Nueva York

Legislación de Nueva York brinda recursos de apoyo para aquellos que han sufrido un aborto espontáneo

La legislación cierra la brecha de información y garantiza que los recursos críticos de recuperación sean accesibles para todos los neoyorquinos

Getty Images

NUEVA YORK -- Los neoyorquinos que tengan un aborto espontáneo o una muerte fetal en Nueva York ahora tendrán nuevos recursos para sobrellevar esos momentos dificíles gracias a la Ley Ava firmada el miércoles por la gobernadora Kathy Hochul.

La legislación ordena al Departamento de Salud del Estado de Nueva York que proporcione al público información sobre los recursos disponibles para las personas que han sufrido la pérdida de un embarazo o de un bebé. Esta legislación garantizará que loas neoyorquinos en edad fértil tengan acceso al apoyo que necesitan para ayudar en su recuperación física y mental.

“Demasiados padres se ven obligados a lidiar con el dolor y el trauma de perder a un hijo por aborto espontáneo o muerte fetal”, dijo la gobernadora Hochul. “Cuando ocurra lo peor, es imperativo que apoyemos la salud física y mental de las mujeres que atraviesan esta pérdida. Con la Ley Ava, podemos garantizar que las familias tengan acceso al apoyo y los recursos que necesitan mientras se recuperan”.

La Ley de Ava modifica la ley de salud pública para ordenar al DOH que proporcione folletos informativos para quienes experimentan una pérdida de embarazo o pérdida de un bebé sobre qué esperar y recursos para ayudarlos a navegar el proceso de curación. Esta información estará disponible en todo el estado a través del sitio web de salud materna del DOH. Los proveedores de atención médica que brindan atención médica directa a personas y sus parejas que experimentan pérdida de un embarazo o de un bebé ofrecerán una versión impresa y/o digital del folleto como información complementaria.

Investigaciones nacionales indican que aproximadamente el 20 por ciento de los embarazos terminan en un aborto espontáneo dentro de las primeras 22 semanas, circunstancia conocida como “pérdida del embarazo”. Los estudios que analizan la salud mental de personas que han experimentado físicamente la pérdida del embarazo han encontrado que el 55 por ciento sufrió depresión después de la pérdida. La investigación médica también muestra que las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir depresión después de una muerte fetal, también conocida como “pérdida infantil”.

“La pérdida de un hijo durante el embarazo es un suceso devastador que deben soportar los padres y las familias, y muchos neoyorquinos lo enfrentan en silencio. Agradezco a lA gobernadorA Hochul por apoyar esta legislación que garantizará que los neoyorquinos tengan acceso a recursos de calidad durante lo que puede ser un momento abrumador de dolor y necesidad”, dijo el Dr. James McDonald, quien es el comisionado del Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

Contáctanos