Reapertura de Nueva York

Cinco regiones de NY pasan a la Fase IV el viernes; las playas de NYC abrirán para nadar la próxima semana

El gobernador Andrew Cuomo no permitirá la reapertua de los centros comerciales, gimnasios o teatros en estas cinco regiones cuando pasen a la Fase IV el viernes porque le preocupa que el aire no circule correctamente . Mientras tanto, elevó el límite de multitudes en el interior a 50 para las regiones que ingresan a la Fase IV.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Long Island entra a la Fase III el miércoles y la ciudad de Nueva York está sola en la Fase II. Cinco regiones entrarán en la Fase IV el viernes pero no reabrirá los centros comerciales, gimnasios o cines en ese momento.
  • Las playas de la ciudad de Nueva York se reabrirán para nadar el primero de julio, anunció el alcalde de Blasio el martes por la noche. Mientras tanto, Nueva York y Nueva Jersey son dos de los tres Estados del país en vía de contener el contagio de COVID-19.
  • Los gobernadores del área triestatal anunciaron conjuntamente una cuarentena de 14 días a los viajeros que lleguen de puntos críticos virales por COVID-19 en un esfuerzo por mantener bajas las tasas de infección en NJ, CT, Y NY.

NUEVA YORK - Cinco regiones de Nueva York entrarán el viernes a la cuarta y última fase del plan de reapertura del Estado, dijo el miércoles el gobernador Andrew Cuomo. Se permitirán reuniones en interiores de hasta 50 personas en la Fase IV, en lugar de 25, pero en este punto, los centros comerciales, gimnasios y cines no son parte de ese paso de reapertura.

Cuomo dijo que Nueva York continúa estudiando los desarrollos más recientes en esos frentes "para garantizar que tomemos decisiones informadas". Le preocupa que los sistemas de aire en algunos de esos lugares grandes no puedan circular correctamente.

"Todos los días sale información nueva sobre este virus y cualquiera que piense que es una situación estática está equivocado", dijo Cuomo el miércoles. "Estamos viendo lo que sucede en otros Estados".

Cuando se le preguntó si eso significa que planea agregar una quinta fase a la estrategia de reapertura del Estado en algún momento, Cuomo indicó que no estaba diciendo eso. Dijo que está trabajando en estrecha colaboración con los funcionarios de salud y reabrirá esos lugares más grandes cuando esté seguro de que no representan un riesgo inesperado de exposición pública.

La Fase IV reabre lugares de arte y entretenimiento de bajo riesgo en interiores y exteriores, incluidos museos, sitios históricos, acuarios, zoológicos y jardines botánicos. El distanciamiento físico y el uso de mascarillas son obligatorios. La capacidad está restringida al 25 por ciento para locales cerrados y al 33 por ciento para exteriores. La educación superior y la producción de medios también pueden reanudarse en la Fase IV con limitaciones similares.

Las primeras cinco regiones que darán el siguiente paso son las pocas que se reabrieron inicialmente cuando Cuomo levantó el cierre estatal el 15 de mayo: las regiones del centro de Nueva York, el valle de Mohawk, North Country, Southern Tier y Finger Lakes.

Todo el Estado, excepto la ciudad de Nueva York, se encuentra ahora en la Fase III de reapertura, con Long Island convirtiéndose en el último recién llegado en hacer la transición el miércoles. Hasta ahora, cada región ha pasado dos semanas en una fase antes de la transición.

La Fase III reabre los servicios de comidas de restaurantes en el interior y los negocios de cuidado personal como spas, salones de bronceado y manicura, salones de tatuajes y más, con restricciones.

Las reaperturas por etapas de Nueva York no han causado ningún aumento significativo en las infecciones hasta el momento, aunque Cuomo continúa monitoreando de cerca los datos. En todo el Estado, las muertes diarias confirmadas por virus y las hospitalizaciones están registrando mínimos pandémicos.

Hoy, Nueva York cuenta con una de las tasas de transmisión COVID más bajas de la nación. El promedio móvil de siete días del estado del porcentaje de pruebas diarias positivas es solo del 1 por ciento. Ese es también el caso en la ciudad de Nueva York, que fue el epicentro del virus en los Estados Unidos. Incluso Queens y Brooklyn, los dos condados de COVID más mortales en Estados Unidos, mantienen sus tasas de positividad diarias muy por debajo del 1,5 por ciento de manera constante.

Cuomo señaló los datos de un nuevo estudio de COVID Act Now que muestra que Nueva York es uno de los tres estados (Nueva Jersey es otro) en camino de contener los contagios de COVID a medida que los nuevos casos de EE. UU. alcanzan su nivel más alto en dos meses.

En un esfuerzo por proteger esas bajas tasas de infección, Cuomo, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, y el gobernador de Connecticut, Ned Lamont, anunciaron conjuntamente una cuarentena de 14 días para los viajeros al área triestatal desde puntos virales como Florida, Arizona y las Carolinas. La nueva restricción entra en vigencia a medianoche.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de la nación, dijo a NPR el miércoles que si bien los picos de Estados Unidos no pueden vincularse definitivamente a reaperturas más flexibles en otros Estados, lo encuentra "altamente sospechoso".

La situación también ha empeorado en todo el mundo. El director de la Organización Mundial de la Salud advirtió el miércoles que el mundo probablemente cruzará un hito de 10 millones de casos la próxima semana. Solo en el último mes se han reportado más de 4 millones de casos, dijo la OMS. Una cuarta parte de los 9,295,365 casos globales hasta la fecha provienen de los Estados Unidos, informa Johns Hopkins. Casi 500,000 personas ya han muerto en todo el mundo, incluidas casi 122,000 en Estados Unidos.

En medio de mayores preocupaciones nacionales y mundiales, el maratón de Nueva York fue cancelada que había sido programada para el 1 de noviembre. Los corredores registrados serán contactados el próximo mes. Tendrán la opción de obtener un reembolso o diferir su entrada.

"Si bien el maratón es un evento icónico y querido en nuestra ciudad, aplaudo a New York Road Runners (NYRR) por poner primero la salud y la seguridad de los espectadores y los corredores", dijo de Blasio en un comunicado.

El alcalde también dio algunas noticias positivas de reapertura el miércoles. De Blasio dijo que las 14 millas de playas públicas de la ciudad de Nueva York se abrirán para nadar la próxima semana.

De Blasio reiteró que las pautas estatales de seguridad se aplican cuando las ocho playas de la ciudad: Orchard Beach en El Bronx; Coney Island y Manhattan Beach en Brooklyn; Playa Rockaway en Queens; y Midland Beach, South Beach, Cedar Grove Beach y Wolfe's Pond Park Beach en Staten Island, reabran el 1 de julio.

Los que van a la playa deben mantener su distancia de 6 pies y usar cubiertas faciales cuando no pueden mantener esa distancia. Se les pide que solo visiten la playa con miembros de sus propios hogares, lo que puede ser difícil de hacer cumplir. Las mantas y sillas de playa también deben mantenerse a 10 pies de distancia del equipo de otros grupos. Los socorristas estarán de guardia diariamente de 10 a. m. a 6 p. m., la natación está prohibida fuera de esas horas.

Incluso con las restricciones, el momento no podría ser mejor, con los neoyorquinos desesperados por alivio en medio del clima más cálido (y más húmedo) de 2020 hasta el momento.

De Blasio también anunció el miércoles que la ciudad permitirá que los campamentos privados usen espacio en sus parques este verano. Los funcionarios de parques y salud ya están revisando más de 350 solicitudes de permisos de campamento, dijo.

Asimismo, se le ha preguntado repetidamente al alcalde sobre la reapertura de piscinas, que el gobernador Andrew Cuomo dijo que podría reabrir en cualquier momento a discreción de los gobiernos locales. De Blasio quería abordar primero las playas, que son más propicias para el distanciamiento físico. No ha descartado la posibilidad de reabrir piscinas a durante el verano.

Anteriormente, las playas de la ciudad solo estaban abiertas para tomar el sol. Las personas tenían prohibido entrar al agua por encima de sus rodillas, por lo que muchos acudieron a Long Island u otras playas estatales y del condado que estaban con menos restricciones. Por eso, muchas ciudades de Suffolk y del condado de Nassau cerraron las playas solo para sus residentes. No está claro si en la ciudad permitirían a los visitantes cuando las playas reabran para nadar exactamente en una semana.

De Blasio dijo que había hablado recientemente con los ejecutivos del condado de Long Island y respeta sus decisiones. Si bien dijo que le gustaría ver esas playas abiertas para los residentes de la ciudad de Nueva York también, está feliz de poder abrir las locales.

Contáctanos