Asociación Nacional del Rifle

La Asociación Nacional del Rifle se declara en bancarrota y anuncia que se muda de Nueva York

El poderoso grupo toma la decisión tras perder una millonaria batalla legal a finales del 2020 por violar las leyes del estado de Nueva York.

New York Attorney General Letitia James, left, announced a lawsuit against the NRA and its current top officials, including NRA CEO Wayne LaPierre, right.

NUEVA YORK - La Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglasa en inglés) dijo el viernes que se declaró en bancarrota en un tribunal de EEUU como parte de un plan de reestructuración más amplio destinado a eliminar su huella en Nueva York para Texas.

El grupo de defensa de los derechos de armas dijo que se reestructuraría como una organización sin fines de lucro de Texas para salir de lo que dijo que era un "entorno político y regulatorio corrupto en Nueva York", donde actualmente está registrado.

“El plan se puede resumir de manera muy simple: estamos desaciéndonos de Nueva York, y estamos siguiendo planes para reincorporar la NRA en Texas”, escribió Wayne LaPierre. "

El pasado mes de noviembre, la NRA acordó anular durante cinco años el plan de seguros que proveía en Nueva York, además de que deberá pagar una multa de $2.5 millones por cargos relacionados con ese negocio.

El Departamento de Servicios Financieros de Nueva York anunció entonces un acuerdo con la NRA después de que la procuradora general del estado, Letitia James, demandó al poderoso grupo para disolverlo por denuncias de corrupción. 

Dicha multa se impuso en función del supuesto plan de seguro que la NRA ofreció a sus miembros pese a no tener una licencia para hacerlo. Asimismo, retenía información sobre cómo mantenía algunas primas para su propio beneficio.

El acuerdo resolvió los cargos relacionados con la relación de negocios de la NRA con el corredor de seguros Lockton Cos, que vendió más de 28,000 pólizas respaldadas por la NRA. Entre los planes ofrecidos se encuentra el programa "Carry Guard", que según funcionarios estatales, ofrece de forma ilegal cobertura de gastos de defensa penal respecto al uso "intencional" de armas de fuego. 

Mediante las ofertas de seguros, la NRA habría recibido más de $1.8 millones en regalías y tarifas asociadas y mantuvo entre el 13.67 por ciento y el 21.92 por ciento de las primas pagadas.

“La NRA operó como un productor de seguros sin licencia y violó la Ley de Seguros de Nueva York al solicitar productos de seguros y recibir una compensación”, dijo la Superintendente de Servicios Financieros, Linda Lacewell.

“Peor aún, la NRA violó la Ley de Seguros de Nueva York al solicitar productos de seguros peligrosos e inadmisibles, incluidos aquellos dentro de su programa Carry Guard que pretendían asegurar actos intencionales y costos de defensa penal”, agregó.

La demanda civil presentada por James en agosto del año pasado argumentó que la NRA violó la ley estatal que rige las organizaciones sin fines de lucro. La procuradora señaló que el grupo y sus altos funcionarios desviaron millones de dólares de su misión benéfica y avalaron "una cultura de autocontrol, mala administración y supervisión negligente".

Contáctanos