Multas por coronavirus

Multa de $20 mil a promotores de concierto por romper las reglas de COVID-19 en NY

El auto-concierto benéfico, o concierto "drive-in", realizado en julio, fue criticado después de que se revelaran imágenes y videos en las redes sociales de multitudes de personas sin seguir las medidas de distanciamiento físico y muchas de ellas sin mascarillas.

Telemundo

NUEVA YORK - Los promotores de un concierto benéfico que ocurrió en el verano en los Hamptons, con entradas agotadas que generó duras críticas por violaciones de distanciamiento físico, serán multados con $20,000. Además, el pueblo de Southampton, donde se llevó a cabo, ya no podrá aprobar permisos de reuniones grupales sin la aprobación previa del estado, el gobernador Andrew Cuomo dijo el miércoles.

El Departamento de Salud del estado lanzó una investigación inmediata sobre el auto-concierto, o concierto "drive-in", ocurrido en julio y encabezado por el dúo de música electrónica The Chainsmokers, luego de que imágenes de grandes multitudes se volvieran virales en las redes sociales. En ese momento, Cuomo dijo que estaba "consternado" por lo que vio. El miércoles, todavía parecía incrédulo de lo que sucedió.

"Francamente, no entiendo lo que estaban pensando", dijo Cuomo.

La idea había sido permitir a los asistentes disfrutar de las actuaciones desde el interior de sus vehículos, o desde el exterior, pero dentro de las líneas de estacionamiento. Sin embargo, algunas imágenes, incluido un video que se ha visto millones de veces, parecían mostrar personas en multitudes y muchas de ellas sin mascarillas.

El evento prometía una experiencia segura y divertida, al menos como se detalla en la página web de los organizadores, y dadas las restricciones descritas en la respuesta de la ciudad a Zucker. Ambos describieron cómo asistentes recibieron espacios de estacionamiento de 20 por 20 pies o de 20 por 15 pies, que no debían dejarse excepto para el acceso a los baños. El tamaño del espacio dependía del precio del boleto, algunos de los cuales llegaban a $25,000.

Las mascarillas, que según la ciudad fueron dadas a todos los asistentes, eran requeridas por el personal del evento y los asistentes que dejaban su "área asignada” para usar el baño. Estaciones de desinfección de manos también fueron instaladas en cada fila del área del concierto, junto con dos guardias de seguridad por fila para que hicieran seguir las normas.

Todo iba bien, hasta cierto punto. Las autoridades locales dijeron que detuvieron el concierto una vez que la gente comenzó a subirse al escenario. La ciudad dijo más tarde que estaba "perturbada" por lo que sucedió.

"La ciudad está muy preocupada por los informes de lo que ocurrió en el evento y están investigando este asunto y responsabilizarán a los organizadores", decía en parte la carta del fiscal de la ciudad de Southampton, James Burke, que ofreció un "video aéreo oficial que documenta las condiciones del sitio" para ayudar en la investigación del estado.

Los organizadores del concierto también emitieron una declaración poco después del incidente en julio, diciendo en parte que "hicieron los mejores esfuerzos para garantizar que las pautas de distanciamiento físico de Nueva York se mantuvieran adecuadamente...la crítica basada en un video de dos segundos en realidad no representa todo el evento. Este video es engañoso".

Se dijo que el concierto benéfico recaudaría fondos para las organizaciones No Kid Hungry, Southampton Fresh Air Home y Children's Medical Fund of New York.

Contáctanos