covid-19 en nueva york

“Creo que nos acercamos a los dos peores meses que hayamos visto frente al COVID-19”: Cuomo

Un día después de que se proyectara a Joe Biden como presidente electo de los Estados Unidos, según nuestra cadena hermana NBC news, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo durante una entrevista que lo peor de la pandemia podría venir durante la actual administración y en los próximos dos meses.

Telemundo

NUEVA YORK – Un día después de que se proyectara a Joe Biden como presidente electo de los Estados Unidos, según nuestra cadena hermana NBC news, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo durante una entrevista que lo peor de la pandemia podría venir durante la actual administración y en los próximos dos meses.

“Creo que nos acercamos a los dos peores meses que hayamos visto frente al COVID-19”, señaló el gobernador Cuomo durante una entrevista en la cadena ABC el domingo por la mañana. “Ves que los números de casos están locos en todo el país y en todo el mundo. Los científicos dijeron que esto iba a suceder y lo estamos viendo en el otoño con el frío, y vamos a tener dos meses largos”, añadió.

Cuomo resaltó que desafortunadamente “la administración de Biden no llegaría a la Casa Blanca hasta el 20 de enero”, y que si la actual presidencia implementa un plan de vacunación defectuoso sería difícil para el proyectado presidente electo revertir el plan.

Sin embargo, el gobernador también dijo que con los resultados de las elecciones se empezará a ver un cambio en la retórica ya que, según él, los gobernadores republicanos que al parecer negaban el COVID-19 por la presión política cambiarán el tono y la enfermedad se tomará de manera más seria.

"Creo que ahora verás un tono diferente, verás a gobernadores republicanos que se acobardaron ante la filosofía del presidente Trump, y negaron el COVID-19, diferentes...creo que ese día terminó y verán una nueva realidad con este rebote de COVID-19".

El gobernador mostró su preocupación ante el futuro de la pandemia en el Estado durante el invierno luego de que el sábado y el domingo se reportaran más de 3,000 casos de COVID-19 cada día, una cifra que no se veía en meses. El viernes hubo 3,587 personas que dieron positivo al COVID-19 y 18 neoyorquinos perdieron la vida por la enfermedad. El sábado 3,428 dieron positivo y 18 murieron.

"Los casos están aumentando en todo el país y el mundo, y hay varias señales de advertencia en Nueva York. El desafío para nuestro Estado ha sido gestionar el aumento y tratar de garantizar que los picos en otros estados no nos afecten demasiado", dijo el gobernador Cuomo en una comunicado el sábado. "Gestionamos el aumento mediante la implementación de las pruebas más agresivas del país y nuestra estrategia de los lugares de riesgo. A medida que nos adentramos en los meses de invierno, el trabajo de todos los neoyorquinos para asegurarnos de que no volvamos a donde estábamos esta primavera. Entiendo que la fatiga por COVID-19 es real, pero todos debemos estar atentos y usar nuestras máscaras, lavarnos las manos, tener el distanciamiento físico y permanecer fuertes".

Tras el aumento de casos en Nueva York y la llegada de la temporada de Navidad, el gobernador Cuomo dijo el viernes que aumentará la presencia de la Guardia Nacional en los aeropuertos del área de Nueva York para hacer cumplir los nuevos requisitos de prueba de entrada de COVID-19. Esto mientras intenta luchar contra los aumentos virales más altos que el estado ha visto en meses.

Reconociendo la agresividad de la medida, Cuomo dijo: "No debe aterrizar si no tienes muestra de una prueba negativa al aterrizar. Quiero que la gente sepa que hablamos en serio". Si bien no proporcionó detalles sobre la frecuencia con la que se controlaría a los viajeros, el gobernador también dijo que había hablado con el alcalde Bill de Blasio sobre mejorar la presencia del NYPD para ayudar con lo mismo.

Cuomo anunció una nueva y amplia política de pruebas de entrada al Estado hace una semana, y eliminó la lista de cuarentena anterior debido al aumento de casos en el país.

La nueva norma requiere que los viajeros presenten una prueba de COVID-19 negativa antes de viajar a Nueva York y que se hagan otra prueba cuatro días después de su llegada. Si esa segunda prueba es negativa, no es necesario que entren en cuarentena durante 14 días. Los neoyorquinos que regresan de un viaje de menos de 24 horas fuera del Estado no necesitan realizar un examen antes de regresar, pero deben hacerlo después de volver a ingresar. En su anuncio inicial sobre la política de prueba, Cuomo había dicho que el que no se realice las pruebas deben entrar en una cuarentena obligatoria de 14 días. No estaba claro de inmediato el viernes si la cuarentena en lugar de una prueba negativa seguía siendo una opción.

Cuomo dijo que las aerolíneas y la Autoridad Portuaria están ayudando en el frente de las pruebas de ingreso; las líneas aéreas están difundiendo la información y la Autoridad Portuaria es consciente de que los viajeros deben proporcionar evidencia de la prueba al aterrizar. También dijo que los funcionarios pueden consultar con los estados de salida de los pasajeros para verificar los resultados de las pruebas.

El mundo sobrepasó el domingo los 50 millones casos de COVID-19, con Estados Unidos y Europa como los dos grandes focos de la pandemia, según los datos de la Universidad Johns Hopkins. Estados Unidos es la nación del mundo con el mayor número de infecciones con casi 10 millones de personas.

Contáctanos