PRECIOS DE LA GASOLINA

Connecticut a un paso de eliminar el impuesto estatal de 25 centavos por galón sobre la gasolina

La suspensión de tres meses del impuesto estatal de 25 centavos por galón permitiría ahorrar al hogar típico alrededor de $50.

Telemundo

La Cámara de Representantes de Connecticut votó el miércoles para suspender el impuesto especial estatal de 25 centavos por galón sobre la gasolina con la esperanza de brindar alivio a los automovilistas de Connecticut. El proyecto de ley ahora va al Senado estatal.

Una versión anticipada del proyecto de ley de emergencia suspendería el impuesto entre el 1 de abril y el 30 de junio, último día del año fiscal en curso. El amplio concepto de suspender el impuesto, anunciado públicamente la semana pasada por el gobernador demócrata Ned Lamont, ha recibido apoyo bipartidista.

El presidente de la Cámara Matt Ritter, D-Hartford, dijo el martes que también se espera que la Cámara de Representantes y el Senado consideren una segunda semana libre de impuestos sobre las ventas de ropa y calzado con valor de entre $50 y $100. Esto se sumaría a la semana que se lleva a cabo en agosto para el regreso a clases. 

Los legisladores estatales y el gobernador, que se enfrentan a la reelección en noviembre, han estado bajo presión para mitigar los altos precios de la gasolina en el estado. Hasta el viernes, el precio promedio del estado por un galón de gasolina regular sin plomo era de $4.37, según AAA. Si bien eso fue 11 centavos menos que la semana anterior, todavía subió 71 centavos por galón en comparación con febrero y $1.47 en comparación con esta época del año pasado.

Connecticut tiene dos impuestos que se aplican a los combustibles para motores. Incluyen el impuesto a los combustibles de vehículos motorizados de 25 centavos por galón, en general conocido como el impuesto estatal a la gasolina, y el impuesto a las ganancias brutas fluctuantes de los productos derivados del petróleo.

La Asociación de Comercializadores de Energía de Connecticut, que representa a la industria de combustibles para motores del estado, está instando a los legisladores estatales a reembolsar los impuestos estatales que los minoristas de gas ya han pagado por el combustible en los tanques. Si eso no sucede, Chris Herb, presidente de la asociación, advirtió a los automovilistas que no verán la reducción del impuesto a la gasolina de inmediato. Dijo que Maryland promulgó un reembolso cuando implementó una exención del impuesto a la gasolina.

"Simplemente estamos pidiendo que se reembolse el dinero de los impuestos a los dueños de las estaciones de servicio para que podamos transferir esos ahorros de impuestos de inmediato al consumidor", dijo Herb, señalando que la estación de servicio promedio tiene dos tanques de 10,000 galones y pagó al menos $5,000 en impuestos especiales estatales por ese combustible.

Hay 1.400 gasolineras en Connecticut.

Ritter dijo que los legisladores están limitados en cuanto a la cantidad de ingresos del transporte del estado que pueden usar para reducir los impuestos al combustible. Connecticut paga sus proyectos de transporte todos los años mediante la emisión de bonos de ingresos que, en última instancia, se pagan con el dinero del fondo de transporte y se debe mantener una cierta relación deuda-ingresos.

“Si fallamos en esa prueba, no podríamos emitir bonos. Y si no puede emitir bonos, entonces no puede obtener su aporte federal”, dijo, refiriéndose a la participación del gobierno federal en el proyecto de transporte.

¿CUÁNTO AHORRARÍAS? 

La suspensión de tres meses del impuesto estatal de 25 centavos por galón permitiría ahorrar al hogar típico alrededor de $50.

Si manejas 12,000 millas al año en un vehículo que consume un galón por cada 28 millas, estarías usando 428 galones de gasolina al año. Eso significa que estarías pagando $107 al año por el impuesto especial a 25 centavos por galón, la tasa vigente desde el verano de 2000.

Un descanso de tres meses de abril a junio, que no se produzca durante la intensa temporada de manejo del verano, le ahorraría a un hogar típico con dos automóviles un total de alrededor de $50. Le costaría al estado alrededor de $90 millones, que tendrían que compensarse en otra parte, ya que el impuesto a la gasolina se dedica al mantenimiento de carreteras, la deuda de proyectos de puentes y carreteras y otros usos de transporte.

Claramente, ahorrarías mucho más con el indulto temporal de 25 centavos por galón si condujera, digamos, una camioneta Ford F250 Super Duty a 15 millas por galón y caminara por todo el estado para ir a trabajar.

Pero de cualquier forma que lo mires, a $4.34, el precio promedio del lunes para la gasolina regular según AAA, ahorrarás un 5.8 por ciento durante los tres meses. A medida que baja el precio de la gasolina, sus ahorros de 25 centavos por galón permanecerán sin cambios hasta junio, pero ahorrará un porcentaje mayor en gasolina.

En un llenado de 15 galones, ahorrará $3.75, ya sea que el llenado cueste $65 o $35.

¿VOLVERÁ EL PRECIO DEL GAS A LOS NIVELES NORMALES? 

AAA informó el lunes que el precio promedio de la gasolina de grado regular en Connecticut bajó 12,8 centavos por galón durante la última semana y 14,9 centavos desde el pico del 11 de marzo. Así que tal vez nos dirigimos en la dirección correcta.

El precio nacional promedio el lunes fue 8,5 centavos más alto que el promedio en Connecticut, informó AAA.

Algunos republicanos, incluido Bob Stefanowski, el probable candidato republicano a gobernador este año y el senador Kevin Kelly, republicano por Stratford, líder del Partido Republicano en el Senado, también quieren ver una suspensión del impuesto al por mayor sobre el combustible para motores, conocido como impuesto sobre los ingresos brutos. Ese gravamen agrega un cargo al precio mayorista de la gasolina por un total máximo de alrededor de 26 centavos por galón cuando el precio de la bomba llega a alrededor de $4.

Estas exenciones fiscales se pagarían con dinero de un superávit presupuestario estatal proyectado. Suspender el impuesto mayorista requeriría que más de ese excedente se usara para llenar el agujero en el presupuesto de transporte, y no hay garantía de que los distribuidores de petróleo nos lo pasen a nosotros en la bomba. Los contribuyentes tendrían que subsidiar a los automovilistas, lo que ya sucede en el presupuesto estatal.

Contáctanos