covid-19 en el área triestatal

NYC: el metro alcanza punto máximo de pasajeros en un solo día; la tasa de positividad del COVID sigue alta

Las infecciones por COVID en toda la ciudad continúan siendo más del triple de lo que eran a principios de noviembre: los funcionarios de salud dieron una posible explicación y enfatizaron un mensaje urgente.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Tres nuevos sitios de vacunación masiva se abren en Long Island al final de la semana; las citas para esos sitios se pueden empezar a reservar el miércoles, el mismo día que la próxima clase de trabajadores esenciales entran al grupo que puede vacunarse.
  • Nueva Jersey y Connecticut han ampliado el grupo de personas que pueden recibir la vacuna en las últimas semanas. El gobernador de Connecticut, Ned Lamont, señaló que planea abrir el acceso a las personas de 45 a 64 años a partir del viernes y de 16 a 44 años a partir del 5 de abril.
  • No está claro cuándo Nueva York podría hacer lo mismo, pero el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, ha dicho que espera que todoas los neoyorquinos puedan entrar en el grupo en junio; más de 12 millones de adultos de Nueva York de aproximadamente 15 millones pueden actualmente vacunarse.

Incluso cuando la ciudad y el estado de Nueva York toman importantes medidas de reapertura debido a la caída en las tasas de hospitalización y muertes por COVID-19, hay preocupación debido a que el número de contagios sigue en aumento.

¿Por qué la tasa de positividad de la ciudad sigue siendo tan alta? La pregunta surgió el martes en la sesión informativa sobre el coronavirus del alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, después de que compartiera la información del más reciente reporte de las tres métricas centrales. Las nuevas admisiones hospitalarias diarias han caído por debajo de su umbral de 200 pacientes. Sin emabargo, el número de casos nuevos de COVID-19 y la tasa de positividad continua de siete días se mantienen muy por encima del ideal.

A principios de noviembre, la ciudad informó nuevos promedios diarios de casos de alrededor de 1,000 o menos. Ese número en este momento se mantiene en más del triple de lo que era entonces. Hasta el martes, la tasa de positividad móvil era del 6.40 por ciento, según los datos de la ciudad. Hace solo cuatro meses, la tasa superó el 3 por ciento en toda la ciudad por primera vez en meses, lo que llevó a De Blasio a que las escuelas pasaran a clases remotas y sugirió, con creciente fervor durante las próximas semanas, que la ciudad necesitaba otro cierre.

Si ese umbral del 3 por ciento causó tanto caos hace unos meses, ¿cuál es el nivel de preocupación ahora cuando se reporta más del doble que el primer punto de referencia? No es demasiado alto, dijeron los funcionarios de la ciudad, pero es por eso que continúan instando a comportamientos de precaución como el uso de mascarillas y el distanciamiento físico incluso cuando aumentan las vacunas.

El Dr. Dave Chokshi, el comisionado de Salud de la ciudad, dijo que es posible que las variantes más contagiosas mantengan la curva en un nivel más alto del deseado.

Él y otros funcionarios revelaron la semana pasada un informe preliminar sobre la presencia de variantes en los cinco condados. En este, encontró que dos variantes, una en el Reino Unido y otra que se originó por primera vez en Washington Heights de Manhattan, representaron el 51 por ciento de todos los casos actuales en toda la ciudad. La prevalencia de esas variantes y cepas más transmisibles de Brasil y Sudáfrica ha crecido exponencialmente a escala nacional en el transcurso del último mes y probablemente no se notifica.

En particular, Chokshi y el Dr. Jay Varma, asesor principal de salud pública de la oficina del alcalde, dijeron que las dos variantes principales en la Ciudad de Nueva York solo parecían tener niveles elevados de infecciosidad, no un mayor riesgo de enfermedad grave o muerte.

Hasta el martes, los funcionarios de la ciudad habían identificado al menos 257 casos variantes del Reino Unido en los cinco condados, un aumento de más del doble desde su actualización hace una semana. Según los Centros de Control de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), esa variante, conocida como B.1.1.7, ahora se ha detectado en todas las jurisdicciones de EE. UU. excepto en Oklahoma y Vermont. Sin embargo, los expertos en salud probablemente dirían que las variantes ya pordrían estar presentes en esos estados.

La otra razón por la que las hospitalizaciones y las muertes han disminuido, incluso cuando los promedios diarios de casos se mantienen bastante altos, pordría estar relacionada a la vacunación, dice el Dr. Mitchell Katz, presidente y director ejecutivo de NYC Health + Hospitals. Las personas que estarían en mayor riesgo de sufrir complicaciones por COVID-19 fueron las primeras en entrar al grupo de la vacunación y muchos ya han sido vacunados por completo. Ya no se enferman al mismo ritmo o en el mismo grado.

Dicho esto, las personas más jóvenes, a quienes se ha culpado en todo los EE. UU. de no seguir las medidas de bioseguridad, aún no entran al grupo de vacunación. Las infecciones continúan propagándose a través de ese grupo, dijo Katz. El lado positivo es simplemente que ya no están infectando a los pacientes de alto riesgo en la misma medida que hace meses. Y también podrán vacunarse pronto.

El gobernador Andrew Cuomo ha dicho que cumplir con el plan del presidente Joe Biden de que todos los adultos estadounidenses puedan complir el criterio para la vacunación a fines de mayo requerirá una red de distribución mucho mayor (el estado ya tiene alrededor de 5,000 proveedores involucrados) y una gestión logística significativa del suministro y la programación de citas. El gobernador dijo ellunes que tres sitios nuevos de vacunación masiva, que han demostrado ser particularmente efectivos para reforzar la administración de inyecciones, se abrirán en Long Island para apoyar el esfuerzo.

Las reservaciones para pedir citas para estos sitios se abren el miércoles. Ese es el mismo día en que la siguiente clase de trabajadores esenciales obtiene la elegibilidad para la vacuna.

Más de 12 millones de neoyorquinos ya entraron al grupo de vacunación, incluido el último grupo (cualquier persona de 60 años o más) que entró la semana pasada. A partir del miércoles, entran más personas: trabajadores sociales de servicios sociales y servicios para niños, trabajadores de saneamiento y del DMV, secretarios del condado, trabajadores de servicios de construcción y elecciones, empleados de obras públicas e inspectores del gobierno se unen al grupo cada vez más amplio.

El ritmo de las vacunaciones ha aumentado drásticamente en las últimas semanas, el extremo más bajo del cual Cuomo dice que es alrededor del 75 por ciento, sigue siendo un objetivo aparentemente lejano. Hasta el martes, el estado de Nueva York había administrado al menos una dosis a casi 4,6 millones de personas, alrededor de un tercio de las personas que en elmomento cumplen el criterio y el 22,9 por ciento de la población del estado. Más de 2,3 millones, el 11,8 por ciento de la población, han completado su serie de dosis, según muestran los datos estatales.

En la Ciudad de Nueva York, 1.7 millones de personas (20.5 por ciento de la población) han recibido al menos una dosis, mientras que casi 833,000 (9.9 por ciento de la población) tienen ambas. La ciudad hizo casi 375,000 dosis totales solo la semana pasada, dijo de Blasio el martes. Tres altos funcionarios de salud estuvieron entre los que recibieron vacunas durante el fin de semana. Cada uno de ellos obtuvo una marca diferente, como parte de un esfuerzo coordinado para mostrar a los neoyorquinos que la efectividad de la vacuna trasciende al fabricante.

Chokshi, quien luchó personalmente contra COVID el mes pasado, recibió la inyección de dosis única de Johnson & Johnson. Varma recibió la vacuna Moderna mientras que Katz tuvo Pfizer.

"Todas las vacunas autorizadas son seguras, eficaces y salvan vidas", dijo Chokshi. "Todos ellos ofrecen una fuerte protección contra enfermedades graves. La mejor vacuna es la que puede obtener ahora".

El alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, ha dicho que recibirá la vacuna Johnson & Johnson de dosis única cuando llegue su turno. El gobernador, que ahora cumple los requisitos, dijo que también tomará la vacuna de J&J, en un centro comunitario emergente, en unos días.

Al otro lado del río, en Nueva Jersey, se ha duplicado la dosis de más de un millón de personas, alrededor del 11,5 por ciento de su población. Al estado le tomó aproximadamente 55 días alcanzar el primer millón de dosis, pero solo tres semanas para pasar de ese punto de referencia al hito de los 2 millones. Le tomó mucho menos tiempo alcanzar el siguiente millón, lo que hizo el lunes.

En Connecticut, más del 10 por ciento de la población también está completamente vacunada. El Estado de la Constitución se ubica entre los cinco principales estados de EE. UU. en términos de porcentaje de población vacunada y Lamont dijo el lunes que aceleraría el lanzamiento de la vacunación basada en la edad de Connecticut dado el último aumento de dosis federal.

No está claro cuándo Nueva Jersey y Nueva York podrían hacer lo mismo, pero el alcalde de Blasio ha dicho que espera que todos puedan entrar al grupo de vacunación para junio.

Se espera que las vacunas funcionen contra las variantes de coronavirus que han surgido y las que lo harán con el tiempo. Cuantas más personas se vacunen, menos se puede propagar el virus y menos oportunidades tiene de mutar a una forma potencialmente más transmisible o peligrosa, dicen los expertos en salud.

El hecho de que las enfermedades graves y las hospitalizaciones relacionadas con COVID sigan disminuyendo sustancialmente en los EE. UU. y continúen disminuyendo incluso cuando los nuevos niveles de casos vacilan un poco es una señal, dicen los funcionarios de salud, de que las vacunas están haciendo su trabajo más crítico.

Aún así, los expertos dicen que algunos estados, como Texas y Mississippi, han reabierto de manera demasiado agresiva dado el estado del lanzamiento de la vacuna y la amenaza de variantes más contagiosas, ya que EE. UU. ve que los números de COVID se estabilizan en un nivel bastante alto.

La directora de los Centros de Control de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), que emitió nuevas pautas para las personas completamente vacunadas la semana pasada en cuanto a lo que deben y no deben hacer, dice que Estados Unidos está en una posición precaria durante los próximos dos meses, ya que busca obtener que más personas estén completamente vacunadas. Hasta el martes, el 14,8 por ciento de los estadounidenses había completado su serie de acuerdo con los últimos datos de los CDC, aunque eso a menudo va por detrás de los informes a nivel estatal.

En última instancia, los expertos en salud, incluido el destacado experto en enfermedades infecciosas, el Dr. Anthony Fauci, han dicho que las mascarillas y otras precauciones básicas de COVID pueden ser componentes necesarios de la vida diaria en los EE. UU. durante muchos meses más. Algunos expertos han dicho que el COVID puede volverse como la gripe, en el sentido de que los estadounidenses pueden necesitar inyecciones de refuerzo regulares para retener la inmunidad, pero en su mayoría seguirán sus vidas sin inhibiciones.

Mientras tanto, los funcionarios instan a sus residentes a seguir usando las mismas precauciones básicas que detuvieron la propagación de cepas anteriores: el uso de mascarillas (dos son mejores), el distanciamiento físico, lavarse las manos y quedarse en casa cuando esté enfermo.

La reapertura de los tres estados se pone en marcha a una velocidad superior:

A medida que Nueva York afloja las restricciones relacionadas a la pandemia y amplia su implementación de las vacunas, se puede presenciar más y más personas fuera de sus casas. Y es que cada vez más los neoyorquinos están utilizando de manera más frecuente el transporte público para llegar a su destino.

El número de pasajeros en el sistema de metro de la Ciudad de Nueva York alcanzó un máximo no visto desde marzo de 2020 el viernes pasado con más de 1.9 millones de viajes pagados, dijo la MTA. Ese número solía superar los 5 millones diarios antes de que cerraran escuelas, restaurantes y otros negocios hace un año. Cayó tan bajo como 300,000 en abril.

El uso del transporte masivo podría ver un aumento mayor en los próximos meses, incluso en las próximas semanas, ya que Nueva York y el resto del área triestatal busca acelerar su reactivación económica y el lanzamiento de vacunas simultáneamente.

El estado de Nueva York aprobó el regreso de las recepciones de bodas y eventos de catering con una capacidad limitada desde el lunes, mientras que más pasos importantes de reapertura están disponibles para cada uno de los tres estados a finales de esta semana. La capacidad del servicio de restaurantes en el interior en la Ciudad de Nueva York y Nueva Jersey aumentará al 50 por ciento el viernes por primera vez desde el cierre y los restaurantes de Nueva York fuera de los cinco condados aumentará al 75 por ciento.

Nueva Jersey también aumentará ese mismo día la capacidad comercial en interiores para instalaciones recreativas, gimnasios y servicios de cuidado personal, como salones de belleza, al 50 por ciento, mientras que los límites de reuniones en interiores y exteriores del estado se duplicarán, dijo el gobernador.

En Connecticut, el mismo día, las restricciones de capacidad se eliminan por completo para la mayoría de las empresas, incluidos los restaurantes, el mismo día. Los bares seguirán cerrados y los cines y los lugares de artes escénicas volverán a su límite actual del 50 por ciento de capacidad.

Todos los gobernadores del área triestatal, Andrew Cuomo, Phil Murphy y Ned Lamont, dicen que los preocesos de reapertura se deben a los datos de disminuciones sostenidas de virus en sus respectivos y un lanzamiento acelerado de la vacunación.

Los tres gobernadores se han comprometido a monitorear constantemente los datos y reevaluar sus respectivas vías de reapertura si los números justifican un cambio. Mientras tanto, instan a sus residentes a seguir usando las mismas precauciones básicas que detuvieron la propagación de cepas anteriores: el uso de mascarillas (dos son mejores), el distanciamiento físico, lavarse las manos y quedarse en casa cuando esté enfermo.

"Ahora no es el momento para que cedamos en nuestros esfuerzos", enfatizó Chokshi el martes. "Tenemos que asegurarnos de que conduzcamos todo juntos en concierto".

Contáctanos