abuso a personas con discapacidad

Extrabajadores de un centro de cuidado sentenciados por el horrendo abuso de personas con discapacidad

Uno de los sentenciados observó los abusos cometidos en el centro de cuidado de Nueva Jersey, pero no informó nada a las autoridades, según la pesquisa.

Cinco extrabajadores de un centro de cuidado para adultos con discapacidad en el condado de Middlesex fueron condenados por los horrendos abusos infligidos a los residentes. 

Todos los empleados trabajaban en Broadway Respite and Home Care en East Brunswick. Fueron acusados ​​formalmente el 12 de noviembre de 2019 por cargos que incluían abandono y negligencia después de que dos víctimas con discapacidad grave sufrieron abusos físicos y mentales, dijeron las autoridades.

Los cinco trabajadores fueron arrestados tras una investigación que comenzó hace dos años después de un incidente que involucró a dos residentes, según la Oficina del Fiscal del Condado de Middlesex y la Policía de East Brunswick.

El 21 de julio, cuatro de los trabajadores fueron sentenciados a libertad condicional en el Tribunal Superior del condado de Middlesex.

Kenitra Hicks, de 36 años y residente de New Brunswick, fue sentenciada a tres años de libertad condicional y una sentencia de cárcel de 90 días después de declararse culpable de poner en peligro a las personas a su cuidado. 

Hugo Lorenzo, de 27 años y residente de North Brunswick, quien fue declarado culpable de negligencia en tercer grado, fue sentenciado a tres años de libertad condicional, una sentencia de 90 días de cárcel y se le ordenó pagar una multa de $1,000.

Janella Allen, 32 y residente de Elizabeth, fue condenada por un cargo de alterar el orden público y sentenciada a dos años de libertad condicional y una multa de $500.

La investigación determinó que Hicks, Lorenzo y Allen abusaron físicamente de las víctimas en mayo de 2019, según la oficina del fiscal.

Kieasha Morgan, de 25 años y residente New Brunswick, fue sentenciada a un año de libertad condicional después de declararse culpable de un cargo de alteración del orden público por no denunciar el abuso, una violación de la ley de Stephen Komino.

El 23 de julio, Asia Lunn, de 22 años, fue condenada por abandono en tercer grado y negligencia de una persona con discapacidad y fue sentenciada a cinco años de libertad condicional, 180 días en la cárcel del condado de Middlesex y una multa de $1,000.

Broadway Respite and Home Care celebró un acuerdo de no enjuiciamiento en el que el centro acordó pagar una multa de $100,000 y realizar importantes mejoras en la capacitación de sus empleados, según la oficina del fiscal.

Contáctanos