muertes por coronavirus

Más de 600 cadáveres siguen almacenados en congeladores a la vez que se consolida segunda ola

El forense aún intenta localizar a los familiares de unas 230 personas, mientras que el resto no ha sido sepultado debido al elevado costo de un funeral. 

Telemundo

Más de 600 cuerpos de neoyorquinos que murieron durante la primera ola de la pandemia de COVID-19 todavía se encuentran almacenados en camiones congeladores, según un informe del Wall Street Journal.

El costo del entierro y la dificultad para contactar a los familiares llevaron a la devastadora demora, informó el diario, incluso cuando el país experimenta un resurgimiento sostenido del virus.

El almacenamiento temporal en frío se instaló en un muelle de Brooklyn para manejar el desbordamiento de muertes por el virus a fines de marzo, cuando la Ciudad de Nueva York era el epicentro de la creciente pandemia en Estados Unidos.

En ese momento, las morgues del hospital se quedaron sin espacio y la oficina del médico forense se vio sobrepasada.

El periódico reportó que la jefa médica forense Dina Maniotis y su equipo debieron procesar y certificar 200 muertes por día, en lugar de las 20 o más a las que estaban acostumbrados.

Para hacer frente a la afluencia de llamadas, más de 100 empleados fueron redirigidos desde el Departamento de Salud de la ciudad. 

Pero eso no fue suficiente para resolver el retraso. La oficina aún intenta localizar a los familiares de unas 230 personas de ese período, según el informe del Journal el pasado domingo 22 de noviembre.

El personal médico descubrió que, en algunos casos, los familiares a los que intentaban contactar habían muerto, dijo al diario Aden Naka, subdirector de investigaciones forenses.

La mayoría de los fallecidos restantes todavía están almacenados debido a los costos de realizar un funeral, según el WSJ. Si bien la ciudad aumentó la asistencia para el entierro de $ 900 a $ 1,700 bajo una directiva de emergencia, los costos del funeral siguen estando fuera del alcance de muchas familias.

Un entierro gratuito es posible en Hart Island, donde Nueva York ha enterrado durante mucho tiempo a personas sin parientes o cuyas familias no pueden pagar un funeral.

Maniotis dijo al periódico que la situación ha sido "traumática" para las familias.

"Estamos trabajando con ellos tan amablemente como podemos y tratamos de persuadirlos para que hagan sus planes", dijo la funcionaria. "Muchos de ellos decidirán que quieren ir a Hart Island, lo cual está bien".

Nueva York fue uno de los primeros epicentros del virus en la nación, y ahora enfrenta los indicios de una segunda ola. 

Hasta la fecha, más de 34.000 personas han muerto en la ciudad con COVID-19, según el rastreador de la Universidad Johns Hopkins.

Contáctanos