mascarillas contra el COVID-19

Retiran mascarillas KN95 distribuidas por el Departamento de Salud de NY tras dudas sobre su calidad

Unas 250,000 de las aproximadamente 5 millones de mascarillas KN95 distribuidas en todo el estado hasta ahora, alrededor del 5%, se están retirando desde que surgieron preguntas sobre su calidad.

Telemundo

Cientos de miles de mascarillas KN95 distribuidas por el estado de Nueva York en las últimas semanas están “en duda por su efectividad”, dijo esta semana el Departamento de Salud del estado. 

Nueva York envió millones de máscaras KN95 a los condados de Nueva York en medio del aumento de la variante Ómicron y el mandato estatal de uso de mascarillas para espacios públicos interiores, que entró en vigencia en diciembre y se extendió hasta el 1 de febrero.

Los cubrebocas están diseñados para brindar un alto nivel de protección contra el COVID-19, debido al ajuste perfecto de la máscara y las fibras delgadas del material que pueden bloquear pequeñas partículas en el aire.

Las mascarillas N95, que están certificadas según los estándares estadounidenses (las máscaras KN95 están certificadas fuera del país), a menudo se usan en entornos de atención médica, junto con mascarillas quirúrgicas, que también brindan un mayor nivel de protección que las de tela.

Pero 250,000 de los aproximadamente 5 millones de mascarillas KN95 distribuidas en todo el estado hasta ahora, alrededor del 5%, se están retirando desde que surgieron preguntas sobre su calidad.

“El Estado ha distribuido millones de mascarillas a los condados para escuelas, bibliotecas y otras instalaciones públicas, una pequeña parte de las cuales son los cubrebocas en cuestión”, dijo la portavoz del Departamento de Salud, Erin Silk, en un comunicado esta semana. “Se contactó a los condados afectados y se les pidió que retiraran las mascarillas en cuestión y se enviarán nuevas para su reemplazo inmediato”.

Nueva York no requiere ni recomienda que los residentes usen un tipo específico de mascarilla, que no sea una que se ajuste bien a la cara.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades desalentaron inicialmente a los residentes a usar mascarillas N95 o KN95 por temor a que se agotaran las reservas para los trabajadores de la salud, pero la agencia ahora está considerando recomendar esos cubrebocas en medio de la variante Ómicron altamente contagiosa, según el Washington Post.

La agencia analiza los estándares para mascarillas N95 en su sitio web, y señala que alrededor del 60% de las KN95 en el país son falsificadas.

Unas 180.000 de las mascarillas en cuestión en Nueva York fueron al condado de Monroe, de un total de 337.620 mascarillas KN95 distribuidas en ese condado. Unos 30.000 fueron al condado de Madison, entre Syracuse y Utica, y otros 36.000 al condado de Niágara, en el oeste de Nueva York.

Las mascarillas fueron fabricadas por Yixian Songlin Bioengineering Co., Ltd. y se proporcionaron en paquetes de plástico transparente que contenían 25 unidades cada uno. 

“Somos conscientes de las preocupaciones sobre la calidad de algunas de las mascarillas KN95 adquiridas por el estado de Nueva York y distribuidas recientemente por el condado de Monroe”, dijo la portavoz del condado, Meaghan McDermott, en un comunicado. “Tan pronto como el condado de Monroe reciba mascarillas adicionales, trabajaremos para reemplazar los cubrebocas para aquellos que no pudieron usarlas”.

En el condado de Madison, las máscaras originales se entregaron a escuelas y oficinas municipales para que las distribuyeran, según un comunicado del condado el jueves. No está claro cuándo llegarán las nuevas mascarillas, pero cuando lo hagan, se distribuirán en los mismos lugares, señaló el comunicado.

Contáctanos