CORONAVIRUS EN NY

NYC registra la primera muerte de un menor a causa del COVID-19

Los hospitales del área tri estatal están a su capacidad máxima y se teme que colapsen, puesto que el pico de la crisis amenaza con golpear al sistema de salud antes de lo previsto. 

Telemundo

NUEVA YORK - La ciudad de Nueva York reportó la primera muerte de un niño a causa del COVID-19. La cifra de decesos en el estado se elevó a 1, 342 el lunes por la noche, pero en la ciudad se contabilizan 914.

La edad del menor no fue revelada, pero sí se informó que el pequeño padecía una condición subyacente. 

El comisionado de salud de la ciudad advirtió que la tasa de decesos podría ser todavía más devastadora en abril, un pronóstico desalentador que compartió el gobernador Andrew Cuomo. 

"Si alguna vez hubo un momento para la unidad, este es el momento. Este virus no discrimina. Ataca a todos y ataca en todas partes", dijo Cuomo en su sesión informativa del lunes. "Este virus nos rebasó desde el primer día”. 

El especialista en enfermedades infecciosas del Gobierno, el Dr. Anthony Fauci y la Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta de la Fuerza de Tarea de Coronavirus de la Casa Blanca, estiman que es probable que Estados Unidos pueda registrar al menos 100,000 muertes para cuando la pandemia aminore. 

Aunque, en el peor de los escenarios, podría ser el doble de eso, incluso. A modo de comparación, la temporada de influence 2018-19 cobró 34, 200 vidas, según los CDC. Una "devastadora temporada de influenza" anterior mató casi el doble, dijo Fauci.

Nueva York es el epicentro de epidemia, con más del 40% de las muertes en todo el país y casi la mitad de los casos en la nación hasta la fecha.

Hasta el lunes, el estado contabilizó 66,497 casos de COVIDO-19, casi 7,000 de ellos nuevos y 1,218 muertes; la mayor parte de ambos están en la ciudad de Nueva York, que tuvo más de 36,000 casos y 790 muertes. La mayoría de los pacientes de la ciudad son menores de 50 años: el 42 por ciento del total de casos hasta el lunes eran personas de 18 a 44 años. Pero la gran mayoría de las muertes han sido personas mayores de 65 años, y los que murieron abrumadoramente (más de 98 por ciento) tenían o posiblemente presentaban condiciones subyacentes.

Cuando se le preguntó sobre las proyecciones de cuántos neoyorquinos podrían perderse cuando termine la crisis, Cuomo dijo el lunes que su equipo no pronostica COVID-19 de esa manera.

"Perdimos a más de 1,000 neoyorquinos", dijo el gobernador. "Para mí, ya sobrepasamos cifras asombrosas. El punto es salvar cada vida que puedas, de eso se trata todo esto".

Nueva Jersey y Connecticut han visto aumentar sus números en consecuencia. El gobernador Phil Murphy dijo que su estado agregó más de 3,300 casos de la noche a la mañana, para un total de 16,636 a partir del lunes. También dijo que otras 37 personas murieron, lo que llevó el número de víctimas en Nueva Jersey a 198. Connecticut también ha estado luchando contra un rápido aumento en su número, contando casi 2,000 casos y 34 muertes en el último informe. A nivel regional, ha habido más de 87,100 casos positivos y 1,450 muertes. Los tres estados han tenido importantes declaraciones de desastre aprobadas por el presidente Trump, abriendo miles de millones de dólares en fondos y asistencia urgentemente necesarios.

Las líneas de defensa de Nueva York recibieron refuerzos esta semana, con la adición de un hospital improvisado administrado por FEMA en el Javits Center que abrió el lunes y un buque hospital de las Fuerzas Navales de los EEUU con 1,000 camas hospitalarias que atracó en Manhattan para ayudar a atender a pacientes que no padecen de coronavirus. Mientras tanto, el gobernador Andrew Cuomo se pondrá a trabajar en cuatro nuevos hospitales de campaña aprobados por la presidencia en los otros cinco condados, ya que el alcalde Bill de Blasio pretende tener su nueva instalación de 68 camas en Central Park para el martes.

El apoyo, incluso para ayudar a soportar la carga de pacientes no virales, es muy necesario para que los hospitales puedan dejar espacio para la ola continua de pacientes con COVID-19. Las hospitalizaciones se duplican cada seis días, una señal alentadora en vez de cada dos días que Nueva York vio hace aproximadamente una semana, dijo Cuomo el domingo. Pero las hospitalizaciones reales aumentaron de sábado a domingo, junto con las admisiones de cuidados intensivos, y el gobernador ha dicho que las cifras generales son más altas de lo previsto inicialmente.

Hasta el lunes, más de 9,500 personas fueron hospitalizadas con COVID-19, aproximadamente el 14 por ciento de los casos del estado. Casi una cuarta parte de los hospitalizados estaban en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Esos pacientes necesitan respiradores, y los hospitales y las enfermeras dicen que permanecen con ellos por un período de 20 a 30 días; mucho más que los pacientes que no padecen de COVID-19, los cuales solamente lo necesitan la maquinaria por dos o tres días. Otras 632 personas fueron dadas de alta de hospitales de domingo a lunes, ligeramente por debajo de los 846 del día anterior, dijo Cuomo.

Una Carrera Contra el Reloj

Cuomo y de Blasio han dicho que los hospitales y el personal médico de Nueva York tienen suficiente equipo y suministros para "ahora". Pero eso literalmente significa "ahora", y un "ahora" se vuelve más exigente con cada día.

De Blasio dijo que no puede garantizar que los hospitales de la ciudad tengan suficiente suministros para después del 5 de abril, aunque dice que la ciudad ha distribuido casi 10 millones de máscaras, 180,000 protectores faciales, 1.5 millones de guantes quirúrgicos y más hasta la fecha. El gobierno federal ha ayudado a agregar más ventiladores y otros suministros a la reserva, aunque Trump ha cuestionado cómo se usan algunos y si Nueva York necesita el volumen de artículos que continúa solicitando.

Para este último, Cuomo y de Blasio han dicho repetidamente que la respuesta es un rotundo sí. Quieren estar lo más preparados posible, lo que aún puede no estar lo suficientemente preparado, cuando la ola se estrella en el sistema hospitalario ya abrumado, y están modelando los datos. También están escuchando a los médicos que luchan en la guerra en el frente.

"Este virus nos ha adelantado desde el primer día y si no planificamos y nos adelantamos, terminaremos con un gran número de muertes al final de esta guerra", dijo Cuomo mientras observaba la llegada del USNS Comfort este lunes en el puerto de Manhattan. "Estoy cansado de jugar a ponerme al día con este virus. Nunca ganas cuando estás poniéndote al día".

De Blasio se ofendió por la reciente acusación de Trump de que las máscaras están saliendo por la puerta trasera: "Es un insulto, escandaloso, es increíblemente insensible en este momento para las personas que están dando todo. No sé de qué está hablando el presidente".

Para apuntalar aún más las reservas de la ciudad, Cuomo ha enviado suministros desde el estado. El gobernador dice que diferentes áreas verán el "ápice" golpeado en diferentes momentos. Nueva York es la primera, dijo. Después de eso, los casos en el condado de Westchester y el norte del estado podrían aumentar; él dice que redistribuirá los recursos según sea necesario.

Las evaluaciones del equipo de protección personal (EPP) y otros suministros se realizan varias veces al día. En Nueva Jersey, el gobernador Phil Murphy dijo durante el fin de semana que requeriría que los centros de atención médica reporten "datos diarios" en su inventario de EPP, su capacidad de camas y su inventario de ventiladores.

El paquete de ayuda de $ 2.2 billones del Congreso proporcionará algo de ayuda, pero no podrá comprar para los hospitales que tengan escasez. Y la carrera por adquirir equipos subraya eso. Pero por mucho que los estados apunten a suministros críticos, se están enfocando en apoyar al personal médico cansado que está luchando en la primera línea de defensa, cuya lucha se torna más desafiante física y emocionalmente a diario.

Como dijo un médico a NBC News: "Cada vez que salgo de un turno, lloro. Cada turno. Cada turno en el que trabajo lloré después de irme … por el dolor y el sufrimiento que vemos y la cantidad de exposición que yo y mis enfermeras y mis médicos (experimentamos) ".

En la ciudad de Nueva York, el personal hospitalario se ha trasladado en un esfuerzo por abordar la escasez en diferentes lugares. Se han enviado más de 60 médicos (incluidos RN, enfermeras practicantes, médicos y asistentes médicos) para ayudar con la afluencia de pacientes en el Hospital Elmhurst, junto con 40 ventiladores. El sábado, más de 100 enfermeras adicionales fueron reasignadas al fatigado hospital.

Cuomo, Murphy y el gobernador de Connecticut, Ned Lamont, han convocado a legiones de jubilados para ayudar a responder la llamada en las líneas del frente. Decenas de miles se han unido a la causa. En Nueva York, al menos 76,000 profesionales médicos, desde médicos hasta RNS y terapeutas respiratorios, se han inscrito para volver a trabajar. Más de 10,000 profesionales de la salud mental se han ofrecido para responder llamadas en la nueva línea directa del estado.

En el otro lado del espectro, NYU dice que graduará a sus estudiantes de medicina temprano para ayudar con la carga. Rutgers dijo este fin de semana que haría lo mismo.

Reforzando el Distanciamiento Social

Aplanar la curva, salve vidas: es la frase que seguimos escuchando de los líderes locales y que vemos en las carreteras y otras señales en todos los estados. Las pruebas son un gran componente de eso, y Cuomo anunció recientemente un nuevo sitio de pruebas móviles en El Bronx para impulsar su infraestructura de pruebas ya agresiva. Pero él no puede solo: la gente tiene que quedarse en casa y, cuando están fuera, mantenerse separados.

A partir del lunes, la policía de Nueva York revisará los vagones del metro para asegurarse de que los neoyorquinos sigan las pautas de distanciamiento social, según De Blasio. Dijo que aquellos que se nieguen a practicar la orden de 6 pies de distancia podrían recibir una multa de entre $ 250 y $ 500.

"Ahora es tan simple como esto: si un oficial le dice a alguien que se disperse, siga moviéndose, no está distanciado y no sigue las instrucciones directas del oficial o dice que lo está haciendo y luego regresa a lo mismo, me siento cómodo en este punto de que serán multados ", dijo de Blasio.

El alcalde dice que quiere mantener abiertos los parques infantiles, pero dice que volverá a evaluar si la ciudad ve un patrón de incumplimiento durante varios días.

Cuomo extendió su directiva estatal de "PAUSA" por dos semanas más para ayudar a controlar la densidad, mientras que Trump extendió las pautas de la Casa Blanca sobre el distanciamiento social hasta fines de abril, que es notablemente después de Pascua, la fecha en que Trump había dicho que quería reabrir el país.

"Ninguno de nosotros sintió que 15 días fueran adecuados", dijo Fauci a ABC el lunes sobre la decisión del presidente de extender las directrices hasta fines de abril. Dijo que no creía que tendrían que extenderse más allá de eso, pero señaló que "siempre existe esa posibilidad, dependiendo de la eficiencia y la eficacia de los métodos de mitigación".

Cuando se le preguntó el lunes en el show "TODAY" si pensaba que los esfuerzos de distanciamiento social estaban funcionando, Birx dijo que cree que "algunas de las áreas metropolitanas lo hicieron tarde", refiriéndose a la inclusión del público en general. Instó a continuar el lavado de manos, el distanciamiento social estricto y dijo que, por regla general, el público debería asumir que incluso las personas no sintomáticas estaban infectadas. Birx dijo que es fundamental que todos participen en estas medidas, y agregó que la Casa Blanca no está segura de que "todo Estados Unidos esté respondiendo de manera uniforme".

Cuomo ha tomado una acción uniforme en su respuesta al COVID-19. Él y otros gobernadores desarrollaron una coalición triestatal para crear y hacer cumplir las directivas regionales; se ha asociado con De Blasio en los estándares estatales también.

Murphy ha dicho que no imagina un escenario en el que las restricciones actuales se levantarían antes de mayo. El lunes, le dijo a WNYW: "Creo que esto se desvanecerá significativamente en mayo. No creo que sea permanente, pero no creo que va a ser como siempre cuando volvamos a abrir".

El impacto económico en todos los niveles ha sido vertiginoso. Para ayudar a aliviar la carga de las personas que han perdido sus trabajos o no pueden ir a trabajar, Murphy anunció un período de gracia de 90 días para las hipotecas. También suspendió los desalojos comerciales y residenciales. Cuomo ha anunciado políticas similares; en la ciudad, de Blasio ha pedido una congelación de la renta para 2.3 millones de inquilinos en casi un millón de unidades de renta controlada en medio de la pandemia COVID-19.

Cuomo dice que algunas personas pueden volver a trabajar ahora, dice que el estado y Estados Unidos pueden reiniciar la economía de una "manera inteligente" sin dejar de priorizar la salud pública. Dijo el domingo en su opinión que todo se reduce a la escala de las pruebas. Si puede desarrollar un programa en el hogar nuevo, más rápido y más fácil que pueda evaluar a millones de personas todos los días, y rápidamente, identificará a cientos de miles de personas que "pueden volver a trabajar mañana".

Fauci dice que los científicos están trabajando en pruebas más escalables y menos invasivas.

¿Qué podemos anticipar?

Los números continuarán aumentando a medida que más personas sean evaluadas, dicen las autoridades. Nueva York ha representado alrededor del 25 por ciento de todas las pruebas de COVID-19 en Estados Unidos hasta la fecha, dijo Cuomo. Es un logro, señaló: encontrar los casos, aislar los positivos y tratarlos. Eso, junto con el distanciamiento social y las restricciones comerciales vigentes, frenará la propagación de la infección.

Los gobernadores también están tomando en cuenta medicamentos experimentales en busca de frenar la crisis. Nueva York comenzó a utilizar un ensayo clínico para un tratamiento farmacológico experimental el martes y planea ser el primer estado de la nación en tratar de curar a pacientes críticamente enfermos usando plasma de personas recuperadas - un proceso llamado plasma convaleciente que se utilizó durante la epidemia de gripe de 1918. Al momento, todas las opciones están sobre la mesa.

Las profundidades del brote, y su impacto, son incomprensibles en este punto, pero definitivamente catastróficas: se han perdido miles de millones de dólares y se perderán más; muchos han muerto, muchos más se han enfermado. Trump firmó tres proyectos de ley de estímulo en tres semanas, el último con un valor de $ 2.2 billones, y De Blasio dijo el domingo que no es suficiente.

La Organización Mundial de la Salud declaró el nuevo coronavirus como una pandemia, el primer coronavirus en ganar dicha distinción. Es novedoso, eso significa que es nuevo y nadie tiene inmunidad.

A nivel nacional, NBC News estima que más de 150,000 personas han sido infectadas y casi 3,000 han muerto. A nivel mundial, los números son mucho más alarmantes. La OMS ofreció una impresionante perspectiva de la situación actual: tomó tres meses llegar a los primeros 100,000 casos y dos semanas llegar a los siguientes. Luego tardó solo siete días en duplicarse nuevamente.

Contáctanos