violencia con armas de fuego

Motorista de la MTA acusado de tráfico de armas, hay otros tres sujetos implicados

La investigación de un año llevó al arresto de cuatros distribuidores de armas de fuego ilegales en Brooklyn, entre ellos un motorista de la MTA. 

Cuatro sujetos, entre ellos un motorista de la MTA, fueron acusados ​​de traficar armas desde Carolina del Sur y Virginia para su venta en Brooklyn, anunció el jueves el fiscal de distrito.

Montoun Hart, de 49 años y residente de Brownsville, Brooklyn; Vernal Douglas, de 49 años y residente de Flatlands, Brooklyn; Christopher Hodges, de 31 años y residente de Walterboro, Carolina del Sur; e Ira Jones, de 42 años y residente de South Boston, Virginia, fueron acusados ​​de 139 cargos por venta criminal en primer, segundo y tercer grado de un arma de fuego; posesión criminal de un arma en segundo y tercer grado; conspiración en cuarto grado y otros cargos relacionados. 

Hart y Douglas fueron procesados ​​en la Corte Suprema de Brooklyn. Hart permanece en prisión preventiva y se fijó una fianza de 750.000 dólares para Douglas. Jones está a la espera de la extradición de Virginia y las fuerzas del orden buscan a Hodges.

Los acusados ​​fueron procesados ​​como resultado de una investigación que se extendió desde octubre de 2019 hasta octubre de 2020, la cual comenzó debido a la información obtenida sobre un individuo conocido como comerciante de armas en Brownsville.

Según la Oficina del Fiscal de Distrito, el 4 de noviembre de 2019, un detective encubierto se reunió con Hart con el propósito de comprar armas de fuego. El agente realizó seis compras controladas de armas de fuego al sospechoso del 4 de noviembre al 19 de noviembre de 2019.

El detective encubierto luego facilitó una reunión entre Hart y otro agente encubierto, quien se hizo pasar por un socio interesado en el negocio. Entre el 3 de diciembre de 2019 y el 30 de diciembre de 2019, el segundo agente encubierto realizó tres compras controladas de armas de fuego de Hart, según la acusación. 

En el transcurso de la investigación, Hart vendió en total 44 armas de fuego.

La investigación también encontró que los tres supuestos proveedores de Hart operan de forma independiente entre sí, pero sus prácticas son similares: una vez que un proveedor obtiene un arma de fuego, le dice a Hart la marca, el modelo y el precio por teléfono, y a menudo le envía una fotografía. Hart luego pasa los detalles a sus clientes, que en este caso eran agentes encubiertos, y programa la venta. Todas las ventas con los agentes ocurrieron a solo una cuadra de la residencia de Hart.

Douglas, quien ha sido empleado de la Autoridad de Transporte Metropolitano desde 2017, también tiene una dirección en Williston, Carolina del Sur, donde viaja con frecuencia. 

Douglas obtuvo armas de fuego durante sus viajes a Carolina del Sur y también pidió a sus fuentes en ese estado que le enviaran armas de fuego por correo, según la acusación. 

“El motorista acusado ya no está en servicio activo y permanecerá fuera hasta nuevo aviso. La MTA tiene tolerancia cero con las conductas que facilitan los delitos violentos y coopera con las investigaciones policiales en tales casos”, dijo el portavoz de la MTA, Tim Minton, en un comunicado a NBC 4 New York.

Además, Hodges, que vive y opera fuera de Walterboro, Carolina del Sur, acumula armas de fuego de una variedad de fuentes y luego viaja a Nueva York a través de una compañía de autobuses de Chinatown para entregar el arsenal a Hart.

Mientras tanto, Jones, que vive y opera en South Boston, Virginia, también viaja a Nueva York con armas de fuego para que Hart las venda en las calles de Brooklyn.

Entre las numerosas armas de fuego recuperadas se encuentran dos armas de asalto: un rifle alemán Sport Guns calibre .22 y una pistola semiautomática Smith & Wesson de 9 mm, así como un revólver Ruger calibre .44, un revólver Smith & Wesson calibre .357, una pistola Springfield Armory de 9 mm, una Taurus de 9 mm, una Glock calibre .380, una Glock de 9 mm y una pistola Ruger P89 de 9 mm.

"Esta acusación es parte de nuestro enfoque múltiple para detener el aumento de la violencia armada que hemos visto en Brooklyn y en toda la ciudad este año", dijo en un comunicado el fiscal de distrito de Brooklyn, Eric González. 

“Esta acusación es otro ejemplo de cómo la Policía de Nueva York y nuestros socios de las fuerzas de la ley siguen centrados en eliminar las armas ilegales de las calles de la Ciudad de Nueva York. Llevar a los traficantes de armas ante la justicia es un trabajo peligroso, pero el Departamento de Policía de Nueva York sigue comprometido con proteger a las comunidades de la Ciudad de Nueva York y mantener a la gente segura”, dijo el jefe de detectives del NYPD, Rodney Harrison. 

Contáctanos