investigación federal

Federales acusan de agente extranjera a ciudadana rusoestadounidense que dirigía centro de propaganda Rusa en NYC

La mujer habría recibido miles de dólares para promover los intereses rusos en los Estados Unidos y sus territorios.

Telemundo

Una mujer que dirigía un centro de propaganda sobre Rusia en la Ciudad de Nueva York fue acusada el martes de actuar como agente extranjera no registrada para el gobierno ruso.

Elena Branson, que tiene ciudadanía estadounidense y rusa, recibió miles de dólares del gobierno ruso destinados para propaganda mediante el Centro Ruso de Nueva York, que fundó en 2012, según la investigación federal

Branson, de 61 años, recibió un total de $173,000 entre agosto de 2013 y noviembre de 2019 en relación con su trabajo en el centro. Está acusada de actuar y conspirar como agente del gobierno ruso, al no registrarse deliberadamente bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros ("FARA"), así como conspirar para cometer fraude de visa y hacer declaraciones falsas al FBI, se lee en un comunicado de prensa emitido por el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York. 

Según la denuncia, a partir de al menos 2011, Branson trabajó en nombre del gobierno ruso y sus funcionarios para promover los intereses del país europeo en los Estados Unidos. Incluso coordinó reuniones para permitir que funcionarios rusos pudieran presionar a políticos y empresarios de los Estados Unidos, de acuerdo con la investigación. 

Branson se valió de sus organizaciones para  promover públicamente las políticas del gobierno ruso, pero sin notificar al Fiscal General como requiere la ley. 

Según los informes, el Centro Ruso de Nueva York coordinó actividades como la campaña “Amo Rusia”, dirigida a los jóvenes estadounidenses. 

Branson también se desempeña como presidente del Consejo de la Comunidad Rusa de los Estados Unidos, una organización con el objetivo de "[apoyar] organizaciones de compatriotas rusos, para preservar y popularizar el idioma ruso y el patrimonio cultural e histórico en los Estados Unidos", según el sitio web.

Branson incluso invitó a Donald Trump o a uno de sus hijos a un "Foro de Rusia en Nueva York" en 2016, aunque no hay evidencia de que Trump o algún miembro de la familia haya asistido. 

Los fiscales señalan que Branson, quien se fue de Estados Unidos a Rusia en 2020 y aún sigue prófuga, mantuvo correspondencia con funcionarios rusos de alto rango, incluido Vladimir Putin, sobre su campaña mientras Rusia aumentaba sus esfuerzos de propaganda en el país. 

El Centro Ruso de Nueva York también presionó a los funcionarios en Hawái para que no cambiaran el nombre de un antiguo fuerte ruso, Fort Elizabeth, en la isla de Kauai, y organizó un viaje para que funcionarios hawaianos se reunieran con delegados rusos en Moscú.

Branson también está acusada de ayudar a otros a evitar registrarse como agentes extranjeros, según la pesquisa. 

Si bien ninguna de las actividades educativas o diplomáticas de Branson es ilegal, todos los agentes estadounidenses de gobiernos extranjeros deben revelar su afiliación al Departamento de Justicia. 

“Mientras tanto, Branson sabía que se suponía que debía registrarse como agente del gobierno ruso, pero decidió no hacerlo y, en cambio, instruyó a otros sobre cómo evitar lo mismo aunque era ilegal”, dijo el fiscal Damian Williams.

“Dados los eventos globales actuales en particular, la necesidad de detectar y obstaculizar los intentos de influencia extranjera es de vital importancia, y el distrito sur de Nueva York se enorgullece de hacer su parte en la lucha contra la tiranía”, agregó Williams.

Durante una entrevista con el FBI en septiembre de 2020, Branson dijo que los funcionarios rusos nunca le habían pedido que organizara reuniones con funcionarios estadounidenses.

Al mes siguiente, mientras hablaba con una estación de televisión controlada por el estado ruso, Branson dijo que se fue de Estados Unidos porque pensó que lo más probable era que la arrestarían. 

Contáctanos