Theodore McCarrick

Demandan al Vaticano por el manejo que tuvo con las acusaciones de abuso contra el excardenal McCarrick

Cuatro presuntas víctimas del excardenal Theodore McCarrick presentaron una demanda contra el Vaticano con el argumento de que el Vaticano debería ser responsable de permitir que McCarrick sirvió en múltiples puestos en Nueva York y Nueva Jersey cuando se conocían numerosas acusaciones de abuso sexual en su contra.

Telemundo

Cuatro presuntas víctimas del excardenal Theodore McCarrick presentaron una demanda contra el Vaticano con el argumento de que el Vaticano debería ser responsable de permitir que el clérigo, ahora deshonrado, sirvió en múltiples puestos en Nueva York y Nueva Jersey cuando se conocian numerosas acusaciones de abuso sexual en su contra.

La demanda se presentó en un tribunal federal en Newark, Nueva Jersey, donde McCarrick se desempeñó como arzobispo desde mediados de la década de 1980 hasta 2000. Antes de eso, se desempeñó como obispo de la Diócesis de Metuchen, también en Nueva Jersey, y como sacerdote en la archidiócesis de Nueva York.

Fue nombrado arzobispo de Washington, D.C., en 2000 por el Papa Juan Pablo II y se convirtió en uno de los funcionarios católicos romanos más visibles y de más alto rango en los Estados Unidos y en un recaudador de fondos calificado. McCarrick fue expulsado del cargo en 2019 después de que una investigación corroborara las acusaciones de abuso sexual en su contra.

Tres de los demandantes eran feligreses que alegan que McCarrick abusó de ellos cuando eran jóvenes en la década de 1980. El cuarto es un sacerdote que alega que McCarrick abusó de él en una casa de playa en Nueva Jersey en la década de 1990 y que un compañero sacerdote le dijo que se olvidara de lo que sucedió "por el bien de la iglesia".

Un informe interno del Vaticano, publicado la semana pasada, encontró que los obispos, cardenales y papas restaron importancia o desestimaron múltiples informes de conducta sexual inapropiada por parte de McCarrick, que ahora tiene 90 años y vive como laico en una residencia para sacerdotes.

Los demandantes buscan daños monetarios no especificados, así como una orden judicial para obligar al Vaticano a revelar los nombres de más de 3,000 clérigos que han sido acusados de manera creíble de abuso sexual, y todos los documentos relacionados con esos reclamos.

Los papas desde Juan Pablo II hasta Benedicto y Francisco "optaron por ocultar y condonar esta conducta", dijo el jueves Jeff Anderson, un abogado que representa a los demandantes.

La demanda caracteriza a la Santa Sede, el gobierno de la Iglesia Católica ubicado en la Ciudad del Vaticano, como una "vasta empresa" que ejercía un control total sobre McCarrick, su empleado, y tenía la autoridad exclusiva para destituirlo, pero se negó a hacerlo debido a su política de mantener en secreto las acusaciones de abuso sexual.

"Si la Santa Sede demandada no se hubiera involucrado en su vasta empresa de solicitar fondos, reclutar miembros y otras actividades comerciales, y no hubiera engañado a los demandantes mientras realizaban esta actividad comercial, los demandantes no habrían sido abusados", dice la demanda.

Los reclamos de la demanda incluyen violaciones de las leyes internacionales de derechos humanos, fraude al consumidor, incumplimiento de contrato, negligencia y angustia emocional.

Se dejó un mensaje de correo electrónico después del horario de atención del jueves con un portavoz del Vaticano en Roma.

La Santa Sede ha defendido con éxito demandas anteriores de Anderson y otros argumentando que es inmune como soberano extranjero y que sus sacerdotes no son empleados del Vaticano. Anderson dijo el jueves que la defensa de la inmunidad se ha debilitado a lo largo de los años.

"Creemos que hay un camino legal claro que se debe tomar", dijo.

Contáctanos