Nueva Jersey

FBI acusa a YouTuber hispano de amasar hasta $30 millones de forma ilegal mediante el robo de propiedad intelectual

Los federales incautaron más de $34 millones, 57 vehículos de lujo y 52 propiedades en la región.

YouTube

Las autoridades federales arrestaron el martes a un YouTuber hispano de Nueva Jersey acusado de administrar un servicio de transmisión ilegal que le permitió amasar una fortuna de $30 millones, un lote de más de 50 vehículos y decenas de propiedades en la región.

Bill Omar Carrasquillo, conocido en línea como "Omi in a Hellcat", fue nombrado en una acusación formal de 62 cargos revelada el martes que lo acusa de ser el presunto cabecilla en la operación del servicio de transmisión, infracción de derechos de autor, fraude electrónico, evasión de impuestos y otros delitos graves relacionados con el negocio lucrativo que construyó, según documentos judiciales presentados por la oficina del fiscal federal del Distrito Este de Pensilvania.

Carrasquillo es un conocido YouTuber que tiene casi 800.000 suscriptores en la plataforma, en la que retrata su llamativo estilo de vida. Durante el último año, publicó sobre el FBI en su mansión del sur de Jersey.

Todo eso llegó a un punto crítico el martes cuando su arresto en su casa de Woolwich, una vez propiedad del jugador de los Filis Jimmy Rollins, fue transmitido en vivo en línea, mostrando a agentes del FBI de pie sobre un felpudo de los Philadelphia Eagles arrestando a Carrasquillo, quien está sin camisa y en ropa interior de neón. El Philadelphia Inquirer informó por primera vez sobre su arresto.

Otros dos, Jesse Gonzales, de California y Michael Barone, de Nueva York, también han sido acusados ​​por su supuesto rol en el esquema de robo de televisión por protocolo de Internet (IPTV) a gran escala.

Según la acusación, los sospechosos supuestamente utilizaron suscripciones de cable legítimas de compañías como Comcast, Verizon y DirecTV, y luego compraron codificadores de China que les permitieron quitar las protecciones de derechos de autor y transmitir el contenido de video a través de Internet en servidores controlados por Carrasquillo y los otros dos implicados. 

El contenido de video se puso a disposición de los usuarios para transmitir programas en vivo, como eventos deportivos, o en un formato a pedido que permitía a los usuarios ver programas como "Game of Thrones" o "Bones", así como películas, según la acusación. 

Los clientes podían pagar a los acusados ​​una tarifa mensual de $15 para suscribirse al servicio de transmisión ilegal, que tenía varios nombres desde su lanzamiento en 2016, incluidos "Reboot", "Gears TV", "Reloaded" y "Gears Reloaded".

Carrasquillo, cuyos videos atraen a cientos de miles de espectadores en YouTube, dio a conocer su servicio de transmisión en la plataforma. Según la acusación formal, la empresa generó más de $30 millones en tarifas de suscripción.

Jennifer Arbittier Williams, fiscal federal interina del Distrito Este de Pensilvania, describió la conspiración como un "ardid masivo de años para robar contenido protegido por derechos de autor".

"No se puede simplemente monetizar el contenido protegido por derechos de autor de otra persona con impunidad", dijo en un comunicado Bradley S. Benavides, agente especial interino a cargo de la división de Filadelfia del FBI. 

“Ese es el objetivo de asegurar los derechos de autor. Robo es robo, y si va a robar intencionalmente la propiedad intelectual de otra parte, el FBI está listo para intervenir y cerrarlo".

El servicio de transmisión se cerró en 2019, cuando las autoridades federales comenzaron a investigar a Carrasquillo. Ese mismo año, según la acusación, las autoridades comenzaron a incautar dinero en efectivo y vehículos que supuestamente eran propiedad de Carrasquillo.

Desde entonces, cambió el nombre de su empresa a una marca de estilo de vida y dijo que vive de las ganancias de su página de YouTube, donde destaca su arsenal de vehículos de lujo, según el Philadelphia Inquirer.

Pero eso puede no resultar tan lucrativo por mucho más tiempo.

Como parte de la acusación, las autoridades federales tomaron medidas para incautar más de $34 millones, 57 vehículos, incluidos varios Lamborghinis, motocicletas y otros vehículos de lujo, y 52 propiedades que poseía en la región, incluidas dos en el sur de Jersey.

La acusación formal señala que Carrasquillo tampoco pagó debidamente los impuestos sobre el dinero que ganó del servicio de transmisión ilegal. Los acusados ​​también hicieron declaraciones falsas fraudulentas a los bancos para obtener cuentas de procesamiento comercial, según la denuncia. 

Carrasquillo enfrenta cadena perpetua. Fue puesto en libertad el martes con una fianza de 50.000 dólares después de comparecer ante un tribunal federal, según documentos judiciales. Será procesado el 28 de septiembre.

Su abogado le dijo al Philadelphia Inquirer que Carrasquillo "es un innovador que no violó ninguna ley".

"No había regulaciones cuando lo hizo", dijo Donte Mills al periódico. "Demostraremos que los cargos que recibió no se aplican a su conducta".

Después de ser liberado, Carrasquillo publicó en Instagram que pagó su fianza y agradeció a sus amigos.

“Quiero agradecer a todos mis amigos, en serio, por estar ahí”, dijo Carrasquillo. "No podría hacerlo sin ustedes".

Contáctanos