudiantes.

El sindicato también demanda controles de ventilación en las aulas, por ejemplo, extractores de aire, así como un equipo de respuesta para cada edificio escolar que incluya enfermeras, ingenieros de mantenimiento y agentes de seguridad escolar. 

"La mayoría (de las peticiones), si no todas, son cosas en las que ya hemos trabajado, tenemos pautas, estamos desarrollando pautas", dijo el canciller Richard Carranza durante su visita a una escuela de Brooklyn el miércoles. 

Contáctanos