Tráfico de Drogas

Oficial del NYPD acusado de traficar cocaína y de usar su poder para proteger a sus cómplices

Los fiscales señalan que, desde 2016, Abreu proporcionó información policial a sus cómplices y les advirtió sobre las órdenes de arresto antes de que fueran ejecutadas.

NYPD badge

Un oficial de la Policía de Nueva York y otros cuatro sospechosos fueron arrestados por cargos federales de conspiración para importar y distribuir cocaína, informaron el lunes los fiscales federales. 

En el transcurso de casi cinco años, Amaury Abreu, de 34 años, fue un presunto miembro de una operación multinacional de narcotráfico y usó su posición dentro del NYPD para "proteger a sus co-conspiradores", reveló la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Nueva York en un comunicado de prensa.

Los fiscales señalan que, desde 2016, Abreu proporcionó información policial a sus cómplices y les advirtió sobre las órdenes de arresto antes de que fueran ejecutadas. Y en al menos un caso, dijeron los federales, distribuyó cocaína.

Los agentes del FBI arrestaron a Abreu en su casa de Long Island el lunes por la mañana, dijo la oficina del fiscal de distrito. El oficial asignado al Cuartel 113 de Queens se declaró no culpable el lunes por la tarde en un tribunal federal y fue liberado con una fianza de $1 millón bajo detención domiciliaria.

“No hay lugar para la corrupción en la Policía de Nueva York (...) felicitamos a nuestros investigadores y socios encargados de hacer cumplir la ley en este caso”, dijo el comisionado Dermot Shea.

Abreu fue acusado de conspirar para importar y distribuir cocaína. Aún no tiene un abogado defensor que pueda comentar sobre los cargos. El agente ha servido en la uniformada desde hace nueve años. 

Seth DuCharme, el fiscal federal de Brooklyn, dijo en un comunicado que Abreu "deshonró la placa de la Policía de Nueva York y traicionó la confianza del público, así como a otros miembros de la policía que arriesgaron sus vidas para interceptar las drogas que ponen en peligro nuestras comunidades".

Los fiscales federales también acusaron a dos miembros de alto rango del grupo con sede en Nueva York y al propietario de una empresa de productos agrícolas de Long Island acusados ​​de recibir cocaína oculta en cajas de tomate.

Las autoridades dijeron que la red también contaba con la ayuda de un oficial corrupto de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza para escoltar los envíos de drogas a través de la aduana y el reclamo de equipaje en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy.

“El oficial Abreu y sus co-conspiradores sirvieron como conducto directo para la importación y distribución de cocaína en nuestra ciudad. Si bien el papel principal de Abreu estaba más detrás de escena que en la calle, su método de doble trato de proporcionar información y orientación a quienes estaban en la primera línea de la empresa ilegal puso en riesgo la vida y la seguridad de los ciudadanos de esta ciudad y sus compañeros oficiales del NYPD”, dijo William Sweeney, subdirector a cargo del FBI.

Contáctanos