impuestos en nueva york

Bolsa de Valores amenaza con abandonar NY de aprobarse impuesto sobre la venta de acciones

Según la Contraloría del Estado, la industria financiera obtuvo más de $ 26 mil millones en ganancias antes de impuestos durante los primeros seis meses de 2020, más que todo 2019.

La Bolsa de Valores de Nueva York puede abandonar el estado de Nueva York si Albany impone un impuesto de transferencia sobre las ventas de acciones, advirtió  Stacey Cunningham, presidenta de The New York Stock Exchange, en un artículo de opinión en el Wall Street Journal.

Cunningham dijo que ella y otros 25 representantes de la industria de valores de Nueva York enviaron una carta el miércoles pasado a los líderes estatales para advertir sobre las consecuencias no deseadas de imponer tal impuesto.

“La Bolsa de Valores de Nueva York pertenece a Nueva York. Sin embargo, si los legisladores de Albany se salen con la suya, el centro de la industria financiera mundial podría necesitar encontrar un nuevo hogar”, expresó Cunningham. 

Pero la idea de un nuevo impuesto a las transacciones parece tener poco apoyo en la oficina del gobernador Andrew Cuomo. 

Un grupo comercial que representa a algunos de los mercados económicos más poderosos del mundo envió el miércoles una carta a Cuomo, en la que hizo la advertencia sobre la imposición de un impuesto de transferencia sobre las ventas de acciones en el estado. 

"Si bien algunos ven esto como un impuesto sobre la industria de valores en sí, en realidad es un impuesto sobre las familias trabajadoras que ahorran para la jubilación y la universidad, fondos de pensiones que aseguran la jubilación de millones, así como muchos inversionistas individuales, fundaciones y donaciones", dijo el grupo 

La imposición de cualquier forma de impuesto al mercado de valores, señalaron, "podría llevar a las empresas financieras a trasladar sus operaciones administrativas y trabajos relacionados fuera de Nueva York".

Mientras el Congreso continúa debatiendo el tamaño y alcance de un paquete federal de ayuda para una pandemia, el estado enfrenta un déficit presupuestario de $ 15 mil millones. 

Una de las propuestas presupuestarias de Cuomo contempla impuestos sobre la renta más altos para los neoyorquinos ricos, una idea que había a la que se había opuesto en el pasado. 

La Ciudad de Nueva York ha perdido cientos de miles de puestos de trabajo durante la pandemia y la economía está lejos de una recuperación total. En respuesta, los legisladores estatales han preparado un menú de nuevos proyectos de ley de impuestos a los multimillonarios y a las transferencias de acciones.

En 1981, el estado dejó de cobrar el impuesto sobre la venta de acciones y devolvió el dinero que acumuló, que ascendió a más de $ 4 mil millones.

"La dura verdad es que Nueva York necesita a la industria de valores más de lo que la industria de valores necesita a Nueva York", escribió el consejo editorial de The New York Times en 1983, cuando los legisladores locales plantearon volver a establecer el impuesto. 

A principios de esta semana, la senadora del estado de Brooklyn, Julia Salazar, presentó el proyecto de ley "impuesto a Wall Street". El impuesto acapararía  el 0,5% del valor de las transacciones de acciones, el 0,1% de las transacciones de bonos y el 0,005% de las transacciones de derivados. La propuesta es similar a un impuesto federal presentado por el senador de Vermont, Bernie Sanders. 

La legislación de Salazar establece que recaudaría entre $ 12 y $ 29 mil millones al año. Según la Contraloría del Estado, la industria financiera obtuvo más de $ 26 mil millones en ganancias antes de impuestos durante los primeros seis meses de 2020, más que todo 2019. El salario promedio de sus 182,000 trabajadores fue de más de $ 400,000.

La senadora Salazar le dijo a Gothamist que la devastación causada por la pandemia ha creado un sentido de urgencia entre sus compañeros legisladores para proponer y apoyar una legislación que algunos quizás no hayan considerado previamente.

"Hay más solidaridad, honestamente, y luego tal vez haya un desarrollo de la conciencia de clase", dijo Salazar. "Y luego están los informes y el reconocimiento de que hay corporaciones e individuos, multimillonarios en el estado, cuyas ganancias han aumentado en el transcurso de los últimos diez meses. Y creo que la gente reconoce la injusticia en eso".

Steven Rosenthal, investigador principal del Instituto de Política Fiscal del Urban Institute & Brookings Institution, dijo que un impuesto estatal a la transferencia de acciones no afectaría a los inversores y jubilados cotidianos, a pesar de los argumentos de la industria financiera.

Rosenthal señaló datos federales que muestran que el 10% de los hogares más ricos posee un promedio de $ 1.7 millones en acciones.

Rosenthal también señaló que uno de los principales argumentos a favor de un impuesto estatal a la transferencia de acciones —que de hecho recaudaría miles de millones de dólares— también podría funcionar en contra del estado. 

La mayor parte de la negociación en la Bolsa de Valores de Nueva York se realiza actualmente en servidores informáticos de Nueva Jersey, y los propios corredores de bolsa pueden encontrar más competitivo salir del estado si tienen que transferir las tarifas a sus clientes, expresó. 

Contáctanos