ROMPE EL SILENCIO

El abuso y negligencia infantil: qué significan, las consecuencias y cómo denunciarlo

Stock photo of a silhouetted child standing at window in dark room.
Getty Images

La violencia doméstica afecta a diferentes tipos de personas, entre esas a los más pequeños. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), señalan que al menos 1 de cada 7 niños ha experimentado abuso y / o negligencia infantil en el último año y 1,840 menores fallecieron en 2019 por este tipo de actos en los Estados Unidos.

Pero, ¿qué es el abuso y la negligencia infantil?, ¿Cómo afectan estos problemas a los menores de edad? y ¿cómo podemos prevenirlo?

Aquí respondemos algunas de esas preguntas y recursos en nuestra área.

Los CDC consideran el abuso y la negligencia infantil como problemas graves de salud pública y como parte de las experiencias infantiles adversas, es decir, eventos potencialmente traumáticos que ocurren en la infancia que pueden tener un impacto a largo plazo en la salud, las oportunidades y el bienestar de las víctimas. Estos abusos o actos de negligencia contra un menor de 18 años pueden venir por parte de un padre, cuidador u otra persona en un rol de custodia.

Hay cuatro tipos comunes de abuso y negligencia:

  • El abuso físico: es el uso intencional de la fuerza física que puede resultar en lesiones físicas. Los ejemplos incluyen golpear, patear, sacudir, quemar u otras demostraciones de fuerza contra un niño.
  • El abuso sexual: implica presionar u obligar a un niño a participar en actos sexuales. Incluye comportamientos como acariciar, penetrar y exponer a un niño a otras actividades sexuales. Aquí puedes encontrar información de cómo prevenir el abuso sexual infantil.
  • El abuso emocional: se refiere a comportamientos que dañan la autoestima o el bienestar emocional de un niño. Los ejemplos incluyen insultar, avergonzar, rechazar, negar el amor y amenazar.

La negligencia, por su parte, es la incapacidad de satisfacer las necesidades físicas y emocionales básicas de un niño. Estas necesidades incluyen vivienda, comida, ropa, educación y acceso a la atención médica.

Los niños que son víctimas de abuso y descuido pueden sufrir lesiones físicas inmediatas, como cortes o huesos rotos, así como problemas emocionales y psicológicos, como deterioro de las habilidades socioemocionales o ansiedad, señalan los CDC.

La agencia también confirma que el abuso y la negligencia infantil pueden tener un impacto en la salud, las oportunidades y el bienestar de por vida si no se tratan. Por ejemplo, la exposición a la violencia en la infancia aumenta los riesgos de lesiones, victimización y perpetración de violencia en el futuro, abuso de sustancias, infecciones de transmisión sexual, retraso en el desarrollo del cerebro, menor nivel educativo y oportunidades de empleo limitadas.

Además, el abuso crónico puede resultar en estrés tóxico, que puede cambiar el desarrollo del cerebro y aumentar el riesgo de problemas como el trastorno de estrés postraumático y dificultades de aprendizaje, atención y memoria.

Los factores de riesgo son características que pueden aumentar la probabilidad de experimentar o perpetrar abuso y negligencia infantil, pero pueden o no ser causas directas. Una combinación de factores individuales, relacionales, comunitarios y sociales contribuye al riesgo de abuso y negligencia infantil. Aunque los niños no son responsables del daño que se les inflige, se ha encontrado que ciertos factores aumentan el riesgo de que los llevan a ser víctimas.

Los diferentes tipos de violencia están conectados y a menudo comparten causas fundamentales. El abuso y la negligencia infantil están vinculados a otras formas de violencia a través de factores de riesgo y protección compartidos. Abordar y prevenir una forma de violencia puede tener un impacto en la prevención de otras formas de violencia.

  1. Fortalecer los apoyos económicos para las familias:
    • Fortalecer la seguridad financiera de los hogares.
    • Políticas laborales que favorecen la vida de la familia.
  2. Cambiar las normas sociales para apoyar a los padres y la crianza positiva:
    • Campañas de educación y participación pública.
    • Enfoques legislativos para reducir el castigo corporal.
  3. Proveer cuidado infantil y educación de calidad en los primeros años de vida
    • Enriquecimiento preescolar con participación familiar.
    • Mejorar la calidad del cuidado infantil otorgamientos de licencias y la acreditación.
  4. Mejorar las destrezas de crianza para promover un desarrollo infantil saludable
    • Visitas domiciliarias durante la primera infancia.
    • Enfoques centrados en las destrezas de crianza y relaciones familiares.
  5. Intervenir para disminuir los daños y prevenir riesgos futuros
    • Mejorar la atención primaria.
    • Programas de capacitación conductual para padres.
    • Tratamiento para disminuir los daños por la exposición al maltrato y negligencia.
    •  Tratamiento para prevenir el comportamiento problemático y la participación posterior en actos de violencia.

NUEVA YORK:

En el estado de Nueva York una persona puede denunciar si sospecha que un menor está siendo víctima de abuso infantil.

Para esto, se puede comunicar con la línea directa de abuso infantil del estado de Nueva York, (Registro Central Estatal de Abuso y Maltrato Infantil), al 1-800-342-3720.

El especialista en protección infantil que responde a la llamada le pedirá toda la información que pueda proporcionar tanto sobre el supuesto abuso o maltrato como sobre la familia sobre la que está llamando.

Si el niño está en peligro inmediato llame al 9-1-1.

Para otros recursos sobre abuso infantil en el estado puede visitar este sitio web.

NUEVA JERSEY

En Nueva Jersey, cualquier persona que tenga motivos para creer que un niño ha sido objeto de abuso o actos de abuso debe informar de inmediato al Registro Central del Estado (SCR). Si el niño está en peligro inmediato, llame al 9-1-1 y al 1-877-NJ ABUSE (1-877-652-2873). La persona que llame no necesita pruebas para informar sobre una acusación de abuso infantil y puede hacer el informe de forma anónima.

Para más información sobre recursos en Nueva Jersey relacionados al abuso contra menores visitar este sitio web.

CONNECTICUT

Las personas que sospechan que un niño es víctima de abuso o descuidado en Connecticut deben presentar un informe al Departamento de Niños y Familias (DCF) en la línea gratuita de atención de abuso y negligencia infantil las 24 horas al (1-800-842-2288) .

Para más información sobre recursos en el estado relacionados al abuso infantil visitar este sitio web.

Contáctanos