estudio en Nueva Jersey

Estudio halla correlación entre el ruido excesivo y las probabilidades de sufrir un ataque al corazón

El informe revela que 1 de cada 20 ataques cardíacos en Nueva Jersey están asociados con el ruido de las carreteras, los trenes y el tráfico aéreo.

Telemundo

Vivir en un vecindario ruidoso no solo puede costarte una noche de descanso, sino que también podría aumentar sus probabilidades de sufrir un ataque al corazón, según un nuevo estudio del Colegio Americano de Cardiología (ACC, por sus siglas en inglés). 

Los investigadores examinaron los registros de casi 16,000 residentes de Nueva Jersey hospitalizados por un ataque cardíaco en 2018, junto con datos estatales sobre el ruido promedio diario del transporte en sus vecindarios.

Los autores del estudio, presentado en la 71ta Sesión Científica Anual del Colegio Estadounidense de Cardiología, determinaron que el 5 % de los ataques cardíacos se atribuían a los altos niveles de ruido del transporte, definido como un promedio de 65 decibelios o más en el transcurso de un día. Un nivel de ruido de 65 decibelios es similar a una conversación en voz alta o una carcajada estridente. 

Los investigadores utilizaron una base de datos que registra todas las hospitalizaciones cardiovasculares en el estado, así como datos de la Oficina de Estadísticas de Transporte para calcular los niveles de ruido.

El informe revela que 1 de cada 20 ataques cardíacos en Nueva Jersey están asociados con el ruido de las carreteras, los trenes y el tráfico aéreo.

"Cuando la gente habla de la contaminación, por lo general se refiere a partículas en el aire o el agua", dijo el jefe de la investigación, el Dr. Abel Moreyra, profesor de medicina en la división de cardiología de la Facultad de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson en New Brunswick, Nueva Jersey.

"Pero hay otras formas de contaminación, y la contaminación acústica es una de ellas", agregó Moreyra en un comunicado de prensa del Colegio Americano de Cardiología.

El ruido puede causar estrés crónico, problemas para dormir y afecciones como ansiedad y depresión, lo que podría afectar la salud del corazón, destacan los investigadores.

Dado que los niveles de ruido se promediaron a lo largo del día, muchos pacientes pueden haber tenido períodos de relativa tranquilidad que fueron interrumpidos por fuertes ráfagas de ruido del tránsito, trenes o aviones, según Moreyra.

La tasa de ataques cardíacos fue un 72 % más alta en lugares con alta exposición al ruido del transporte que en áreas con menos ruido: 3336 frente a 1938 ataques cardíacos por cada 100.000 personas.

"Como cardiólogos, estamos acostumbrados a pensar en muchos factores de riesgo tradicionales como el tabaquismo, la hipertensión o la diabetes", dijo Moreyra. "Este estudio y otros sugieren que tal vez deberíamos comenzar a pensar en la contaminación del aire y la contaminación acústica como factores de riesgo adicionales para las enfermedades cardiovasculares".

Vivir cerca de carreteras y otras infraestructuras de transporte también significa una mayor exposición a los gases de escape de los vehículos y otras formas de contaminación del aire por partículas, que se ha relacionado con tasas más altas de enfermedades cardíacas.

“La contaminación del aire y el ruido van de la mano”, dijo Moreyra. "La pregunta es: ¿cuánto de este efecto se debe a la contaminación por partículas y cuánto al ruido?".

Abre aquí para más detalles sobre el estudio.  

Contáctanos