ciudad de nueva york

Dos concesionarios de carros usados en NYC son acusados de cometer miles de infracciones para engañar a compradores vulnerables

157683694
Getty Images, File

NUEVA YORK – Dos empresas de concesionarios de vehículos en la Ciudad de Nueva York, que operan cinco lugares en Brooklyn y en Queens, están bajo investigación por presuntamente participar en prácticas comerciales engañosas e ilegales para engañar a compradores vulnerables, anunció el miércoles el Departamento de Protección al Consumidor y al Trabajador, (DCWP, por sus siglas en inglés).

Los casos contra las empresas concesionarias Kings Autoshow y JF Motors serán escuchados en la Oficina de Juicios y Audiencias Administrativas de la ciudad, (OATH, por sus siglas en inglés). Aquí se alegan miles de violaciones que incluyen algunas contra leyes diseñadas para prevenir la conducta depredadora de la industria.

Por un lado, Kings Autoshow, que opera dos ubicaciones de Mitsubishi en Brooklyn, está siendo acusado por DCWP por presuntamente cometer más de 7,000 infracciones y buscan más de $ 50,000 en restitución para 34 consumidores, sanciones civiles y revocación de sus dos licencias de concesionario de autos usados.

Por otro lado, en el caso contra JF Motors, que incluye Automania, Luxury Automotive Club y el ahora cerrado World Auto, todos en Queens, DCWP los acusa por más de 9,000 infracciones y buscan más de $ 100,000 en restitución para nueve consumidores, sanciones civiles y revocación de sus dos licencias restantes. DCWP también busca responsabilizar personalmente a los propietarios respectivos y al gerente general de Brooklyn Mitsubishi por las violaciones.

“Estos concesionarios victimizaron repetidamente a sus clientes y violaron las leyes de protección al consumidor”, dijo el comisionado del DCWP, Peter A. Hatch. "Estamos tomando medidas para poner fin a sus prácticas de explotación, obtener restitución para los consumidores que perjudicaron y revocar sus licencias para que no puedan volver a hacer esto".

Ambas empresas supuestamente realizaron varias conductas ilegales:

Estas usaron publicidad falsa para atraer a los consumidores y cobrar por los vehículos más de lo que se anunciaba. Por ejemplo, un consumidor vio un Jeep 4W Grand Cherokee 2017, que fue anunciado por Brooklyn Mitsubishi en CarGurus.com por $ 27,994. Cuando la víctima visitó el concesionario y, después de realizar el pago inicial, Brooklyn Mitsubishi presuntamente lo apresuró a firmar todo el papeleo y al final le habría cobrado $ 36,585 por el automóvil, o $ 8,500 por encima del precio anunciado.

También, dice el reporte, los concesionarios de Mitsubishi de Brooklyn tenían la práctica de atraer a los consumidores con puntajes de crédito más bajos prometiendo "aprobación garantizada" para el financiamiento y aprobación previa para el financiamiento de una compañía financiera falsa. Asimismo, habrían engañado a los consumidores acerca de las garantías, ejecutaron contratos ilegales, no mantuvieron los registros requeridos, no respondieron a las citaciones de DCWP y presentaron solicitudes de licencia falsas a DCWP.

Además, los concesionarios de JF Motors supuestamente utilizaron contratos ilegales, exigieron a los consumidores que compraran contratos de servicio que no existían o que tuvieran menos cobertura de lo prometido, cobraron de más a los compradores fuera del estado por las tarifas de título y registro, y no proporcionaron contratos y otros documentos a los consumidores en español a pesar de que el trato se negoció en español.

DCWP actualmente otorga licencias a 476 concesionarios de autos usados ​​y ha recibido más de 10,000 quejas sobre la industria desde 2014.

DCWP alienta a los neoyorquinos que buscan comprar un automóvil usado a leer la declaración de derechos del consumidor de automóviles usados, que los concesionarios deben publicar y entregar a cada consumidor antes de firmar un contrato de venta. La Declaración de Derechos debe entregarse al consumidor en el idioma en el que se negoció el contrato si la traducción está disponible en el sitio web de DCWP.

Cualquier consumidor que haya tenido un problema con un concesionario de automóviles usados ​​debe presentar una queja visitando nyc.gov/dcwp o comunicándose con el 3-1-1.

Los neoyorquinos que están tratando de poner sus finanzas en orden antes de comprar un automóvil o que están luchando con deudas pueden programe una cita para recibir asesoría financiera personalizada y gratuita en uno de los Centros de Empoderamiento Financiero de la Ciudad llamando al 3-1-1 o en línea en nyc.gov/TalkMoney.

Contáctanos