covid-19 en la ciudad de nueva york

De Blasio: “Este fin de semana es crítico para luchar contra el COVID-19”

En la Ciudad de Nueva York se reportaron 1,345 nuevos casos y 118 pacientes fueron hospitalizados; asimismo, la tasa de positividad en un periodo de 7 días es de 3.11%, según informó el sábado el alcalde Bill de Blasio en su cuenta de Twitter.

Telemundo

NUEVA YORK – En la Ciudad de Nueva York se reportaron 1,345 nuevos casos y 118 pacientes fueron hospitalizados; asimismo, la tasa de positividad en un periodo de 7 días es de 3.11%, según informó el sábado el alcalde Bill de Blasio en su cuenta de Twitter.

“Este fin de semana es crítico para luchar contra el COVID-19”, escribió el alcalde junto a las cifras. Asimismo, insiste a los neoyorquinos la importancia de usar las mascarillas y evitar las aglomeraciones.

El informe viene luego de que el día anterior se reportaron 1,307 casos nuevos y la tasa de positividad estaba en 3.02%, que aumento un poco el sábado.

Las cifras llegan luego de una semana de incertidumbres. El alcalde Bill de Blasio dijo el viernes que creía que la Ciudad de Nueva York podría pasar a ser una zona naranja la primera semana de diciembre; una medida que llevaría, entre otros puntos, al cierre de gimnasios y del servicio de comidas en el interior. Sus proyecciones vienen luego de que el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el miércoles sobre una posible transición de la ciudad a este color si el rango de positividad de casos de COVID-19 se mantenían en un 3% durante 10 días consecutivos.

Sin embargo, el gobernador Cuomo señaló el viernes que no hay garantía de que la Ciudad de Nueva York cierre a principios de diciembre ya que todo depende del comportamiento de los neoyorquinos durante el día de Acción de Gracias.

"Depende completamente de lo que haga la gente. No voy a adivinar y no tengo una bola de cristal, excepto para decir que sea muy, muy cuidadoso", dijo Cuomo.

Bajo las reglas de la zona naranja, las escuelas pasan a ser remotas, un punto discutible ahora para las escuelas públicas que ya están tomando clases en línea, pero que afectaría a las escuelas privadas y autónomas, que no están sujetas al cierre de De Blasio. Hay una opción de "prueba", aunque Cuomo dijo que tendría que idear una nueva fórmula para la Ciudad de Nueva York dado el gran volumen de estudiantes. Espere que sea un componente clave para regresar al aprendizaje en persona en algún momento.

Las zonas naranjas también prohíben las comidas en interiores y cierran gimnasios, salones de belleza y otros negocios no esenciales de alto riesgo. Limita la capacidad de las casas de culto al 33% y limita las reuniones sociales a 10 personas, la última de las cuales ya se implementó en todo el estado por orden del gobernador antes de las vacaciones.

Si bien la ciudad aún no ha alcanzado el umbral de Cuomo, De Blasio dice que es "solo una cuestión de tiempo", dado el marcado aumento de casos durante el último mes. El promedio de casos diarios de siete días superó los 1,300 el viernes por primera vez desde el 6 de mayo; ha aumentado casi todos los días desde el 29 de octubre.

Mientras tanto, instó a los padres a que firmen formularios de consentimiento para que sus hijos sean examinados mientras esperan noticias sobre los nuevos estándares.

Mientras tanto, dueños de trabajadores y los empleados de ellos se muestran preocupados ante un posible nuevo cierre y lo que implicaría para su economía. La NYC Hospitality Alliance dijo que los restaurantes deberían contar con un apoyo financiero e hizo la petición cuando el alcalde Bill de Blasio dijo el viernes que esperaba que el Estado imponga restricciones a la ciudad alrededor de la primera semana de diciembre que limitarían a los restaurantes a ofrecer solo su servicio al aire libre.

Contáctanos