desafíos en redes sociales

“Propina un puñetazo a tu maestro”, el reto de TikTok que tiene en vilo a las escuelas de todo el país

El nuevo reto viral alienta a los estudiantes a atacar a sus maestros; sin embargo, las fuerzas del orden advierten de cargos criminales que incluso conllevarían tiempo en prisión.

Telemundo

TikTok es una de las plataformas más utilizadas en Estados Unidos por niños y adolescentes, y también la fuente de desafíos virales que alientan a causar estragos en las escuelas. Incluso invitan a los estudiantes a atacar a sus profesores, lo que llevó a las fuerzas del orden y a las instituciones educativas de todo el país a advertir sobre las sanciones penales.

Según las autoridades, cada mes surge en la plataforma un desafío cada vez más arriesgado. Por ejemplo, el desafío "Devious Licks" de septiembre alentaba a los estudiantes a vandalizar los baños y otras instalaciones escolares.

Las escuelas de todo el país reportaron que algunos estudiantes inundaron de forma deliberada los baños con agua y heces, destruyeron la señalización de emergencia y salida e incluso robaron artículos de los maestros, todo en nombre de estos desafíos.

La Escuela Pública de Haledon, en Nueva Jersey, informó la semana pasada que el baño de niños fue vandalizado con $400 en daños a la plomería. El superintendente Christopher Wacha culpó al reto Devious Licks. Los funcionarios escolares aún están buscando a los responsables, pero admiten que será difícil encontrarlos, aunque han implementado nuevas medidas de vigilancia para asegurarse de que no vuelva a suceder.

Ahora, en octubre, se supone que comenzará un nuevo desafío aún más perturbador.

A partir del viernes, el reto de TikTok implica propinar una bofetada o un puñetazo a un maestro, señalan educadores de todo el país. No solo es inquietante, también alienta a los jóvenes a que participen en eventos criminales que pueden conducir a un arresto por agresión. 

Los distritos escolares urgen a los padres a que conversen con sus hijos y les adviertan que los cargos derivados de estos desafíos podrían afectar el resto de su vida debido a un posible récord criminal. 

En Connecticut, por ejemplo, los distritos escolares desde New Britain hasta Waterbury e incluso distritos escolares más pequeños, han comenzado a enviar cartas a los padres y maestros para advertir de la peligrosa tendencia y trazar una la ofensiva. El mensaje es claro: Si un estudiante ataca a un educador, será castigado con todo el peso de la ley.

"Estamos aquí, pidiendo a los maestros que por favor estén atentos, que sepan lo que sucede a su alrededor, pero es una advertencia terrible. Así que espero que podamos soplar suficiente aire para apagar la chispa antes de que se encienda", expresó en un comunicado Kate Dias, presidenta de la Asociación de Educación de Connecticut. 

Dependiendo de la cantidad de daño infligido, podría ser un delito mayor que conlleva tiempo en prisión. Los departamentos de policía de todo el estado están trabajando con las escuelas para asegurarse de que los estudiantes conozcan las consecuencias antes de que esta tendencia entre en vigencia el viernes.

Contáctanos