venta de productos caseros

¡Hora de poner las manos en la masa! NJ legaliza la venta de productos horneados en casa

Nueva Jersey era, hasta ahora, el único estado del país que había insistido en prohibir la producción y venta de pasteles, galletas y otros productos horneados en casa.

El Departamento de Salud de Nueva Jersey publicó el lunes un conjunto de reglas que ahora permiten a los reposteros y panaderos solicitar un permiso para administrar un negocio de comida casera y vender productos horneados en sus propios hogares. 

Nueva Jersey era, hasta ahora, el único estado del país que había insistido en prohibir la producción y venta de pasteles, galletas y otros productos horneados en casa. El estado había exigido a los reposteros y panaderos la preparación de alimentos horneados en una cocina comercial para que la venta fuera legal, esto por preocupaciones sobre el saneamiento y la seguridad de los consumidores. 

Pero la New Jersey Home Bakers Association y el Institute for Justice desafiaron la regla en los tribunales por motivos constitucionales, y argumentaron que dicha directriz estaba destinada a proteger a las panaderías comerciales y otros fabricantes de alimentos a gran escala, lo que impedía que los reposteros locales tuvieran la oportunidad de ganar algo de dinero extra, en especial durante la pandemia. 

El Departamento de Salud anunció en julio que estaba en proceso de derogar las restricciones sobre la venta de productos horneados en casa. Ahora, las nuevas reglas entraron en vigor el lunes. El estado publicó en el Registro de Nueva Jersey los cambios para solicitar una licencia comercial de comida casera.

El único paso que queda por dar para que los panaderos y reposteros puedan vender sus productos horneados caseros de forma legal es que el Departamento de Salud actualice su sitio web para incluir la solicitud de la licencia de comida casera, lo que debería ocurrir a finales de octubre.

Los panaderos podrán adquirir permisos de dos años a un costo de $100 y vender sus productos horneados desde casa, en mercados de agricultores o en eventos de la comunidad. También se permitirá la publicidad online.

“Estamos encantados de que después de una batalla de una década, los panaderos de Nueva Jersey puedan vender sus productos horneados para mantener a sus familias”, dijo el abogado Rob Peccola del Institute for Justice con sede en Virginia, que representa a la New Jersey Home Bakers Association.

"Ha sido un viaje realmente largo y es algo asombroso que estas personas a las que representamos hayan podido obtener un resultado tan bueno", añadió.

Más del 80% de los panaderos y reposteros caseros en el país que respondieron a una encuesta del Instituto de Justicia se identificaron como mujeres con un ingreso promedio de $36,000 al año. Para la mayoría, hornear es un pasatiempo o una oportunidad para ganar dinero extra. La mitad trabaja a tiempo completo o parcial, mientras que casi una cuarta parte están jubiladas y el 15% se identifican como amas de casa.

Los panaderos y reposteros que hornean en casa deberán seguir algunas reglas y dar fe de que producen los alimentos en un ambiente limpio y seguro. No pueden ganar más de $50.000 al año, y deben estar dispuestos a someterse a una inspección si se presenta una queja, señaló el Departamento de Salud. 

También hay límites a lo que se puede producir y vender. Estos artículos incluyen panes, pasteles, magdalenas, galletas, pasteles, dulces, frutos secos, pastas secas, mermeladas y jaleas, pasteles de frutas, dulce de azúcar, granola, palomitas de maíz y caramelo, café tostado, té seco, hierbas, pizzelles y más. Se necesita permiso del estado para hacer artículos adicionales, de acuerdo con las reglas.

Los reposteros también deberán etiquetar los alimentos con una lista de ingredientes y un aviso de que la comida se preparó en una cocina casera que no ha sido inspeccionada por el estado.

El fallo en julio se dio tras la publicación del Departamento de Salud en abril de 2020 de una regla propuesta para cambiar el Código de Alimentos de Nueva Jersey, que requería el uso de cocinas comerciales para la venta de productos horneados. Aquellos que incumplieran la regla enfrentarían órdenes de cesar y desistir y multas de hasta $1,000.

Pero la New Jersey Home Bakers Association ya había presentado una demanda en 2017 contra el Departamento de Salud del estado en un esfuerzo por legalizar la repostería casera.

Nueva Jersey requería que los panaderos caseros se registraran como un "establecimiento minorista de alimentos" antes de vender una sola galleta. Esto implicaba alquilar o construir una cocina de calidad comercial, pagar múltiples tarifas y cumplir con cientos de páginas de regulaciones destinadas a regular grandes establecimientos comerciales.

Contáctanos