Nueva York

Fiscalía: agentes de inteligencia de Irán conspiraron para secuestrar a activista de derechos humanos de Brooklyn

A judge's gavel
Getty Images

NUEVA YORK - Cuatro agentes de inteligencia iraníes, y un conspirador que vive en Estados Unidos, supuestamente conspiraron para secuestrar a una periodista y activista de derechos humanos de Brooklyn después de que esta persona criticó el régimen de ese país, según los cargos federales anunciados el martes.

Los documentos judiciales alegan que Alireza Shavaroghi Farahani, de 50 años, Mahmoud Khazein, de 42, Kiya Sadeghi, de 35 y Omid Noori, de 45, están acusados de conspirar para secuestrar y llevar a la víctima a Irán después de que estaba trabajando para influir en la opinión pública tanto en el país como a nivel mundial para cambiar las leyes y prácticas del régimen actual.

"Esta no es una trama de película descabellada. Alegamos que un grupo, respaldado por el Gobierno iraní, conspiró para secuestrar a una periodista radicada en Estados Unidos y devolverla por la fuerza a Irán. No bajo nuestro control", dijo el subdirector del FBI, William F. Sweeney. "Los analistas y agentes especiales del FBI continuarán buscando agresivamente a agentes extranjeros que intenten acciones ilegales dentro de nuestras fronteras o contra nuestros ciudadanos".

Un quinto hombre, Niloufar Bahadorifar, está acusado de brindar apoyo financiero. Bahadorifar vive en California, donde fue arrestado el 1 de julio y espera ser procesado. Los otros cuatro acusados tienen su base en Irán y siguen prófugos.

El nombre de la víctima no fue dado en los documentos judiciales, pero un funcionario encargado de hacer cumplir la ley familiarizado con el caso la identificó como Masih Alinejad.

En 2020, la periodista escribió en el Washington Post que se enteró de la intención del régimen iraní de secuestrarla. "Ha sido una experiencia horrible, pero no puedo decir que haya sido completamente inesperado. El régimen ha intentado muchas formas de intimidación para silenciarme a lo largo de los años".

La fiscal federal Audrey Strauss dijo que el destino de la víctima "habría sido incierto en el mejor de los casos" si los supuestos conspiradores hubieran promulgado su plan.

"Entre las libertades más apreciadas de este país se encuentra el derecho a decir lo que uno piensa sin temor a represalias del Gobierno. Un ciudadano estadounidense que vive en Estados Unidos debe poder defender los derechos humanos sin ser blanco de agentes de inteligencia extranjeros", dijo Strauss. "Gracias a la exposición del FBI de su supuesto plan, estos acusados ​​no han logrado silenciar las críticas mediante el secuestro forzoso".

Los fiscales dicen que el Gobierno iraní ordenó a sus seguidores que secuestraran a la autora para llevarla de regreso a Irán. Farahani es un funcionario de inteligencia iraní que vive en Irán y Khazein, Sadeghi y Noori son activos de inteligencia iraníes que trabajan para él, dijo el Departamento de Justicia.

Los documentos de la acusación dicen que los hombres contrataron a investigadores privados, al tergiversar quiénes eran y qué querían, para vigilar a la autora en Brooklyn durante 2020 y 2021. Los fiscales dijeron que la red de inteligencia de Farahni también investigó cómo sacar a la periodista de Nueva York.

Uno de los cuatro investigó un servicio que ofrece "lanchas rápidas de estilo militar para la evacuación marítima autónoma fuera de la Ciudad de Nueva York y viajes marítimos desde Nueva York a Venezuela, un país cuyo Gobierno de facto tiene relaciones amistosas con Irán", dijo el Departamento de Justicia.

Contáctanos