Hispanos en NY

Censo: La Gran Manzana no solo es más grande, también es más diversa y la población hispana gana terreno

Específicamente en el estado de Nueva York, el número de latinos incrementó a 531,110 y representan una quinta parte de la población.

Telemundo

Los nuevos datos del Censo de 2020 presentados el jueves muestran que la población de la Ciudad de Nueva York aumentó a 8.80 millones, frente a los 8.17 millones contabilizados en 2010.

El ceso contó a 62.1 millones de hispanos, lo cual representa el 18.7% de la población de los Estados Unidos. Una taza de crecimiento del 23% desde el 2010.

Específicamente en el estado de Nueva York, el número de latinos incrementó a 531,110 y representan una quinta parte de la población.

Las poblaciones de las 10 ciudades más grandes de la nación registraron un aumento significativo en la última década, pero ocho de esas 10 crecieron a un ritmo más rápido en esta década en comparación con la última.

En Nueva Jersey, Newark sigue siendo la ciudad más grande con 311,449 residentes, con un crecimiento del 1,8%. La población de Jersey City aumentó en casi un 6%, pero sigue siendo la segunda más grande del Estado Jardín con 292,449 residentes.

El desarrollo de Jersey City ha sido explosivo durante la última década, pero Newark también ha crecido, lo suficiente como para seguir siendo la ciudad más poblada del estado.

En el Estado Jardín, el número de latinos aumentó a 447,431, una cifra récord.

El estado de Connecticut en el Censo 2020 también presenta un aumento de más de 144 mil personas de origen latino.

Los números del censo son importantes para la redistribución de distritos, y ambas ciudades incentivaron a los residentes a devolver sus formularios del censo el año pasado.

Sin embargo, las estadísticas indican que es probable que en el futuro, Jersey City supere a Newark, que ha sido la ciudad más grande del estado desde la década de 1850. 

"El crecimiento de la población en esta década se produjo casi en su totalidad en las áreas metropolitanas", dijo Marc Perry, demógrafo senior de la Oficina del Censo. 

"Texas es un buen ejemplo de esto, donde partes de las áreas metropolitanas de Houston, San Antonio, Austin, Dallas Fort Worth, Midland y Odessa tuvieron un crecimiento demográfico, mientras que muchos de los otros condados del estado tuvieron una disminución de la población".

La población en las áreas metropolitanas creció un 8,7% desde 2010, mientras que la población del país creció de aproximadamente 308,7 millones en 2010 a 331,4 millones, un aumento del 7,35%. Este es el crecimiento demográfico más lento desde 1930-1940, la década de la Gran Depresión.

Estados Unidos también se volvió más diverso durante la última década, y la población blanca disminuyó por primera vez.

Las nuevas cifras ofrecieron el retrato más detallado hasta ahora de cómo ha cambiado el país desde 2010, y seguramente desencadenará una intensa batalla partidista por la representación en un momento de profunda división nacional y luchas por los derechos de voto. Los números podrían ayudar a determinar el control de la Cámara en las elecciones de 2022 y proporcionar una ventaja electoral en los próximos años. Los datos también darán forma a cómo se distribuyen los $1,5 billones de dólares en gastos federales anuales.

Las cifras muestran una migración continua hacia el sur y el oeste a expensas de los condados del medio oeste y noreste. La proporción de la población blanca cayó del 63,7% en 2010 al 57,8% en 2020, la más baja registrada, aunque los blancos siguen siendo el grupo racial o étnico más prevalente.

Sin embargo, eso cambió en California, donde los hispanos se convirtieron en el grupo racial o étnico más grande, creciendo al 39,4% desde el 37,6% durante la década, mientras que la proporción de personas blancas descendió del 40,1% al 34,7%.

"La población estadounidense es mucho más multirracial y mucho más diversa racial y étnicamente de lo que hemos medido en el pasado", dijo Nicholas Jones, funcionario de la Oficina del Censo.

Las nuevas cifras ofrecen a los estados la primera oportunidad de rediseñar sus distritos políticos en un proceso que se espera sea particularmente brutal, ya que está en juego el control sobre el Congreso y los poderes públicos. También brinda la primera oportunidad de ver, de manera limitada, qué tan bien cumplió la Oficina del Censo con su objetivo de contar a todos los residentes durante la pandemia. 

"Los datos que publicamos hoy cumplen con nuestros estándares de datos de alta calidad", dijo el director interino de la Oficina del Censo, Ron Jarmin.

Incluso antes de que comenzara, el recuento fue desafiado por un intento de interferencia política de los esfuerzos fallidos de la administración de Trump para agregar una pregunta de ciudadanía al formulario del censo, una medida que los críticos temían que tuviera un efecto paralizador en la participación de inmigrantes o hispanos. El esfuerzo fue detenido por la Corte Suprema.

Contáctanos