inquilinos en la ciudad de nueva york

Golpe a los inquilinos: Junta de Pautas de Alquiler analiza aprobar aumento de la renta estabilizada

La Ciudad de Nueva York podría permitir aumentos de alquiler del 9 por ciento en apartamentos regulados.

Telemundo

Como si no fuera suficiente con la ola de desalojos aunada a una creciente carencia de abogados defensores como parte del programa gratuito de la ciudad, ahora los inquilinos enfrentan un nuevo golpe a su devastada economía, pues la Junta de Pautas de Alquiler recomendó un drástico aumento del alquiler en apartamentos de renta regulada. 

Sería el incremento más alto permitido durante más de una década.

La agencia, que establece las tasas a las que los propietarios pueden aumentar los alquileres en las casi 1 millón de unidades reguladas de la ciudad, recomendó aumentos de entre 2.7 y 4.5% para arrendamientos de un año y de 4.3 a 9% para arrendamientos de dos años. 

Los porcentajes están muy por encima de las tasas observadas a lo largo de la administración del exalcalde Bill de Blasio. El aumento más alto aprobado durante su mandato fue un aumento de alquiler del 2.75% en contratos de arrendamiento de dos años en 2014 y aumentos del 1.5% en contratos de arrendamiento de un año en 2018 y 2019.

Pero los aumentos de tarifas propuestos no son definitivos: la junta está programada para realizar una serie de reuniones públicas en los próximos meses para escuchar la perspectiva tanto de los propietarios como de los inquilinos. También realizará una votación final sobre los aumentos de tarifas en junio.

Sin embargo, las tarifas propuestas parecen reflejar el optimismo de los propietarios de que la administración de Eric Adams marcará el comienzo de una nueva era de gobernanza favorable a los propietarios. Las personas designadas por Adams para la junta incluyen a Arpit Gupta, un economista del conservador Instituto Manhattan que anteriormente expresó su escepticismo sobre la regulación de alquileres.

Los propietarios sostienen que sus costos han aumentado de forma significativa en los últimos años, pero no han podido aumentar los alquileres para compensar. 

Los grupos que representan a los caseros expresaron el jueves pasado que el costo de la mano de obra, el combustible, los servicios públicos, el mantenimiento, la administración y los seguros se disparó este año, y aunque los impuestos disminuyeron, aún así no logran costear los incrementos.

Las tres áreas que más aumentaron fueron los costos de combustible, seguros y mantenimiento, con un aumento del 19.6 %, 10.9 % y 9.2 %, respectivamente. Los impuestos inmobiliarios, por su parte, cayeron un 3.7%

“No se puede subestimar que, en general, los costos han aumentado”, dijo Christina Smyth, representante de propietarios en la junta designada por Adams. “Simplemente estamos tratando de mantener el equilibrio aquí en la junta, no estamos tratando de conectar jonrones para ninguno de los lados, solo estamos tratando de cubrir los gastos y mantener el nivel”.

Pero los defensores respondieron con consternación a las recomendaciones de la junta.

El contralor de la ciudad, Brad Lander, se hizo eco de las preocupaciones del caucus y dijo que la junta debería realizar un “proceso público justo” antes de la votación final.

“Con más de 200,000 desalojos pendientes y salarios que no siguen el ritmo de la creciente inflación, está claro que los inquilinos de la ciudad de Nueva York no pueden pagar los atroces aumentos de alquiler propuestos por la Junta de Directrices de Alquiler”, dijo Lander. “La Junta de Pautas de Renta debe realizar un proceso público justo esta primavera”.

“Con los alquileres ya disparados, las familias de clase trabajadora tendrán que encontrar miles de dólares adicionales solo para quedarse en sus hogares”, sentenció el Progressive Caucus del Concejo Municipal en un comunicado. 

“Necesitamos soluciones que protejan a los inquilinos y que aborden la crisis de asequibilidad en nuestra ciudad. La gente todavía se está recuperando de los impactos del covid-19 y esta recomendación ignora la realidad económica de demasiados neoyorquinos. La gente no puede permitirse aumentos en los alquileres, necesita alivio económico”.

La junta llevará a cabo una serie de reuniones y audiencias duranre las próximas semanas. Se realizará una votación final en junio.

“En la ciudad de Nueva York, no podemos darnos el lujo de poner en riesgo nuestras viviendas asequibles”, dijo Adams en un comunicado.

“Mi administración se enfoca en usar datos para informar decisiones, y confío en que todos mis designados evaluarán fielmente los datos que se les presenten y tomarán una decisión informada sobre la mejor manera de proteger las viviendas asequibles de la ciudad”, agregó.

El alcalde Adams nombró al abogado de Legal Aid Society, Adán Soltren, como representante de los inquilinos ante la junta. Soltren es un abogado de planta en la Unidad de Justicia de Vivienda de la organización Group Advocacy Project.

AUMENTOS EN LA RENTA AL PRECIO DE MERCADO 

Pero los inquilinos de renta estabilizada no son los únicos que enfrentan aumentos de alquiler. En las últimas décadas, los salarios no se han mantenido al día con la inflación y el costo de vida, en especial cuando se trata de vivienda. Los residentes de la Ciudad de Nueva York también tienen una gran carga de alquiler, lo que significa que gastan un alto porcentaje de sus ingresos en costear la vivienda: el 42 % de los neoyorquinos gastó más del 30 % de sus ingresos en el alquiler en 2017, y el 23 % gastó más del 50 %, según datos de la ciudad.

Los alquileres en Manhattan están alcanzando una vez más nuevos máximos históricos, después de que las tasas se desplomaron durante la pandemia.

El alquiler mensual medio de un apartamento en Manhattan fue un récord de $3,700 dólares en febrero. Eso fue un 24% más que hace un año y un aumento inusualmente grande del 4.2% desde enero, según un informe de la corredora Douglas Elliman y la firma de tasación Miller Samuel.

La demanda de apartamentos de alquiler sigue aumentando, lo que significa que las ofertas de "precios pandémicos" ofrecidas hace solo uno o dos años ahora han sido reemplazadas por guerras de ofertas.

La renta media neta efectiva, o la cantidad que pagan los inquilinos después de tener en cuenta los incentivos de los propietarios, aumentó un récord del 28% desde el año pasado a $3,630 por mes cuando estos incentivos se agotaron. Los nuevos contratos de arrendamiento con concesiones, como uno o dos meses de alquiler descontados de un contrato de arrendamiento de un año, cayeron del 41% hace un año a solo el 20% en febrero.

La última vez que el alquiler neto efectivo fue tan alto fue en abril de 2020, a $3540 al mes, después del inicio de la pandemia pero antes de que el mercado de alquiler cayera por completo. Pero el monto que pagaron los inquilinos en febrero fue un 7.1% más alto que el alquiler previo a la pandemia en febrero de 2020.

Contáctanos