reapertura del área triestatal

Nueva York reanuda las ceremonias de boda y más personas pueden vacunarse en Nueva Jersey

Los gobernadores del área triestatal se han referido a una disminución sostenida en las tasas del COVID-19 y un aumento en el proceso de vacunación lo que los ha llevado a tomar decisiones de reapertura en las últimas semanas. Los tres líderes de salud más importantes de la Ciudad de Nueva York se vacunaron durante el fin de semana con un tipo de vacuna diferente.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Se espera que en Nueva York abran 14 nuevos sitios de vacunación esta semana como parte de un despliegue federal en los centros de salud comunitarios. Por su parte, los maestros, el personal de apoyo y los trabajadores del transporte público de Nueva Jersey ahora pueden vacunarse.
  • Los gobernadores del área triestatal se han referido a una disminución sostenida en las tasas del COVID-19 y un aumento en el proceso de vacunación lo que los ha llevado a tomar decisiones de reapertura en las últimas semanas.
  • Tres de los líderes de salud de la Ciudad de Nueva York, el comisionado Dr. Chokshi, el asesor Dr. Varma y el presidente / director ejecutivo de NYC Health + Hospitals, Dr. Mitchell Katz, se vacunaron durante el fin de semana. Cada uno se vacunó con una marca diferente.

Las recepciones de bodas y los eventos de catering se reanudan en el estado Nueva York el lunes, por primera vez en un año, aunque de manera limitada. La medida da inicio a otra semana de reaperturas en el área triestatal que empieza algunos de los pasos de recuperación más importantes de la región hasta el momento.

Según las reglas de Nueva York, los lugares para las ceremonias de bodas y catering están restringidos al 50 por ciento de su capacidad con no más de 150 personas por evento. Se requiere el uso de mascarillas en todo momento, excepto cuando están sentados, comiendo o bebiendo. Se requiere la provisión de información de contacto para los invitados para ayudar con el rastreo de contactos, y los lugares del evento deben notificar a los Departamentos de Salud locales sobre eventos que superen el límite máximo de reunión social: 10 personas en el interior y 50 al aire libre, este último aumente la próxima semana.

Los novios pueden hacer su primer baile ceremonial en las recepciones e invitar a otros a la pista, pero las parejas deben mantenerse a una distancia de 6 pies. Todos los asistentes también deben dar negativo a la prueba de COVID antes del evento, una regla que se ha convertido en algo común en Nueva York ya que también lo debe presentar una prueba en eventos como deportes profesionales o conciertos en el Madison Square Garden y Barclays. El gobernador Andrew Cuomo agregó otros 26 nuevos sitios de pruebas rápidas en el estado que abrieron la semana pasada para ayudar.

Los pasos de reapertura más importantes para cada uno de los tres estados están disponibles desde el viernes, cuando la capacidad de personas en el interior de los restaurantes de la Ciudad de Nueva York y Nueva Jersey aumente al 50 por ciento por primera vez desde el cierre de marzo de 2020 y los restaurantes de Nueva York fuera de los cinco condados aumentan al 75 por ciento de capacidad.

En Connecticut, las restricciones de capacidad se eliminan por completo para la mayoría de las empresas, incluidos los restaurantes, el mismo día. Los bares seguirán cerrados y los cines y los lugares de artes escénicas volverán a su límite actual del 50 por ciento de capacidad.

Los tres gobernadores, Cuomo, Phil Murphy y Ned Lamont, han citado disminuciones sostenidas de las tasas del virus en sus respectivos estados y un despliegue acelerado de vacunación en lo que describen ha formentado las decisiones de reapertura impulsadas por datos que mejoran la economía al mismo tiempo que priorizan y protegen la salud pública simultáneamente.

El lanzamiento de la vacuna ha avanzado con fuerza después que el suministro obstaculizó el esfuerzo. La asignación semanal federal aún está por debajo de lo que los funcionarios locales dicen que necesitan para lograr más de una manera más rápida el objetivo de la inmunidad colectiva, para lo cual Cuomo pone el umbral bajo en el 75 por ciento. La indecisión del público por recibir la vacuna, particularmente en las comunidades afroamericanas y latinas que también fueron las más afectadas por la pandemia, también ha complicado las cosas.

Se espera que cien nuevos sitios de vacunación entren en línea en los próximos días en los centros de salud comunitarios de todo Nueva York, 14 de los cuales se espera que abran esta semana en la ciudad, como parte de un enfoque federal, estatal y local específico para llegar a la mayoría comunidades vulnerables. Esos se sumarán a una red de distribución en constante crecimiento de más de 6.000 proveedores de vacunas en todo el área triestatal.

Los sitios de los centros comunitarios, como los centros de vacunación masiva más grandes del estado hasta la fecha en Brooklyn y Queens, recibirán dosis de vacunas federales especialmente asignadas además de la asignación estatal semanal para garantizar la continuidad del suministro. Esa asociación nació por necesidad, y la oferta sigue siendo un factor limitante en términos de la capacidad de ampliar rápidamente las operaciones de administración de las vacunas.

Tres sitios de vacunación que operan las 24 horas del día, los 7 días de la semana en Nueva York como parte del nuevo esfuerzo de aumento del estado han suspendido sus horas nocturnas después de un programa piloto de una semana. Los funcionarios estatales confirmaron que las horas de las citas del domingo se habían reducido en el Javits Center, el Yankee Stadium y el sitio de la Feria Estatal en Syracuse.

Se espera que el estado reciba su próxima asignación de dosis a mediados de semana, pero no está claro cuándo se reanudarán las operaciones nocturnas en esos sitios de vacunación masiva.

"Todavía estamos a millones de vacunas de la masa crítica, y a medida que crece nuestra asignación semanal del gobierno federal, intensificaremos nuestros esfuerzos para continuar nuestro alcance a las comunidades desatendidas y los neoyorquinos más vulnerables", dijo Cuomo en un comunicado el domingo.

Más de 12 millones de neoyorquinos ya están en el grupo que cumple el criterio para recibir la vacuna, incluido el último grupo, cualquier persona de 60 años o más, que entró al proceso de vacunación la semana pasada. A partir del miércoles, más personas podrán vacunarse: trabajadores sociales de servicios sociales y servicios para niños, trabajadores de saneamiento y del DMV, secretarios del condado, trabajadores de servicios de construcción y elecciones, empleados de obras públicas e inspectores del gobierno se unen al grupo cada vez más amplio.

Hasta el lunes, el estado de Nueva York había administrado al menos una dosis a más de 4,4 millones de personas, el 22,1 por ciento de su población. Casi 2,3 millones, el 11,3 por ciento de la población, han completado su serie de vacunación, aunque las tasas de vacunación continúan mostrando marcadas disparidades a lo largo de líneas raciales / étnicas y socioeconómicas.

En la Ciudad de Nueva York, 1,65 millones de personas (19,7 por ciento de la población) han recibido al menos una dosis, mientras que casi 783.000 (9,3 por ciento de la población) tienen ambas. El comisionado de salud de la ciudad, el Dr. Dave Chokshi, recibió su vacuna Johnson & Johnson de dosis única durante el fin de semana. Él personalmente luchó contra el COVID el mes pasado y dijo que no recibió una primera dosis antes porque sentía que otros eran más vulnerables.

El Dr. Jay Varma, asesor principal de salud pública de la oficina del alcalde, y el Dr. Mitchell Katz, presidente y director ejecutivo de NYC Health + Hospitals, también recibieron sus primeras dosis. Varma recibió la vacuna Moderna, mientras que Katz recibió la Pfizer, como parte de un esfuerzo coordinado para mostrar a los neoyorquinos que la efectividad de la vacuna trasciende la marca.

"Esta es una ilustración personal de lo que cada uno de nosotros ha dicho públicamente. Todas las vacunas autorizadas son seguras, efectivas y salvan vidas", dijo Chokshi. "Todos ellos ofrecen una fuerte protección contra enfermedades graves. La mejor vacuna es la que puede obtener ahora".

El alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, ha dicho que recibirá la vacuna Johnson & Johnson de dosis única cuando llegue su turno.

Al otro lado del río, Nueva Jersey ha duplicado la dosis de más de 987.000 personas, alrededor del 11 por ciento de su población. Al estado le tomó aproximadamente 55 días alcanzar el primer millón de dosis, pero solo tres semanas para pasar de ese punto de referencia al hito de los 2 millones. El Estado Jardín está a punto de eclipsar los 3 millones de dosis totales esta semana.

Más personas también entran al grupo que cumple los criterios para recibir la vacuna en Nueva Jersey a partir del lunes, incluidos los trabajadores del transporte público, los miembros de las comunidades tribales, las personas sin hogar y los trabajadores agrícolas migrantes. También se había programado que los maestros y los trabajadores de cuidado infantil pudieran empezar a recibir la vacuna desde el lunes, pero Murphy adelantó su fecha de acuerdo con el mandato del presidente Joe Biden de que los educadores tengan prioridad en línea.

El grupo que puede vacunarse en Nueva Jersey se expandirá en dos semanas, el 29 de marzo. En Connecticut, más del 10 por ciento de la población también está completamente vacunada.

El progreso ha sido trascendental solo durante el último mes en el esfuerzo nacional de vacunación, aunque la cruva de las tasas de COVID en niveles aún "muy altos" ha preocupado a los principales funcionarios de salud, ya que algunos estados intensifican la agresión sobre la reapertura. Tanto Texas como Mississippi han levantado sus mandatos de mascarillas en todo el estado, un salto que, según la directora de los Centros de Control de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), es demasiado temprano dado que el país se encuentra en su implementación de vacunación y el nivel en el que las tasas de COVID se han estancado.

Cuomo y Murphy, junto con el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, han instado a la cautela continua, reconociendo que sus números también han dejado de caer en picada. El estado de Nueva York, por ejemplo, ha promediado casi 6,700 casos por día durante la última semana, según datos del New York Times. Eso es más del doble de una reducción en el promedio de casos diarios que el estado estaba viendo en el pico del aumento posterior a las vacaciones, y en varios puntos hacia arriba de esa curva, pero también es más del triple del total de casos diarios promedio que el estado estaba viendo recientemente. a principios de noviembre.

La misma estabilización está ocurriendo en todo Estados Unidos, y el experto en enfermedades infecciosas, el Dr. Anthony Fauci, advirtió que otro aumento nacional no está descartado.

"No golpee la pelota en la línea de cinco yardas. Espere hasta que llegue a la zona de anotación. Todavía no estamos en la zona de anotación", dijo Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, en "Meet the Press" el domingo.

La directora de los CDC ha emitido la misma advertencia severa en más de una ocasión. Ella dice que Estados Unidos está en una posición precaria durante los próximos dos meses, ya que espera que una mayor parte de la población esté completamente vacunada. Hasta el lunes, el 11,3 por ciento de los estadounidenses había completado su serie según los últimos datos de los CDC. Los datos de la agencia a menudo se retrasan en los informes a nivel estatal, por lo que el total podría ser mayor.

Se espera que las vacunas funcionen con las variantes de coronavirus que han surgido y las que lo harán con el tiempo. Cuantas más personas se vacunen, menos se puede propagar el virus y menos oportunidades tiene de mutar a una forma potencialmente más transmisible o peligrosa, dicen los expertos en salud.

El hecho de que las enfermedades graves y las hospitalizaciones relacionadas con COVID sigan disminuyendo sustancialmente en los EE. UU. y continúen disminuyendo incluso cuando los nuevos niveles de casos vacilan un poco es una señal, dicen los funcionarios de salud, de que las vacunas están haciendo su trabajo más crítico.

Es solo cuestión de tiempo hasta que se vacune a suficientes personas para superar la pandemia. Biden ha prometido un plan para tener vacunas disponibles para todos los adultos estadounidenses en mayo. Mientras tanto, los funcionarios instan a sus residentes a seguir usando las mismas precauciones básicas que detuvieron la propagación de cepas anteriores: use una mascarilla (dos son mejores), distancia física, lavarse las manos y quedarse en casa cuando esté enfermo.

Contáctanos