agua potable

¿El agua potable de Nueva York te sabe diferente? Aquí te explicamos por qué

Si notaste que el agua del grifo tiene un sabor diferente en los últimos días, no eres el único.

glass of water is filled at a kitchen tap
Getty Images

El agua potable de Nueva York es reconocida por su calidad. Cada día, solo en la Gran Manzana se consumen mil millones de galones de agua fresca y limpia que proviene de los grandes depósitos del norte del estado, algunos a más de 125 millas de la ciudad. 

Pero si notaste que el agua del grifo tiene un sabor diferente en los últimos días, no estás solo. La ciudad informó que cerró el acueducto de Catskill durante 15 semanas para un proyecto de reparación y ahora depende del agua de otros dos sistemas de suministro: el sistema Delaware y el sistema Croton. 

El Departamento de Protección Ambiental señala que eso podría cambiar el olor o el sabor del agua del grifo, pero es solo temporal y el líquido es completamente seguro para beber. La agencia explicó que el cambio del sabor y el olor se debe a compuestos orgánicos microscópicos e inofensivos generados a medida que las plantas acuáticas y los microorganismos crecen durante el verano.

El agua podría tener un sabor terroso o a humedad, detalló el departamento, pero es un fenómeno que ocurre en esta época del año. 

La Ciudad de Nueva York obtiene su agua potable de grandes depósitos en Hudson Valley y Catskills. Y algunos neoyorquinos pueden notar que el agua huele a tierra o humedad durante el final del otoño y principios del invierno. Ese cambio es causado por dos compuestos orgánicos naturales llamados MIB y geosmina. El compuesto MIB (abreviatura de metilisoborneol) es más frecuente en las reservas del estado. 

Estos compuestos de origen natural se encuentran comúnmente en el suelo y se producen a medida que crecen las plantas y los microorganismos. El MIB y la geosmina ingresan a los depósitos de agua a finales del año, ya que las plantas acuáticas y los microorganismos comienzan a morir hasta la próxima temporada de crecimiento. Esto sucede aproximadamente al mismo tiempo que las hojas comienzan a caer cada otoño.

El Departamento de Protección Ambiental analiza con regularidad muestras del sistema de agua para detectar desde el pH y temperatura hasta patógenos y metales. La agencia señaló que analiza el agua 2000 veces al día en todo el sistema para asegurarse de que siempre sea 100% segura para beber.

Durante la última década, el estado ha trabajado en varios proyectos para asegurar que la Ciudad de Nueva York tenga un suministro confiable de agua potable durante la última fase de un proyecto de $1 mil millones para reparar el túnel más largo del mundo: el Acueducto de Delaware. Y el trabajo de rehabilitación del acueducto de Catskill es clave para esos esfuerzos.

Si el sabor terroso te desagrada, lo recomendable es llenar una jarra con agua y ponerla en el refrigerador durante la noche, lo que suprimirá el sabor. El Departamento de Protección Ambiental también recomienda saborizar el agua con un poco de limón o el jugo de otras frutas. 

Contáctanos