variante del coronavirus

Reporte: Descubren nueva mutación de COVID-19 generada en la Ciudad de Nueva York

La nueva variante, llamada B.1.526, apareció por primera vez en muestras recolectadas en la ciudad en noviembre, según los investigadores.

Una nueva forma del coronavirus se está propagando con rapidez en la Ciudad de Nueva York y a los funcionarios de la salud les preocupa que la mutación pueda ser difícil de combatir por las vacunas actuales, según reportó The New York Times

La nueva variante, llamada B.1.526, apareció por primera vez en muestras recolectadas en la ciudad en noviembre. A mediados de este mes, representaba aproximadamente una de cada cuatro secuencias virales que aparecen en una base de datos compartida por científicos.

Un estudio de la nueva variante, dirigido por un grupo de Caltech, se publicó en línea el martes. El otro, realizado por investigadores de la Universidad de Columbia, se ha enviado a un servidor de preimpresión, pero aún no es público.

Ninguno de los estudios ha sido examinado por pares ni publicado en una revista científica, señaló el Times. Pero los resultados consistentes sugieren que la propagación de la variante es real, dijeron los expertos.

"No es una noticia particularmente feliz", dijo al rotativo Michel Nussenzweig, inmunólogo de la Universidad Rockefeller que no participó en la nueva investigación. "Pero saberlo es bueno, porque entonces quizás podamos hacer algo al respecto".

El Dr. Nussenzweig dijo que estaba más preocupado por la variante en Nueva York que por la que se está extendiendo con rapidez en California. Sin embargo, otra nueva variante contagiosa, descubierta en Gran Bretaña, ahora representa alrededor de 2.000 casos en 45 estados. Se espera que se convierta en la forma más prevalente del coronavirus en los Estados Unidos a finales de marzo.

Los investigadores han estado analizando el material genético del virus para ver cómo podría estar cambiando. Examinan secuencias genéticas de virus tomadas de una pequeña proporción de personas infectadas para trazar la aparición de nuevas versiones.

Los investigadores de Caltech descubrieron el aumento de la variante B.1.526 al buscar mutaciones en cientos de miles de secuencias genéticas virales en una base de datos llamada GISAID. 

“Había un patrón que era recurrente y un grupo de aislamientos concentrados en la región de Nueva York que no había visto”, dijo al Times Anthony West, biólogo computacional de Caltech.

The Times informó que West y sus colegas encontraron dos versiones del coronavirus cada vez más frecuentes: una con la mutación E484K observada en Sudáfrica y Brasil, que se cree que ayuda al virus a esquivar parcialmente las vacunas; y otro con una mutación llamada S477N, que puede afectar la fuerza con la que el virus se une a las células humanas.

A mediados de febrero, los dos juntos representaban alrededor del 27 por ciento de las secuencias virales de la Ciudad de Nueva York depositadas en la base de datos, dijo el Dr. West. (Por el momento, ambos se agrupan como B.1.526).

Los investigadores de la Universidad de Columbia adoptaron un enfoque diferente. Secuenciaron 1.142 muestras de pacientes en su centro médico. Descubrieron que el 12 por ciento de las personas con coronavirus habían sido infectadas con la variante que contiene la mutación E484K.

Los pacientes infectados con el virus portador de esa mutación tenían en promedio unos seis años más y tenían más probabilidades de haber sido hospitalizados. Si bien la mayoría de los pacientes se encontraron en vecindarios cercanos al hospital, en particular Washington Heights e Inwood, hubo varios otros casos diseminados por el área metropolitana, dijo el Dr. David Ho, director del Centro de Investigación del SIDA Aaron Diamond.

“Vemos casos en Westchester, en el Bronx y Queens, en la parte baja de Manhattan y en Brooklyn”, dijo el Dr. Ho al rotativo. “Así que parece estar muy extendido. No es un solo brote".

El equipo también identificó seis casos de la variante que golpeó a Gran Bretaña, dos infecciones con una variante identificada en Brasil y un caso de la variante que se apoderó de Sudáfrica. Los dos últimos no se habían informado antes en la ciudad de Nueva York, dijo el Dr. Ho.

Los investigadores de la universidad han alertado a las autoridades del estado de Nueva York y de la ciudad, así como a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo el Dr. Ho. El expertos y sus colegas planean secuenciar unas 100 muestras genéticas virales al día para monitorear el aumento de las variantes.

Otros expertos dijeron que la aparición repentina de variantes del coronavirus era preocupante.

"Dada la participación de E484K o S477N, combinada con el hecho de que la región de Nueva York tiene mucha inmunidad permanente contra la ola de primavera, esta es definitivamente una para observar", dijo Kristian Andersen, viróloga del Instituto de Investigación Scripps en San Diego, quien no participó en los nuevos esfuerzos de investigación.

La mutación E484K ha aparecido de forma independiente en muchas partes diferentes del mundo, una indicación de que ofrece al virus una ventaja significativa.

"Las variantes que tienen una ventaja van a aumentar bastante rápido en frecuencia, especialmente cuando los números están disminuyendo en general", dijo Andrew Read, microbiólogo evolutivo de la Universidad de Penn State.

Varios estudios ahora han demostrado que las variantes que contienen la mutación E484K son menos susceptibles a las vacunas que la forma original del virus. La mutación interfiere con la actividad de una clase de anticuerpos que casi todo el mundo produce, dijo el Dr. Nussenzweig.

"Es muy probable que las personas que se han recuperado del coronavirus o que han sido vacunadas puedan combatir esta variante, no hay duda al respecto", dijo. “Pero pueden enfermarse un poco".

“También pueden infectar a otros y mantener el virus en circulación, lo que podría retrasar la inmunidad colectiva”, agregó.

Contáctanos