Coronavirus en el área triestatal

NJ revela nuevas restricciones de COVID-19; Cuomo advierte que los próximos dos meses podrían ser los peores

En la ciudad de Nueva York, la preocupación del alcalde Bill de Blasio ha aumentado durante semanas. El lunes dijo: "Estamos viendo transmisión en el hogar. Estamos viendo la propagación del virus en la comunidad. Estamos viendo cosas que no hemos visto en mucho tiempo, y tenemos que detenerlas".

Telemundo

Lo que debes saber

  • El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, anunció nuevas restricciones de COVID-19 el lunes dirigidas a bares, restaurantes y a los deportes juveniles bajo techo luego de que una oleada viral ha hecho que los casos diarios aumenten a los números de principios de mayo.
  • El alcalde de la ciudad de Nueva York durante semanas ha expresado una creciente preocupación por las cifras en aumento de COVID-19. El lunes dijo: "Estamos viendo cosas que no hemos visto en mucho tiempo, y tenemos que detenerlas".
  • El gobernador Andrew Cuomo advirtió el lunes que los próximos dos meses podrían ser algunos de los peores que ha visto el país a medida que los casos continúan aumentando; dijo a los neoyorquinos que las cifras seguirán aumentando a nivel local.

Nueva Jersey dio a conocer una serie de nuevas restricciones de COVID-19 en interiores el lunes, mientras que Nueva York estableció tres nuevas zonas de riesgo en el norte del Estado. Esto mientras los gobernadores de ambos Estados buscan hacer retroceder los mayores aumentos virales que han visto en meses.

El gobernador dijo durante la conferencia de prensa que a partir del 12 de noviembre todos los restaurantes, bares, clubs y lugares de eventos debes cerrar sus servicios de comidas en el interior a las 10:00 p. m. hasta las 5:00 a. m. todas las noches; eso incluye casinos, aunque los juegos pueden continuar durante todo el día. El servicio en el exterior, de domicilio y de entrega de comida puede continuar luego de esa hora.

Asimismo, todas las mesas dentro de los restaurantes podrían estar más cerca de 6 pies solo si tienen barreras que las separen y todas las sillas al lado de la barra de los bares están prohibidas.

Asimismo, los juegos interestatales y torneos deportivos juveniles bajo techo, incluidos los de las escuelas secundarias, están prohibidos a partir del jueves y hasta nuevo aviso, dijo el gobernador.

Murphy había preparado el escenario para las restricciones inminentes a fines de la semana pasada, cuando criticó la creciente tasa de positividad del estado como "inaceptable". Señaló que las restricciones anunciadas el lunes no reflejan un nuevo cierre, sino un enfoque quirúrgico que espera mitigue la creciente tasa de propagación actual.

"Lo último que queremos hacer es cerrar nuestra economía y afortunadamente no estamos en ese punto. Nadie quiere tomar el tipo de acciones amplias y abarcadoras que tuvimos que tomar en marzo", dijo Murphy.

No describió una fecha de finalización potencial para las nuevas restricciones, pero señaló que los residentes de Nueva Jersey deben tratar de combatir su fatiga por el COVID-19 durante unos meses más hasta que haya una vacuna efectiva y ampliamente disponible. Los instó a aferrarse a la mentalidad que ayudó a reducir la tasa de infección del Estado en el pico de la crisis.

"Esto no es para siempre. Básicamente, tenemos una ventana de seis meses para combatir la fatiga y derrotar al virus", dijo Murphy. "Este virus no ha desaparecido y representa la mayor amenaza para nosotros en meses".

"La buena noticia es que hay una vacuna en el horizonte; anticipamos una amplia distribución para esta primavera", agregó. "Tenemos un plan listo en caso de que ese plazo se mantenga. Pasemos juntos el resto de este otoño e invierno".

Las medidas se producen cuando Nueva Jersey ha visto triplicarse sus hospitalizaciones por COVID-19 en dos meses. Llegaron a 1,537 el lunes, el total más alto desde el 9 de junio y superan el creciente total de Nueva York. Más de 300 pacientes de COVID-19 están en cuidados intensivos por primera vez desde mediados de junio. Los casos diarios se han disparado a máximos no vistos desde principios de mayo. Murphy ha informado seis días seguidos de más de 2,000 casos positivos; eso ha sucedido desde abril. Su estado ahora ha confirmado más de un cuarto de millón.

La comisionada de salud de Nueva Jersey, Judith M. Persichilli, dice que la mayoría de los casos nuevos no se remontan fácilmente a una sola exposición y probablemente estén relacionados con reuniones de rutina en hogares privados. La semana pasada, instó a los habitantes de Nueva Jersey a usar mascarillas incluso cuando estuvieran con sus propias familias, una petición urgente para evitar una mayor propagación comunitaria.

Es posible que no mejore significativamente pronto sin una acción agresiva. Por su parte, en Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo advirtió el domingo que los próximos dos meses podrían ser algunos de los peores que ha visto el país, con cifras en espiral en todo el mundo a medida que se avecina un clima más frío.

Las métricas locales también continúan aumentando en todos los ámbitos. Más de 3,000 nuevos casos de COVID-19 se anunciaron en Nueva York por segundo día consecutivo el lunes, un recuento que ilustra el tenue control del estado sobre el progreso que logró reinando en el virus durante este verano. El total de hospitalizaciones está en su nivel más alto desde el 16 de junio (1,444 el lunes) y aumenta diariamente. La cifra diaria de muertos se ha movido de un dígito bajo de un solo dígito a un dígito bajo de dos dígitos a un máximo reciente de 26 el lunes. Si bien, afortunadamente, está por debajo de los 800 neoyorquinos que morían al día en abril, es una tendencia desconcertante para quienes controlan atentamente las cifras.

Cuomo ha dicho que las bodas, cumpleaños y otras reuniones privadas han sido puntos de propagación, además de que las universidades y escuelas abrieron sus puertas. En ese sentido, el gobernador dijo el viernes que todas las escuelas SUNY detendrán el aprendizaje en persona después del Día de Acción de Gracias, y pasarán a remoto, en un esfuerzo por tratar de contener la propagación, asimismo, se realizarán "pruebas de COVID-19 de salida" para los estudiantes antes de que se vayan a las vacaciones. Puede aplicar la misma política a las escuelas privadas del estado, pero aún no estaba preparado para hacerlo el viernes.

El gobernador también dijo que mejoraría la presencia de la Guardia Nacional en los aeropuertos de Nueva York antes de las vacaciones para garantizar el cumplimiento de su nueva política de prueba de entrada COVID-19 (más detalles al respecto aquí). Ha promocionado la efectividad de su estrategia de zonas de riesgo para reducir las tasas virales de los puntos de acceso y anunció el lunes que la zona roja de Brooklyn se levantaría, lo que significa que no habrá un cierre total, y el área, que redujo a la mitad la semana pasada, pasará a una zona naranja. Eso mantiene a las escuelas completamente remotas pero afloja las restricciones sobre negocios no esenciales.

En el otro extremo del espectro, Cuomo describió un nuevo enfoque de zona de riesgo para algunos condados del norte del Estado que han visto sus números tener una tendencia peor y más rápida que los de la ciudad de Nueva York, el antiguo epicentro de la crisis de EE. UU. Partes de los condados de Erie, Onandago y Monroe pasarán a un nivel de riesgo de zona amarilla, que exige pruebas aleatorias semanales a los estudiantes y el personal, pero sin cierres bruscos. La semana pasada, Cuomo también estableció una zona amarilla en Port Chester.

"Esta será la constante en el futuro previsible. La gente está cansada, lo entiendo", dijo sobre la última ronda de restricciones. "Pero el virus no se está cansando, y eso es todo lo que importa".

Las cifras de la ciudad de Nueva York han sido mejores que las del norte del Estado en los últimos tiempos, ha señalado Cuomo, aunque con un tamaño de muestra mucho mayor pueden salirse de control más fácilmente. El alcalde Bill de Blasio ha expresado una creciente preocupación por los promedios diarios de casos de la ciudad, que superaron los 600 tres días la semana pasada por primera vez en meses y terminaron esa semana con un informe de más de 700 casos nuevos. El lunes, se disparó a 779, muy por encima del umbral del alcalde.

"Tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que el coronavirus se reafirme en la Ciudad de Nueva York", dijo de Blasio el lunes. "Tenemos que evitar que ocurra una segunda ola aquí. Se está acercando peligrosamente. Estamos viendo un crecimiento real en la tasa de positividad en esta ciudad y eso es peligroso. Podemos detener una segunda ola sino actuamos de inmediato, pero tenemos una última oportunidad, y todo el mundo tiene que ser parte de ella. Tenemos que actuar con urgencia. Hemos superado con creces el umbral".

"Estamos viendo transmisión domiciliaria. Estamos viendo una extensión del COVID-19 en la comunidad. Estamos viendo cosas que no hemos visto en mucho tiempo, y tenemos que detenerlas", dijo.

De Blasio ha dicho que dos códigos postales de Staten Island se han convertido en puntos de especial preocupación en las últimas semanas. Él programó un Día de Acción de Staten Island es el martes, durante el cual los voluntarios distribuirán cubiertas faciales, información sobre pruebas y mensajes de salud. Se centrarán en el ferry de Staten Island y en las zonas comerciales.

Cuomo dijo más tarde el lunes que el estado está observando los números en Staten Island y observa la preocupación, pero dijo que el Estado no planeó acciones adicionales en este momento. Tottenville tiene la tasa de positividad más alta allí; fue del 6,57 por ciento durante los siete días de la semana del 31/10 al 11/6, casi tres veces más alto que el de la ciudad.

La tasa de positividad progresiva de siete días, que de Blasio ha descrito como la "medida más objetiva" de la posición de la ciudad, también ha aumentado, y ahora está por encima del umbral del 2 por ciento (2,21 por ciento) que estableció para considerar pausar el comedor interior. El Departamento de Salud lanzó una nueva página de datos el lunes que rastrea las tasas de positividad progresivas a un nivel de código postal para brindar a los neoyorquinos información más detallada.

Si bien el alcalde dijo que volvería a evaluar la comida en el interior dadas las tendencias, señaló que cualquier cambio sería una decisión del Estado. Dijo que ha estado en contacto con Cuomo. Si bien aplazó la repetición de preguntas sobre un cronograma para posibles nuevas restricciones generales a la autoridad estatal, de Blasio dijo que era crucial señalar el riesgo.

"Es importante exponer el peligro en términos de nuevas restricciones. Hará muy real a la gente a lo que nos enfrentamos. Dios no permita que esto continúe y tuvimos una segunda ola en toda regla, significa muchas más restricciones", agregó el alcalde.

De Blasio reiteró que una tasa de positividad continua del 3 por ciento sería excesivamente problemática; eso trae a colación la cuestión de mantener abiertas las escuelas. El alcalde dijo que si la tasa de positividad de la ciudad alcanzara ese número, significaría que los cinco condados están en medio de una segunda ola de la pandemia.

Por su parte, Cuomo dice que últimamente ha estado más preocupado por los números del norte. El promedio móvil de positividad en el oeste de Nueva York ha subido al 3,6 por ciento; Finger Lakes también está experimentando una tasa superior al 3 por ciento. Según el último informe, el promedio de positividad en todo el Estado, que disfrutó de una tasa por debajo del 1 por ciento durante casi 40 días seguidos durante el verano, ha subido por encima del 2 por ciento, alto para los estándares locales pero aún notablemente bajo en comparación con el país.

El aumento repentino de Estados Unidos, que no ha dejado a ningún estado sin tocar, también ha movido al gobernador de Connecticut a restablecer algunas restricciones comerciales y de capacidad en los últimos días. Haciendo eco de las súplicas de otros gobernadores de los tres estados para evitar los viajes de vacaciones si es posible y limitar el tamaño de las reuniones independientemente, el gobernador Ned Lamont pidió a los residentes de Connecticut que mantuvieran las celebraciones del Día de Acción de Gracias para 10 personas o menos. Espera que limitar el tamaño de incluso las reuniones familiares privadas limitará la propagación del COVID-19 en la comunidad.

Las recientes luchas entre los tres estados reflejan una tendencia alarmante en todo el país, que rompió su propio récord de casos de un solo día cuatro veces en cuatro días la semana pasada. Estados Unidos ha superado ahora los 10 millones de casos, con mucho el total más alto de cualquier nación en el mundo, y reportó más de 239,000 muertes, según NBC News.

En general, las tasas de positividad de los tres estados se mantienen muy por debajo del promedio nacional. Nueva York oscila entre el segundo, tercer o cuarto nivel más bajo de la nación; algunos estados que ven una propagación desenfrenada del virus tienen tasas de positividad más de 30 veces más altas, según el Centro de Recursos de Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

"Estados Unidos tardó solo 10 días en pasar de nueve millones a 10 millones de casos", señaló Cuomo.

"Neoyorquinos: Use una mascarillas, cumpla la distancia física y hágase la prueba", tuiteó el gobernador el lunes. "Los números no mienten y todos debemos hacer nuestra parte para detener la propagación".

En general, las tasas de positividad de los tres estados se mantienen muy por debajo del promedio nacional. Nueva York oscila entre el segundo, tercer o cuarto nivel más bajo de la nación; algunos estados que ven una propagación desenfrenada del virus tienen tasas de positividad más de 30 veces más altas, según el Centro de Recursos de Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

Con el presidente electo Joe Biden, que se espera que anuncie el lunes un equipo de expertos para comenzar a controlar la pandemia, Cuomo expresó su preocupación de que las cosas empeoren antes de que la administración Biden asuma el cargo en enero.

"La temporada de otoño ha traído el aumento de casos de COVID-19 que todos los científicos predijeron. Los números son innegables. Esperamos que las tasas continúen aumentando durante el otoño y el invierno", dijo Cuomo el lunes. "Lo mejor que puede hacer es gestionar el aumento. Pero irá en aumento. Esto será lo mismo todo el otoño, todo el invierno; será la misma conversación".

"El pronóstico a largo plazo es conseguir una vacuna lo más rápido posible, administrar la vacuna lo más rápido posible, administrar la vacuna de manera justa y equitativa, que es una conversación completamente diferente", agregó.

Pfizer y BioNTech ofrecieron algunas noticias prometedoras en el camino hacia una vacuna el lunes, diciendo que la suya era más del 90 por ciento efectiva para prevenir el COVID-19 entre aquellos sin evidencia de infección previa. Las acciones se dispararon con las noticias.

"Creo que podemos ver la luz al final del túnel", dijo el presidente y director ejecutivo de Pfizer, Dr. Albert Bourla, a Meg Tirell de CNBC en "Squawk Box". "Creo que este es probablemente el avance médico más significativo de los últimos 100 años, si se tiene en cuenta el impacto que tendrá en la salud pública y la economía mundial".

Contáctanos