Incendio en El Bronx

Médico forense: víctimas del incendio mortal del Bronx fallecieron por inhalación de humo

El humo convirtió las escaleras, el único método de escape en un edificio demasiado alto para las salidas de incendios, en horrores oscuros y asfixiados por la ceniza.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Al menos 17 personas murieron y muchas otras siguen luchando por sus vidas después de que un incendio provocado por un calentador eléctrico portátil que falló. El siniestro ocurrió el domingo en un edificio de 19 pisos en El Bronx. El médico forense confirmó que la causa de la muerte de todas las víctimas fue inhalación de humo.
  • Las alarmas de humo se activaron, pero aparentemente muchos no prestaron atención porque había frecuentes alarmas falsas. Las autoridades señalaron que la mayoría de las muertes fueron personas encontradas sin vida en pasillos por inhalación de humo.
  • El incendio fue el más mortífero de la Ciudad de Nueva York desde 1990, cuando 87 personas murieron en un incendio provocado en el club social Happy Land, también en El Bronx. El condado asimismo fue el hogar de un incendio mortal en un apartamento en 2017 que mató a 13 y un incendio en 2007, también iniciado por un calentador portátil, que mató a nueve.

Los primeros vistazos al interior del edificio de apartamentos carbonizado de El Bronx, donde 17 personas murieron en un incendio el domingo, mostraron los restos quemados y los pasillos ennegrecidos que se llenaron de humo mientras la gente intentaba escapar desesperadamente.

La oficina del médico forense confirmó el martes que la causa de muerte de todas las víctimas del fuego fue por inhalación de humo y que la forma del fallecimiento fue un accidente.

Las fotos del interior de la unidad donde se dice que comenzó el incendio muestran todo el espacio habitable destruido, el esqueleto de la estructura quedó al descubierto y roto con una ventana volada.

A través de una pared parcialmente derribada, se puede ver otra habitación, pero en lugar de paredes ennegrecidas por el fuego y el humo, hay paredes pintadas de blanco, una señal de que el material ignífugo dentro de las paredes fue efectivo para detener la propagación del fuego y quizás podría haberlo hecho mitigado la tragedia si la puerta hubiera estado cerrada.

El no cerrar la puerta al escapar de un incendio lleva a que las llamas y el humo se propaguen con más facilidad, aumentando así la magnitud del siniestro.

Sin embargo, el humo que se elevaba escapó del apartamento y convirtió los pasillos del edificio de 19 pisos de la calle 181 en nubes de ceniza que ahogaron la vida de la mayoría de las personas que murieron en el incendio.

Esa puerta del apartamento debería haberse cerrado sola de acuerdo con el código de la ciudad y el protocolo de seguridad contra incendios, pero no lo hizo, dijo el lunes el comisionado de Bomberos Dan Nigro. En cambio, la puerta permaneció entreabierta después de que los inquilinos de la unidad escaparan.

Glenn Corbett, profesor de ciencias del fuego en John Jay College en la Ciudad de Nueva York, dijo que las puertas cerradas son vitales para contener el fuego y el humo, especialmente en edificios que no tienen sistemas de rociadores automáticos.

“Es bastante notable que la falla de una puerta pueda provocar la cantidad de muertes que tuvimos aquí, pero esa es la realidad”, dijo Corbett. "Esa puerta jugó un papel fundamental al permitir que el fuego se propagara y que el humo y el calor se propagaran verticalmente a través del edificio".

Había una alarma de humo que funcionaba. Muchos escucharon alarmas de humo a todo volumen en el enorme edificio de apartamentos ese día mortal. Pensaron que eran falsas alarmas.

Un problema similar sucedió con una puerta en el piso 15. Ambos estaban completamente abiertos a pesar de que deberían haberse cerrado automáticamente. No estaba claro si hubo un mal funcionamiento o si el mecanismo de cierre automático se había desactivado manualmente.

En cuanto a las otras puertas contra incendios en todo el edificio, el I-Team encontró que, en marzo de 2017, un inspector del HPD emitió una infracción y ordenó que el edificio "arregle y haga que las puertas se cierren solas… cerca de las escaleras del pasillo del tercer piso".

No estaba claro si las puertas a las que se referían los inspectores eran una de las puertas abiertas que dejaban pasar el humo por el edificio.

Un portavoz del propietario del edificio dijo que todas las puertas del edificio se cerraban automáticamente para ayudar a contener el humo, y que el apartamento donde comenzó el incendio se revisó por última vez en julio de 2021.

Hasta 13 personas permanecieron en estado crítico el lunes, y muchas más fueron hospitalizadas después de lo que ahora es el incendio más mortífero en la Ciudad de Nueva York en tres décadas. No hubo una actualización inmediata sobre sus condiciones el martes temprano.

Diecisiete personas murieron, ocho de ellas niños. El menor tenía apenas 5 años.

Los investigadores determinaron que un calefactor eléctrico que funcionaba mal, enchufado para proporcionar calor adicional en una mañana fría, inició el incendio.

Un oficial del departamento de bomberos dijo que el calentador había estado funcionando durante un "período prolongado" antes de que comenzara el incendio. Se propagó rápidamente a los muebles y la ropa de cama cercanos.

La causa del mal funcionamiento sigue bajo investigación.

Contáctanos