Reapertura de restaurantes

Cuomo deja entrever plan para reanudar consumo en el interior de restaurantes

El mandatario anunciará el plan de reapertura el fin de semana, pero es probable que el límite de cupo sea del 25% y el toque de queda se mantenga a las 10 p.m.

Telemundo

El gobernador Andrew Cuomo señaló el miércoles que pronto publicará un plan para reanudar el consumo en el interior de los restaurantes en la Ciudad de Nueva York, esto tras una creciente presión de la industria y la amenaza de nuevas demandas. 

Cuomo dijo que revelará los detalles de las nuevas directrices tan pronto como el fin de semana, lo que podría dar pauta al consumo en el interior al 25% de su capacidad.

“Entiendo perfectamente lo difícil que es que estén cerrados, no solo para los restaurantes sino para todas las personas que trabajan allí”, dijo Cuomo en su conferencia de prensa del miércoles en Albany. "Por otro lado, está la rapidez con la que este virus puede despegar, pero tendremos un plan para los restaurantes de la Ciudad de Nueva York para el final de la semana".

El mandatario planea reunirse con funcionarios de salud, el alcalde Bill de Blasio y líderes de la industria del restaurante para elaborar un plan de reapertura. El consumo en el interior cerró en los cinco condados desde diciembre, tras un repunte significativo de casos. 

Decenas de restaurantes han presentado demandas contra Cuomo en los últimos días bajo el argumento de que la prohibición en la Ciudad de Nueva York viola sus derechos civiles y constitucionales, pues el estado ha permitido el consumo en el interior en otras regiones.

El gobernador dijo que estaba al tanto de las demandas, pero acusó a algunas empresas de tratar de obtener un trato especial, aunque argumentó que lo mejor para el estado es reabrir los negocios.  

“Todos comprenden el concepto de restricciones, pero no como se les aplica, francamente. Siempre tiene sentido cuando se trata de otra persona, pero cuando se aplica a su negocio, no", dijo Cuomo. “El estado tiene un interés económico en abrir los restaurantes, eso es ingreso de impuestos sobre las ventas para el estado, y estoy suplicando y presionando al Gobierno federal por $ 15 mil millones. También quiero recuperar nuestros ingresos y abrir restaurantes, abrir negocios, generar más ingresos, lo que significa que dependeremos menos de la ayuda federal”. 

Cuomo se negó a levantar el toque de queda de las 10 p.m. para las empresas, pues el cierre obligatorio evita la conglomeración de clientes. 

NYC Hospitality Alliance aplaudió el plan de Cuomo, pero le pidió que permita el 50% de ocupación en lugar del 25%. El grupo señala que el estado autoriza a los negocios de Long Island y otras regiones en el norte del estado a servir a la mitad del cupo a pesar de que las tasas de positividad de COVID son más altas.

"Estamos contentos de que el gobernador Cuomo haya escuchado la voz de la diezmada industria de restaurantes de la Ciudad de Nueva York y esperamos trabajar hacia un plan que, con suerte, permita la reapertura total de los negocios”, dijo la NYC Hospitality Alliance en un comunicado. 

“Debido a que la Ciudad de Nueva York tiene tasas de infección y hospitalización más bajas que casi todos los condados del resto del estado donde el consumo en el interior está abierto al 50% de ocupación, los restaurantes de nuestra ciudad deben ser tratados de manera equitativa y reabiertos de manera segura (...) los cierres totales han exacerbado la actual crisis económica, el cierre permanentemente de miles de restaurantes y bares ha dejado sin trabajo a más de 140.000 personas en nuestra ciudad”. 

Cuomo anunció los posibles planes de reapertura al levantar algunas restricciones en todo el estado en medio de la disminución de la infección por coronavirus luego de un pico de vacaciones.

La tasa de positividad en todo el estado fue del 5.44% en un promedio de siete días, en comparación con un pico de casi el 8%  después de las vacaciones.

La tasa de positividad más reciente para la ciudad fue de 5.39%, variando desde un preocupante máximo de 6.9% en El Bronx hasta 3.36% en Manhattan.

Las hospitalizaciones cayeron ligeramente a 8.771 en todo el estado, mientras que 170 personas murieron a causa del virus hasta el martes.

El gobernador levantó todas las restricciones de la Zona Naranja y la Zona Amarilla en todo el estado, excepto por un puñado de áreas que permanecerán en la Zona Amarilla, incluidas dos partes del Bronx, que van desde Mott Haven hacia el norte a lo largo del río Harlem hasta Kingsbridge Heights y hacia el este hasta Soundview;  junto con Queens, desde Ditmars Steinway hasta Flushing, además de Washington Heights, así como Newburgh, en el norte del estado.

Estas áreas aún tendrán que adherirse a límites más estrictos, como un máximo de 25 personas por reunión, 50% de capacidad en los lugares de culto, un máximo de cuatro personas por mesa en los bares y restaurantes y 20% de pruebas semanales a estudiantes y profesores. 

Si bien el gobernador declaró que el pico a raíz de las vacaciones ha terminado, advirtió que aún podrían surgir nuevas olas de COVID-19 debido a las variantes emergentes en Brasil y Sudáfrica.

Añadió que los hospitales necesitan vacunar completamente a su personal. En la ciudad, el 73% del personal del sistema de hospitales ha recibido la vacuna, sin embargo, las tasas varían mucho entre las instalaciones, a veces incluso dentro del mismo sistema.

Contáctanos