paquete de estímulo

Lo que propone el paquete de estímulo planteado por los republicanos

La medida contempla un segundo pago directo a los estadounidenses, pero no incluye protección a inquilinos y dueños de casa y reduce drásticamente la ayuda adicional por desempleo.

Telemundo

Los republicanos del Senado presentaron formalmente el lunes la contrapropuesta del segundo paquete de estímulo de coronavirus, un paquete de cerca de $ 1 billón que incluye otra ronda de cheques directos a millones de estadounidenses, más ayuda para pequeñas empresas y fondos para la reapertura de escuelas. 

Los demócratas calificaron el paquete como “ridículamente tardío” y opinaron que no cumple con las necesidades de la nación para resistir el devastador daño económico generado por la pandemia COVID-19. Algunos legisladores conservadores, por su lado, estimaron que es demasiado costoso para un país que experimenta un grave declive económico. 

La medida, denominada Ley HEALS (Acta de Salud, Asistencia Económica, Seguro de Responsabilidad y Escuelas) será sometida a duras negociaciones con los demócratas de la Cámara de Representantes, que respaldan la Ley HEROES de $3 billones aprobada en mayo. 

El paquete de estímulo, el quinto desde que comenzó la pandemia en marzo, sería el último paquete de rescate económico antes de las elecciones de noviembre, advirtieron los republicanos. 

"Hemos redactado un proyecto de ley adoptada y dirigida de forma directa al corazón de tres crisis distintas que enfrenta nuestro país: lograr que los niños vuelvan a la escuela, hacer que los trabajadores vuelvan al trabajo y ganar la lucha contra el virus en la atención médica", expresó el líder de la mayoría del Senado, Mitch. McConnell.

ESTOS SON LOS PUNTOS CLAVE DEL PROYECTO DE LEY PRESENTADO POR MCCONNELL:

  1. Otra ronda de cheques de $ 1,200 para los estadounidenses que cumplan con los requisitos ($ 2,400 para parejas casadas). Establecería los mismos requisitos de la Ley CARES aprobada en marzo y ofrecería $ 500 adicionales por dependiente.
  2. Establecería un seguro federal de desempleo en el 70% de los salarios anteriores de un trabajador, reemplazando así los $ 600 por semana que los estados dejaron de pagar esta semana. El Partido Republicano establecería el beneficio en una suma de $ 200 por semana además del seguro de desempleo ofrecido por los estados hasta septiembre. En octubre, el reemplazo del 70% entraría en vigencia hasta un máximo de $ 500 por semana. A diferencia de los primeros controles de estímulo, donde solo los niños menores de 17 años cumplían los requisitos para pagos de dependientes , los republicanos están pidiendo incluir a todos los dependientes en las familias que califican. Eso significa que los dependientes de 17 años o más, incluidos los estudiantes universitarios y los adultos con discapacidad o que, de otro modo, se consideran dependientes en la declaración de impuestos de otra persona, cumplirían los requisitos para recibir el pago.
  3. Una segunda ronda del programa de rescate de pequeñas empresas, el cual hasta ahora ha proporcionado más de $ 500 mil millones a empresas con menos de 500 empleados. La propuesta del Partido Republicano ofrecería esta vez los fondos a las empresas más afectadas con 300 trabajadores o menos.
  4. Un fondo de $ 100 mil millones para ayudar a las escuelas y universidades a reabrir por completo, una prioridad del presidente Donald Trump. El proyecto de ley proporciona $ 105 mil millones para ayudar a las escuelas a reabrir en el otoño. Aproximadamente $ 30 mil millones de esa cantidad irían a las universidades, según el presidente del Senado de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones, Lamar Alexander. La mayor parte del dinero iría a las escuelas para ayudarlos con los costos asociados con el reinicio seguro.
  5. Congelación de las primas de Medicare para 2021.
  6. Incluye $ 16 mil millones para ayudar a los estados a aumentar la capacidad de prueba de Covid-19, según el presidente del Comité de Asignaciones del Senado, Richard Shelby, republicano por Alabama.
  7.  Incentivos económicos y tributarios para motivar a las empresas a conservar a su personal.
  8. Seguro de de responsabilidad civil para trabajadores médicos, escuelas y compañías. La legislación protegería a entidades como empresas, médicos y escuelas de demandas, excepto en casos de "negligencia grave" o "mala conducta intencional".
  9. Más fondos para equipos de protección personal para ayudar a los trabajadores esenciales a evitar la infección por COVID-19.

La publicación del paquete republicano se retrasó en medio de las divisiones entre los legisladores republicanos y la Casa Blanca. Y al parecer esas divisiones no se habían solucionado para el lunes por completo.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, comentó que el proyecto de ley del Partido Republicano es "totalmente inadecuado" porque no incluye suficiente dinero para reabrir las escuelas de manera segura, no proporciona un pago de riesgos para los trabajadores esenciales, no protege a los propietarios con problemas financieros de la ejecución hipotecaria o a los inquilinos del desalojo, y no proporciona fondos para cupones de alimentos. 

"Es cruel", dijo el senador por Nueva York. "La propuesta republicana sobre los beneficios de desempleo, simplemente, es inviable", añadió. 

Los demócratas han señalado que el paquete epublicano limita la ayuda federal por desempleo al 70% del salario de los trabajadores en lugar de extender el bono semanal de desempleo federal de $ 600 hasta enero. Este punto será balanco de duras negociaciones entre ambas alas. 

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, y Schumer se reunieron la tarde del lunes con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows. 

"Si los republicanos se preocupan por las familias trabajadoras, esto no tomará mucho tiempo. El tiempo se acaba. El Congreso no puede irse a casa sin un acuerdo", dijo Pelosi en un comunicado al referirse al receso de agosto.

McConnell también instó a los demócratas a llegar a un acuerdo con rapidez. 

“La pandemia no ha terminado. El dolor económico no ha  terminado. Entonces el Congreso tampoco puede terminar”, indicó. 

Contáctanos