mortal ataque de perros

¿Eres dueño de un perro? Esto dice la ley en caso de que el can ataque o llegue a matar

El clamor de penalidades más severas para dueños de perros agresivos se avivó tras el mortal ataque de canes a un pequeño de tres años, ¿pero qué dicen las leyes actuales?

Telemundo

La muerte reciente de un pequeño de tres años durante el feroz ataque de un par de perros pit bull no registrados avivó el clamor de leyes severas para penalizar a los dueños de canes agresivos. 

El sangriento ataque en la localidad de Carteret, Nueva Jersey no solo cobró la vida del niño Aziz Ahmed, también dejó a su madre hospitalizada y a su hermano de 10 años traumatizado, pues, como testigo del incidente, fue quien llamó al 911. Según los vecinos, la familia ya había advertido a sus vecinos sobre la peligrosidad de los animales. 

¿Pero qué dicen las leyes sobre las lesiones causadas por perros y cómo se responsabiliza a los propietarios?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que al año se registran más de 4 millones de mordeduras de perros en los Estados Unidos. Desafortunadamente, la mayoría de las víctimas son niños, que a menudo sufren heridas dolorosas en la cara. 

Las leyes del Estado Jardín hacen responsable al dueño de un perro en una demanda civil cuando el animal muerde a alguien, siempre que la víctima se encuentre en una propiedad pública o de forma legal en la propiedad privada donde ocurrió el incidente. 

Siempre que la víctima haya sido mordida, es posible que el propietario tenga que pagar daños y perjuicios por todas las lesiones, incluso si algunas de ellas resultaron cuando el perro saltó sobre la víctima o la atacó de otras formas. 

Ciertamente, los perros pueden herir a las personas sin morderlas, por ejemplo, cuando corren detrás de un ciclista y lo derriban. En situaciones como esa, el estatuto de responsabilidad estricta no se aplicará. Pero una víctima que pueda probar que el incidente fue el resultado de la negligencia del dueño del perro aún podría recibir una compensación por las lesiones.

En un reclamo por negligencia, la persona lesionada debe probar que:

  • El dueño no cumplió con el cuidado razonable para controlar el comportamiento del perro, y como resultado de esa falla, el animal causó daño. 
  • El historial de comportamiento agresivo o problemático de un perro puede ser importante en un reclamo por negligencia. Por ejemplo, si un perro nunca ha perseguido o atacado a personas antes, eso significa que puede ser suficiente control si el dueño pasea al perro con una correa. Pero cuando un perro grande tiene un historial de intentar atacar a extraños, un tribunal puede concluir que el dueño no tuvo un cuidado razonable si el perro no estaba también amordazado en público, o si el dueño permitió que un niño sujete la correa. 
  • Si incluso un perro amistoso tiene el hábito de saltar sobre los niños, su dueño puede ser negligente si mantiene al animal en una cadena larga en un patio sin cerca donde un niño podría entrar y acercarse al perro.

Ya sea que la persona lesionada demande al propietario por negligencia o bajo la ley de mordeduras de perro, la demanda debe presentarse dentro de los dos años posteriores a la lesión, a diferencia de Nueva York, que permite un margen de tres años. 

Nueva Jersey tiene un procedimiento civil para controlar perros peligrosos. El proceso generalmente comienza cuando un oficial de control de animales cree que un perro es una amenaza seria después de un ataque no provocado a una persona u otro animal. Después de incautar al perro, el oficial notificará al dueño y al tribunal. Después de una audiencia, si el tribunal decide que el animal es potencialmente peligroso (por los motivos establecidos en la ley), ordenará al propietario que cumpla con ciertas condiciones, que incluyen mantener al perro en un recinto cerrado con llave (con requisitos específicos) o con una correa fuerte con bozal.

Un propietario que no obedezca la orden recibirá una multa de hasta $1,000 por cada día de infracción.

Si el tribunal determina que el perro es en extremo peligroso porque hirió gravemente a alguien sin ser provocado, entonces será sacrificado. 

SE REQUIERE LICENCIA PARA TENER UN PERRO

La Oficina de Salud Pública Veterinaria exige licencia y placa de registro en el collar del perro. 

Cualquier persona que posea, mantenga o albergue un perro deberá tramitar la licencia -con vigencia de uno o tres años- ante el secretario del municipio u otro funcionario designado por el organismo rector del mismo para otorgar dicho permiso. 

La licencia se debe tramitar dentro de los 10 días posteriores a la adquisición del perro, además, se deberá mostrar el certificado de la vacuna contra la rabia. 

En el caso del ataque en Carteret, los perros no estaban registrados. 

Al igual que otros estados, Nueva York tiene su propio conjunto de reglas cuando se trata de la responsabilidad del dueño de un perro por las lesiones causadas por sus animales. La sección 123 del Código de Agricultura y Mercados de Nueva York (que es parte de las Leyes de Nueva York) aborda la posible responsabilidad civil del dueño de un perro cuando el animal lesiona a otra persona. El estatuto cubre tanto las lesiones causadas por mordeduras como las que no son mordeduras, como las que se sufren cuando un perro tira a una persona al suelo.

Esa directriz también establece que el dueño de un "perro peligroso" es responsable si el can causa lesiones a otra persona o un animal de compañía de otra persona, como un perro de servicio para discapacitados.

Las leyes Nueva York definen como "perro peligroso" a aquellos que, sin justificación, atacan y dañan o matan a una persona  o mascota sin justificación, o bien, se comporta de una manera que hace que una persona razonable crea que el perro representa una "amenaza inminente grave e injustificada de lesiones físicas graves o la muerte".

Sin embargo, el estatuto establece específicamente que un perro de aplicación de la ley que lleve a cabo sus funciones no puede ser considerado un "perro peligroso”, es decir, los perros de unidad K9 de la policía. 

Según el estatuto de "perro peligroso", el dueño de un perro es "estrictamente responsable" de todas las facturas médicas que resultan de lesiones causadas por el animal. Esto significa que si se determina que el perro es peligroso, el dueño del perro debe pagar las facturas médicas de la persona lesionada (o las facturas por el tratamiento de lesiones causadas a las mascotas) incluso si el dueño del perro tomó precauciones razonables para controlar o inmovilizar al perro. 

Para otros tipos de daños resultantes de una mordedura de perro o cualquier otra lesión relacionada con el ataque, la persona lesionada en general debe demostrar que el dueño del perro fue negligente. En otras palabras, la persona lesionada debe demostrar que el dueño del perro no demostró cuidado razonable para evitar que ocurrieran las lesiones (en otras palabras, no tomó medidas razonables para controlar o inmovilizar al animal).

Por ejemplo, suponga que un perro se escapa de su propio jardín, derriba la cerca del vecino y entra en el patio, donde muerde a un pequeño, como ocurrió en el caso del niño Aziz. Si bien el vecino lesionado puede recuperar los costos de la atención médica bajo la regla de responsabilidad estricta de Nueva York, el vecino no puede recuperar los costos de reemplazar la cerca rota a menos que el vecino pueda demostrar que el dueño del perro no tomó las medidas razonables para mantener al perro en su propio patio.

RESPONSABILIDAD PENAL POR MORDEDURAS DE PERRO EN NUEVA YORK

En algunos casos de lesiones por mordedura, el dueño del perro puede ser acusado de un delito menor. La sección 123 del Código de Agricultura y Mercados de Nueva York permite que se presenten cargos si:

  • El perro fue declarado previamente como un "perro peligroso".
  • El dueño permite de forma deliberada o negligente que el perro muerda a alguien.
  • El daño sufrido es "grave". Una "lesión grave", según la ley, es aquella que causa la muerte, una desfiguración grave o el "deterioro prolongado" o la pérdida de cualquier parte del cuerpo u órgano del cuerpo.

Si un "perro peligroso" supera los intentos de un dueño de sujetarlo y mata a una persona, el dueño también puede ser acusado de un delito menor. Cualquier propietario que enfrente un cargo penal relacionado con una mordedura de perro también podría enfrentar responsabilidad civil si las persona afectada decide demandar en un tribunal civil. 

La fecha límite para llevar un caso civil a los tribunales de Nueva York se denomina estatuto de limitaciones. Para los casos de lesiones personales a raíz de un ataque, el estatuto de limitaciones requiere que se presente un caso ante el tribunal dentro de los tres años posteriores a la fecha de la lesión. Si no presenta su caso dentro del límite de tiempo de tres años, la corte puede prohibirle que lo presente. Por lo tanto, es importante prestar atención y cumplir con el estatuto de limitaciones que se aplica a su reclamo por mordedura de perro.

LA LEY NO APLICA CUANDO:

  • El perro estaba protegiendo la propiedad durante una invasión de morada o crimen. 
  • El perro estaba siendo atormentado, maltratado, agredido o amenazado físicamente por la persona que fue mordida o herida.
  • El perro actuó en respuesta al dolor o lesión, o estaba protegiendo a su dueño, hogar o descendencia.
Contáctanos