donación de alimentos

Nueva ley exigirá a las grandes empresas de NY la donación y reciclaje de alimentos en buen estado

Unos 2.8 millones de neoyorquinos actualmente padecen inseguridad alimentaria, a la vez que grandes empresas desechan toneladas de alimentos en buen estado. 

Fruits and vegetables at market

La inflación y la crisis económica a causa de la pandemia han llevado a cientos de familias a enfrentar inseguridad alimentaria en Nueva York y en toda la nación, a la vez que las grandes empresas siguen desechando toneladas de alimentos en buen estado. 

Aproximadamente el 40 por ciento de los alimentos producidos en los Estados Unidos terminan en la basura, mientras que unos 2.8 millones de neoyorquinos padecen inseguridad alimentaria, según el Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York (DEC). 

Además de las implicaciones socioeconómicas y humanitarias, el excesivo desperdicio de alimentos también implica un grave problema ambiental. Es por eso que el estado implementará una nueva ley que tiene como gran objetivo que las empresas e instituciones reduzcan el desecho de comestibles en los vertederos locales, donde su descomposición produce metano, un gas de efecto invernadero.

Las frutas y vegetales en buen estado, pero que no se hayan vendido deberán ser compostados o donados por las grandes empresas, según una nueva ley estatal destinada a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el desperdicio de alimentos. La directriz entra en efecto el 1 de enero de 2022. 

"Los estadounidenses actualmente desperdician alrededor de una cuarta parte de todos los alimentos comprados, lo que conduce directamente a la creación de metano y otros gases de efecto invernadero e impactos ambientales negativos", dijo en un comunicado Basil Seggos, comisionado del Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York. “Esos alimentos desperdiciados ahora se pueden utilizar para ayudar a las personas necesitadas en lugar de contribuir al cambio climático”, agregó. 

La Ley de Reciclaje de Restos de Alimentos del Estado de Nueva York, aprobada en 2019, requiere que todos las empresas donen el exceso de alimentos comestibles y envíen los desperdicios a un reciclador de productos orgánicos, si hay uno disponible en un radio de 25 millas. La ley también requiere la composta mediante el uso de recicladores orgánicos para reducir la cantidad de desechos en los vertederos. 

La ley se implementará por completo a partir del 1 de enero de 2022, aunque las empresas pueden solicitar al Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York (DEC) una exención de un año a fin de establecer un plan de reciclaje y donación, en especial si no cuentan con un servicio que transporte los desechos. 

La ley aplicaría a restaurantes, supermercados, hoteles y moteles, colegios y universidades, centros comerciales, centros de eventos y otras grandes empresas que desechan comida en exceso. La medida incluye a hospitales, hogares de ancianos, centros de atención para adultos, granjas y escuelas K-12.

Pero el condado de Ulster, en el Valle de Hudson, fue más allá que la ley estatal al aprobar su propia legislación local en 2019 denominada "Ley de Prevención y Recuperación de Desperdicios de Alimentos", que requerirá que las grandes empresas que desperdician alimentos separen los productos en buen estado para su donación como alimento para animales o composta. 

El condado incluso hará que los requisitos sean más estrictos: el promedio de dos toneladas por semana se convertirá en un mínimo de solo media tonelada por semana para el 1 de julio de 2023.

Universidades del área como Bard College, SUNY New Paltz y Vassar ahora destinan los alimentos sobrantes a una composta a fin de cumplir con la ley del condado de Ulster. 

Vassar, por ejemplo, envía un promedio de 150 toneladas de restos de comida al año a un compostador para su reutilización como fertilizante. Bard, como Mohonk Mountain House, tiene una pila de compostaje registrada en el sitio que desvía 1,500 libras de restos de comida al día del vertedero.

Cuando se trata de donar alimentos comestibles, la mayoría de las instituciones y empresas también cuentan con sistemas para eso. SUNY New Paltz trabaja con FeedHV, que presta servicios a una red de 28 organizaciones de recuperación de alimentos.

Food Bank of the Hudson Valley también acepta donaciones de alimentos, que luego distribuyen a 400 agencias miembros, incluidas despensas de alimentos, refugios para personas sin hogar y escuelas. Sin embargo, la propia organización también tendrá que cumplir con la nueva ley cuando se trata de alimentos donados que no pueden redistribuir. 

La organización ha estado haciendo abono durante los últimos años y colabora con los criadores de cerdos locales que usan la composta para crear una operación sostenible.

El DEC publicará una lista de las empresas que más alimentos desechan antes del 1 de junio de 2022. Cada año en el futuro, se publicará una lista revisada en junio para el año siguiente. Las empresas e instituciones designadas como grandes generadores de desperdicios de alimentos deberán proporcionar un formulario de informe anual que dé cuenta del exceso de alimentos que reciben.

El DEC declaró que los alimentos desperdiciados tienen importantes impactos ambientales, sociales y económicos. El Panel de Desechos del Consejo de Acción Climática enumera la eliminación de desechos orgánicos de los vertederos como una recomendación clave para lograr los objetivos de la Ley de Liderazgo Climático y Protección Comunitaria de Nueva York. Esto tiene como objetivo reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero y hacer que Nueva York sea neutral en carbono para 2050.

Las regulaciones finales se pueden encontrar en el sitio web de DEC.

Contáctanos