voto en Nueva York

Delegación republicana del Concejo de NYC intenta derogar ley que otorga voto a inmigrantes

El futuro de la histórica ley está en juego. La Junta de Elecciones deberá determinar si acata o no la nueva directriz. 

Telemundo

La delegación republicana del Ayuntamiento de la Ciudad de Nueva York presentó el miércoles su caso contra la legislación que permitiría a algunos no ciudadanos votar en las elecciones municipales.

En una carta a la Junta Electoral (BOE), la delegación, encabezada por el líder de la minoría del Concejo Municipal, Joe Borelli (R-South Shore), hizo referencia a la Constitución del Estado, su ley electoral y una serie de casos anteriores que, según afirma, hacen que la ley local implique una violación de reglas estatales.

"Creo que nuestra posición legal en esto es sólida", dijo Borelli durante una conferencia de prensa. "Debido a que la ley estatal es tan clara, la BOE no debería acatarla".

La Junta Electoral se integra por 10 comisionados y su personal está compuesto por un grupo bipartidista designado por los líderes locales del partido, por ende, el futuro de la medida no se define aún.

Según la ley, que el alcalde saliente Bill de Blasio ha dicho que tiene la intención de decretar, la BOE debe determinar cómo aplicar la nueva directriz mediante boletas separadas para los ciudadanos y papeletas distintas para los 900,000 no ciudadanos. 

Un informe del plan debería estar completo dentro de los 30 días posteriores al 1 de julio para las elecciones que comienzan el 9 de enero de 2023. Si la BOE no cumple con ese plazo, entonces se habría negado a implementar la ley local y el caso sería susceptible de litigio.

"Creemos que los comisionados republicanos probablemente mantendrán la línea en esto", dijo Borelli. 

De Blasio había expresado en el pasado su oposición al proyecto de ley, patrocinado por el concejal saliente Ydanis Rodríguez (D-Manhattan). No brindó su apoyo explícito al argumentar que la medida disuadirá a los titulares de la tarjeta verde de convertirse en ciudadanos.

Por otro lado, los defensores del proyecto de ley argumentan que otorgar a los residentes permanentes el derecho al voto los introduciría en el proceso cívico y crearía una representación justa para las personas que viven y trabajan en los cinco condados.

“Dentro de estas cámaras, el Concejo Municipal de Nueva York está haciendo historia”, dijo Rodríguez, quien es originario de República Dominicana, cuando se aprobó el proyecto de ley. "En una de las ciudades más diversas del mundo, debemos asegurarnos de que haya una representación adecuada para todos los neoyorquinos".

Borelli dijo el miércoles que la constitución del estado es vaga en cuanto a quién puede votar, pero señaló una sección de la ley electoral del estado que especifica que “(ninguna) persona estará calificada para registrarse y votar en cualquier elección a menos que sea ciudadano de los Estados Unidos".

Algunos miembros del Concejo que apoyaron el proyecto de ley también expresaron una serie de preocupaciones sobre el efecto que podría tener en la ciudad, incluida la brevedad del requisito de residencia de 30 días y su impacto en la comunidad afroamericana.

Varios miembros, incluida la concejal saliente Debi Rose (D-North Shore), dijeron que esperaban que el próximo Concejo trabaje para abordar las preocupaciones antes de que la BOE haga las votaciones por separado.

El presidente electo del condado de Staten Island, el republicano Vito Fossella, también ha dicho que entablará una demanda una vez que el alcalde firme el proyecto de ley.

Además, el asambleísta Michael Reilly (R-South Shore) presentó recientemente una legislación enfocada la directriz local.

La legislación de Reilly, presentada en la cámara controlada por los demócratas, se sumaría a la sección de la ley electoral estatal que prohíbe a ciertas personas votar, incluidos aquellos con historial criminal.

“Permitir que más de 800,000 no ciudadanos participen en la elección de los líderes de la ciudad más grande de Estados Unidos no solo amenaza la integridad de nuestras elecciones, sino que también sienta un precedente peligroso que desafía el concepto de ciudadanía, así como los derechos y responsabilidades otorgados a los ciudadanos de los Estados Unidos de Améric ”, dijo en una declaración escrita.

Rodríguez, quien fue titular de la tarjeta verde de 1983 a 2000 antes de obtener su ciudadanía, dijo que usaría la ley como ejemplo para los estados de todo el país que han estado tratando de hacer que la votación sea más difícil.

“Muchas otras ciudades de la nación, así como del extranjero, están observando esto”, expresó. 

Contáctanos