Aumento en infecciones

Cuomo teme que se disparen los nuevos casos de COVID durante temporada festiva

Si bien el límite de 10 personas en fiestas privadas podría ser un obstáculo para muchas familias que desean celebrar una cena del Día de Acción de Gracias, Cuomo dijo que las próximas semanas podrían ser cruciales para mantener a raya una nueva catástrofe de COVID-19.

Telemundo

El gobernador Andrew Cuomo instó a los neoyorquinos a tomar en serio el repunte de nuevos casos de  coronavirus y "ser inteligentes durante la temporada festiva" un día después de imponer un toque de queda a los bares y restaurantes, además de tomar medidas enérgicas para limitar la reuniones en los hogares. 

Si bien el límite de 10 personas en fiestas privadas podría ser un obstáculo para muchas familias que desean celebrar una cena del Día de Acción de Gracias, Cuomo dijo que las próximas semanas podrían ser cruciales para mantener a raya una nueva catástrofe de COVID-19.

"Los neoyorquinos deben seguir tomándolo en serio", dijo Cuomo en un comunicado. "Sé que ha pasado mucho tiempo, pero estas próximas semanas van a ser clave y en realidad necesitamos que la gente se ponga el cinturón de seguridad para defenderse de la marea".

Cuomo emitió el mensaje tras designar a Staten Island como una “zona amarilla'', la menos restrictiva de la estrategia del estado, esto a la vez que Nueva Jersey está cerca de volver a imponer cierres y restricciones que no se veían desde la primavera.

El gobernador Phil Murphy, advirtió el jueves que los datos más recientes del otro lado del río Hudson son "crudos y aleccionadores".

Nueva Jersey informó un aumento de 10,472 casos de COVID-19 entre el lunes y el jueves y la tasa de positividad del estado para las pruebas del 8 de noviembre fue del 12,02%.

La tasa de positividad en todo el estado de Nueva York el miércoles fue del 2,95%, ya que el estado registró 4.797 casos en un solo día.

Otras 29 personas murieron a causa del virus, lo que elevó la devastadora cifra de muertos a 26,055 en el estado.

Más de 1.600 personas permanecen hospitalizadas en Nueva York, y 308 reciben tratamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos. 

Las hospitalizaciones y las muertes están aumentando en todo el país, ya que más de 241.000 personas han muerto por el virus. 

Si bien Nueva York, Nueva Jersey y gran parte del noreste fueron los epicentros de la pandemia en la primavera, el Laboratorio de Políticas del Hospital de Niños de Filadelfia pronostica que las condiciones volverán a empeorar en especial a lo largo de la costa oeste y en los estados del Atlántico medio durante el las próximas semanas.

Cuomo dijo que la tendencia nacional es una advertencia, pero estima que los neoyorquinos pueden detener la propagación si cumplen las restricciones sanitarias. 

“Si bien a Nueva York le está yendo mejor que a cualquier estado de los Estados Unidos, no somos inmunes a la tendencia nacional”, dijo Cuomo. “Ahora depende de lo que hagamos. No hay un futuro predestinado aquí. Es la pura consecuencia de nuestras acciones".

Contáctanos