David Dinkins

El primer alcalde afroamericano de la Ciudad de Nueva York, David Dinkins, fue recordado como “un guerrero” en Harlem

Dinkins "sabía cómo pelear sin levantar un arma. Sus palabras fueron sus balas y debemos aprender de eso hoy", dijo la asambleísta de Nueva York Inez Dickens.

NUEVA YORK - Funcionarios de la Ciudad de Nueva York y miembros de la comunidad se congregaron el sábado por la mañana en Harlem, para rendir un homenaje y celebrar al legado de David Dinkins, el primer alcalde afroamericano de la ciudad, que murió esta semana a los 93 años.

"No pensamos que la comunidad de Harlem y quienes la rodean deberían vivir el fin de semana sin mostrar amor, afecto y admiración por un hombre que cambió el curso de la historia", dijo el reverendo Al Sharpton, presidente de The National Action Network, una de las principales organizaciones de derechos civiles del país y que fue la que organizó el tributo.

Dinkins fue elegido alcalde en 1989 después de que ocurrieron dos casos de alto perfil con cargos raciales bajo la administración anterior del alcalde Ed Koch: la muerte y violación de un corredor blanco en Central Park y el asesinato prejuicioso de un adolescente afroamericano en Bensonhurst. Luego perdió su reelección ante Rudy Giuliani en 1993.

"Hay una generación de personas que creyeron que podían marcar la diferencia porque vieron a David Dinkins hacerlo primero. Tiene un legado humano. Puede sentirse aquí en esta sala", dijo el alcalde Bill de Blasio, quien trabajó en la administración de Dinkins y asistió al evento con la primera dama de la Ciudad de Nueva York, Chirlane McCray.

A principios de la administración de Dinkins, el recién liberado Nelson Mandela hizo de la Ciudad de Nueva York su primera parada en Estados Unidos en 1990. Dinkins había sido un crítico abierto y durante mucho tiempo de la segregación racial en Sudáfrica.

El excongresista Charles Rangel, quien formó parte de la influyente coalición política afroamericana de Harlem conocida como la "Banda de los Cuatro" junto a Dinkins, asistió al homenaje el sábado y dijo que uno de los "mayores sentimientos de orgullo de Dinkins es cuando pudo convencer a Nelson Mandela de que viniera a Harlem".

De Blasio dijo que "ayudaron a Nelson Mandela a llegar a la presidencia de Sudáfrica. Lo trataron como el Jefe de Estado que debía ser".

"Esta ciudad al honrar a Nelson Mandela cambió el mundo", agregó.

De Blasio también le dio crédito a Dinkins por sus esfuerzos para implementar los programas Beacon para jóvenes y los programas para después de la escuela. "Dijo, si vamos a estar seguros, tiene que haber programas después de la escuela".

McCray, quien también trabajó con Dinkins como parte de la Comisión de Derechos Humanos y redactora de discursos, dijo que si bien su "corazón está apesadumbrado porque ya no está con nosotros, no puedo evitar sentir una gran alegría por haberlo conocido".

"Encontró alegría en el trabajo que hizo", dijo McCray. "Esa alegría generó, energía y entusiasmo, luchar por calles seguras, nuevos centros comunitarios, mantener nuestras bibliotecas públicas abiertas seis días a la semana para las escuelas Beacon, para nuestros niños".

Dinkins invirtió una gran cantidad de recursos en Bradhurst, un vecindario de 40 cuadras cuadradas en el norte de Harlem, y trabajó con iglesias locales y organizaciones sin fines de lucro para revivir el decadente vecindario. También ayudó a poner un supermercado en la calle 125 de Harlem en un momento en que revitalizar la región parecía un sueño inalcanzable. Esa calle es ahora la columna vertebral de la economía de Harlem.

"David Dinkins fue una pelea a puñetazos por lo que era correcto", dijo Sharpton.

Durante su único período como alcalde, Dinkins reconstruyó más viviendas y vecindarios para personas de bajos ingresos en la ciudad que su sucesor Giuliani en dos períodos mientras la economía estaba en mejor forma, informó el New York Times. Su administración también ayudó a proporcionar viviendas asistidas para los enfermos mentales, en colaboración con el entonces gobernador Mario Cuomo, estableciendo efectivamente un modelo que sería adoptado a nivel nacional. La población del refugio cayó a su punto más bajo en los últimos 30 años bajo su mandato.

Los funcionarios de la administración Dinkins jugaron un papel crucial en la revitalización de Times Square, convenciendo a Walt Disney Corp. de rehabilitar un teatro de la calle 42. Dinkins también contrató a más agentes de policía y aumentó los impuestos en el marco de su plan “Calles seguras, ciudad segura” para combatir la creciente tasa de homicidios en la Ciudad de Nueva York.

"En su primer y único mandato se enfrentó a múltiples crisis que esta ciudad no había visto en años", incluida una tasa de homicidios sin precedentes, un desempleo obstinado y su mal manejo de un motín en Brooklyn, dijo la asambleísta de Nueva York Inez Dickens durante el evento, agregando que Dinkins enfrentó esas crisis como "un guerrero que supo pelear sin levantar un arma".

"Sus palabras fueron sus balas y debemos aprender de eso hoy", dijo.

Contáctanos