cierre de escuelas

Impera incertidumbre entorno al plan de reapertura de las escuelas públicas de NYC

De Blasio afirmó que el plan de reapertura se elaborará y dará a conocer en los próximos días, pero eso deja a cientos de padres en la cuerda floja en cuanto al cuidado de niños.

Telemundo

Si bien el alcalde Bill de Blasio expresó el jueves que un plan para reabrir las escuelas públicas de la Ciudad de Nueva York implicará reglas de seguridad aún más estrictas, un aumento significativo de las pruebas de coronavirus y un nuevo acuerdo con el Gobierno estatal, pero hasta ahora el mandatario no ha revelado detalles específicos que aclaren las dudas que persistente entre los 300,000 estudiantes que toman clases presenciales, así como sus padres y maestros.

De Blasio dijo el jueves que el plan se elaborará y dará a conocer en los próximos días en respuesta a la persistencia de los periodistas.

"Estamos reajustando la ecuación", expresó. "Necesitamos llegar a un nuevo acuerdo con el Estado, con la gente de esta ciudad, con los padres, con toda la gente que trabaja en las escuelas sobre lo que va a funcionar para este nuevo tiempo".

Lo que De Blasio, el canciller Richard Carranza y, en menor medida, el gobernador Andrew Cuomo han dejado claro es que el cierre que comenzó el jueves podría extenderse al menos hasta el Día de Acción de Gracias.

Carranza enfatizó varias veces que los cierres serán temporales y que los estudiantes regresarán a las aulas lo antes posible.

"Estamos girando hacia la instrucción remota en lugar de la instrucción en persona que algunos de nuestros estudiantes han estado recibiendo", dijo Carranza el miércoles. "Por lo tanto, la escuela todavía está en sesión y los estudiantes seguirán aprendiendo y serán apoyados por nuestros maestros".

El cambio al aprendizaje remoto, aunque sea temporal, aún podría dejar atrás a muchos estudiantes. Aproximadamente 60.000 aún no tienen acceso a dispositivos electrónicos. Y muchos padres que trabajan han batallado para encontrar cuidado de niños.

Los funcionarios mantendrán abierto el programa de cuidado infantil Learning Bridges y continuarán brindando almuerzos gratuitos. Asimismo, los padres deben llamar al 311 para solicitar un dispositivo, urgió Carranza. 

Mientras tanto, De Blasio sostuvo que el retorno a las aulas requerirá nuevos estándares de evaluación y alentó a los padres a completar los formularios de consentimiento para las pruebas que permiten al personal evaluar a sus hijos.

"Voy a enfatizar de nuevo, si usted es alguien que dice ‘realmente quiero que se abran las escuelas’, lo siguiente que debe hacer es presentar este formulario de consentimiento de prueba de inmediato", dijo de Blasio. "Puede hacer eso en línea. Consígalo, para que sepamos que su hijo está listo para ser evaluado porque las pruebas serán una parte crucial del camino a seguir para que las escuelas vuelvan a abrir".

El gobernador Andrew Cuomo dijo que es probable que las escuelas de la Ciudad de Nueva York no puedan evaluar a todos los estudiantes debido al gran tamaño del sistema.

Las pruebas en las escuelas hasta ahora han demostrado que son relativamente seguras: solo el 0.19 por ciento de los estudiantes evaluados dieron positivo por coronavirus, según los datos.

Fuera de las escuelas, la positividad promedio de COVID-19 de la ciudad es 3.01 por ciento, justo por encima de las métricas para justificar el cierre.  

De Blasio defendió el umbral del 3 por ciento en numerosas ocasiones durante la semana pasada. Reconoció que es una medida conservadora, pero dijo que se decidió como un "estándar de oro" para la seguridad en un momento en que la reapertura de escuelas en medio de la pandemia parecía temeraria en el mejor de los casos.

Parece que todavía no hay ningún movimiento para ajustar el umbral del 3 por ciento, que es lo que han sugerido Cuomo y muchos otros funcionarios.

Cuomo, por su parte, señaló que las reglas estatales sobre cierres de escuelas permiten que los distritos "prueben" los cierres. Sin embargo, señaló que los funcionarios de la Ciudad de Nueva York adoptaron un estándar más estricto y están en su derecho de mantenerlo.

De Blasio reconoció la "pregunta obvia" de por qué la ciudad no tenía un plan de reapertura elaborado, pero no la respondió del todo. Dijo que la ciudad tenía una "situación en constante cambio".

"A veces es difícil imaginar la siguiente fase hasta que llegas allí, haces todo lo posible para planificar el futuro, pero eso puede cambiar", dijo el alcalde. 

Contáctanos