parques de la ciudad de nueva york

La icónica Estatua de la Libertad no siempre fue verde, ¿por qué cambió de color?

La estatua de 151 pies está hecha de cobre y cuando llegó de Francia a los Estados Unidos tenía un brillante color marrón rojizo.

Telemundo

Lady Liberty, el emblema de la Ciudad de Nueva York cuya imagen se ha convertido en el sello usual de los cheques del IRS que recibes cada año, no siempre tuvo ese característico color verde azulado.

La estatua de 151 pies está hecha de cobre y cuando llegó de Francia a los Estados Unidos tenía un brillante color marrón rojizo, similar a los centavos actuales. Sin embargo, Lady Liberty fue cambiando de color a lo largo de dos décadas desde que se erigió en 1886 hasta adquirir su radiante tono verde azulado debido a la oxidación.

El cobre de la estatua, cuyo nombre real es Libertad que Ilumina al Mundo (Estatua de la Libertad es solo un apodo) es inusualmente puro. Un magnate del cobre llamado Pierre-Eugène Secrétan donó la mayor parte: la escultura requirió unas cien toneladas. Secrétan probablemente lo tomó de una mina en la que tenía una participación en una isla frente a la costa de Noruega. El magnate más tarde terminó en bancarrota durante la caída del cobre de 1889.

Para 1906, la oxidación había cubierto la estatua de 225 toneladas con una pátina verde. La fina capa de oxidación que recubre el cobre (y el bronce, una aleación compuesta principalmente de cobre) puede conservar el metal durante siglos, incluso milenios, como demuestran los objetos del mundo antiguo. 

Una monumental estatua de bronce, el Coloso de Rodas, que representaba a Helios, el dios del sol, proporcionó al escultor y pintor frances Auguste Bartholdi la inspiración para crear la estatua de Lady Liberty. 

El Coloso de Rodas estuvo en pie durante unos cincuenta y seis años, hasta el 226 a.C., cuando se partió de las rodillas y se derrumbó en un terremoto. Para entonces, es probable que la efigie tuviera un tono verde negruzco. 

Las piezas del Coloso perduraron durante novecientos años donde habían caído, hasta el siglo VII, cuando se vendieron como chatarra.

Pero el vibrante color verde azulado de Lady Liberty no siempre fue popular entre los funcionarios de la ciudad, que se preguntaron qué hacer cuando la efigie perdió su tono rojizo. 

El ejército estaba a cargo de la preservación de la estatua para entonces, porque había sido erigida en la isla de Bedloe, que era una base militar activa. 

En 1906, los periódicos de Nueva York promovieron artículos que animaban a pintar la estatua, pero los neoyorquinos protestaron enviando cientos de cartas al oficial a cargo de la base, el Capitán George C. Burnell. 

El exterior de la estatua no se ha pintado desde 1906. A pesar de varias rehabilitaciones y restauraciones por dentro y por fuera, y otras amenazas de pintar o pulir la pátina, la estatua ha conservado su vibrante color verde. 

Cuando se erigió en 1886, Lady Liberty fue la estructura de hierro más alta del mundo. En el pasado habría que subir 377 escalones para ver las 25 ventanas de su corona, sus siete puntas representan los siete continentes y los siete mares.

La antorcha estuvo abierta al público hasta 1916, cuando la explosión Black Tom dañó la estructura.  En 1986, se reemplazó la antorcha original. La actual está cubierta por hojas de oro de 24 quilates y la pieza antigua está expuesta en el vestíbulo de la estatua.

La explosión Black Tom de julio de 1916 en la vecina Jersey City, fue un acto de sabotaje cometido por agentes alemanes contra suministros y municiones reunidos por los aliados durante la Primera Guerra Mundial.

Abre aquí para conocer más sobre Lady Liberty. 

Contáctanos