arte italiano

Mosaico de emperador romano regresa a Italia después de ser utilizado como una mesa de café en NYC

Una comerciante de antigüedades de Nueva York y su esposo, un periodista italiano, usaron, sin saberlo, un mosaico, que una vez decoró el barco del emperador romano Calígula, como una mesa de café dentro de su apartamento de Park Avenue.

Ancient mosaic that was used as coffee table
Ernesto Ruscio/Getty Images

NUEVA YORK - El mosaico, que alguna vez decoró un barco del emperador romano Calígula y que terminó como una mesa de café en la Ciudad de Nueva York, finalmente regresó a un museo en Italia el jueves.

El mosaico ahora se encuentra en el Museo de Barcos Romanos en Italia, que fue construido en la década de 1930 específicamente para albergar los tesoros de dos enormes barcos ceremoniales que Calígula encargó alrededor del año 40 d.c.; Los barcos se hundieron y fueron excavados en las profundidades del lago Nemi en las colinas de Alban al sur de Roma, a partir de finales de la década de 1890.

El mosaico, una impresión geométrica de 1,5 metros cuadrados en piedra verde, púrpura rojiza y blanca, formaba parte de un piso con incrustaciones en uno de los barcos, que fueron diseñados y decorados esencialmente como palacios flotantes en un testimonio de la grandeza de Calígula.

No está claro cuándo el mosaico pasó a manos privadas o en qué circunstancias; pero, finalmente fue comprado en Italia por una comerciante de antigüedades de Nueva York y su esposo, un periodista italiano, quienes lo transportaron a Nueva York y lo utilizaron como una mesa de café para su apartamento de Park Avenue.

Y allí permaneció hasta el 23 de octubre de 2013. Esa noche, en la joyería Bulgari en la Quinta Avenida de Manhattan, el experto en mármol y piedras, Dario Del Bufalo, estaba dando una conferencia y firmando su nuevo libro "Porfirio" sobre la rara piedra de color púrpura rojizo que una vez fue la preferida de los emperadores romanos.

Mientras firmaba libros, Del Bufalo dijo que escuchó a dos mujeres que estaban hojeando su libro exclamar: “¡Este es el mosaico de Helen! ¡Este es el mosaico de Helen!”, después de ver una fotografía de la obra.

"No entendí", dijo Del Bufalo el jueves mientras se exhibía el mosaico en el museo de Nemi. "Había muchos expertos en arte y pregunté '¿Quién es Helen?' Y me dijeron que es una mujer que tiene una casa en Park Avenue y este mismo mosaico".

Helen era Helen Fioratti, la comerciante de antigüedades, y pronto se vería involucrada en la investigación de la oficina del fiscal de distrito de Manhattan, el ministerio de cultura italiano y el equipo de arte de los carabineros, todos los cuales estaban buscando antigüedades que habían sido robadas de Italia y terminaron en manos de colecciones privadas y en los mejores museos de EE. UU.

La oficina del fiscal de distrito de Manhattan anunció en octubre de 2017 que había confiscado el mosaico y lo había devuelto a las autoridades consulares italianas, que lo repatriaron a Italia. Ha estado en exhibición temporal desde entonces en Italia, pero el jueves fue devuelto al museo Nemi, con los otros artefactos de los barcos de Calígula.

Fioratti dijo a The Associated Press en el momento de la incautación que había comprado el mosaico de buena fe más de 40 años atrás mientras vivía en Italia y le habían dicho que pertenecía a la aristocrática familia Barberini. Nunca fue procesada y decidió no impugnar la incautación porque creía que costaría demasiado y tomaría demasiado tiempo.

"Fue una compra inocente", dijo entonces, y agregó que la venta había sido negociada por un historiador de arte italiano conocido por su trabajo de recuperación de arte robado por los nazis. “Estuvimos muy contentos con eso. Nos encantó. Lo tuvimos durante años y años, y la gente siempre nos felicitó por ello".

Del Bufalo dijo que la oficina del fiscal de distrito finalmente le pidió que autenticara el mosaico. Dijo que reconoció de inmediato las piezas redondas de pórfido utilizadas, así como la restauración de una grieta vertical.

“Cuando me mostraron las fotos del mosaico de esta mujer que vivía en Nueva York, les dije; "Sí, es exactamente el mismo", dijo.

Del Bufalo sugirió que el mosaico nunca pudo haber sido exhibido en el museo, que se convirtió en un refugio antiaéreo durante la Segunda Guerra Mundial y luego fue dañado por un incendio. A diferencia de otras reliquias, señaló, el mosaico no muestra evidencia de daños por fuego, lo que sugiere que se había eliminado antes o durante la guerra, o nunca había estado allí y había estado en manos privadas desde que fue excavado.

El alcalde de Nemi, Alberto Bertucci, dijo que la ciudad estaba orgullosa de darle la bienvenida al mosaico en casa.

"El mosaico da testimonio de lo importantes y lujosos que eran estos barcos imperiales", dijo en la inauguración el jueves. “Estos barcos eran como edificios: se suponía que no debían navegar y confirman la grandeza de este emperador que quería mostrar la grandeza de su dominio del imperio romano a través de estos barcos”.

Contáctanos