compensación por desempleo

Beneficiarios del desempleo deberán aceptar ofertas de trabajo si no quieren perder la ayuda

El Gobierno federal prometió hacer cumplir las leyes de seguro de desempleo para que ningún estadounidense pueda 'jugar con el sistema'. 

Telemundo

En respuesta a los informes sobre una ‘escasez de trabajadores’ pese a las ofertas de empleo, el presidente Joe Biden ordenó el lunes al Departamento de Trabajo que se asegure de que los estadounidenses desempleados no puedan obtener beneficios federales de desempleo si rechazan una oferta de trabajo adecuada. 

Biden, sin embargo, refutó las afirmaciones de los republicanos de que su bonificación semanal por desempleo socava los esfuerzos para que millones de estadounidenses se reincorporen a la fuerza laboral. 

Un estudio reciente de Bank of America estimó que 4,6 millones de trabajadores abandonaron la fuerza laboral durante la pandemia, y se espera que solo la mitad se reincorpore a fin de año. Sin embargo, para los trabajadores que ganan menos de $32,000 al año, es más lucrativo financieramente recolectar la ayuda del gobierno, según el reporte. 

El banco predijo que 2,5 millones de estadounidenses se reincorporarán a la fuerza laboral en el otoño, pero estimó que las 2,1 personas restantes podrían tardar más en volver al trabajo, o es posible que nunca se reincorporen al mercado laboral. Mientras tanto, se espera que otros 700,000 estadounidenses hayan dejado la fuerza laboral debido a un desajuste entre sus habilidades y las requeridas por el mercado laboral.

Pero los expertos indican que existe un amplio espectro de razones por las cuales impera la reticencia de algunos estadounidenses desempleados a regresar al trabajo.

Padres que no pueden encontrar o pagar cuidado infantil debido al cierre de escuelas y el temor a contraer COVID-19 son parte de algunas de las razones, estiman los expertos. 

El Departamento de Trabajo informó el viernes que los empleadores agregaron solo 266,000 empleos el mes pasado, muy por debajo del consenso de 1 millón pronosticado por la mayoría de los economistas. A raíz de las cifras, Biden dejó en claro que espera que los trabajadores regresen a sus puestos de trabajo si están disponibles, a la vez que defendió su política económica y señaló que las empresas también son parte del problema. 

El presidente dijo a los periodistas en la Casa Blanca que las limitaciones del cuidado infantil, el cierre de escuelas y los temores de contraer el coronavirus han obstaculizado la creación de empleo el mes pasado, y desafió a las empresas a ayudar a los trabajadores a obtener acceso a las vacunas y a aumentar su salario.

“El último Congreso, antes de que yo asumiera la presidencia, otorgó a las empresas más de $1.4 billones en ayuda de Covid”, dijo Biden. “El Congreso puede haber aprobado ese dinero, pero seamos claros: el dinero vino del pueblo estadounidense y pasó del pueblo estadounidense a empresas estadounidenses, muchas de ellas grandes empresas, para ayudarlos a superar esta pandemia y mantener sus puertas abiertas", fustigó el presidente. 

"Mi expectativa es que, a medida que nuestra economía regrese, estas empresas proporcionarán salarios justos y entornos de trabajo seguros", añadió. 

Asimismo, Biden prometió el lunes hacer cumplir las leyes de seguro de desempleo para que ningún estadounidense pueda 'jugar con el sistema'. 

"Vamos a dejarlo en claro. Cualquiera que cobre desempleo y reciba una oferta adecuada de trabajo debe aceptar dicho trabajo o perderá sus beneficios de desempleo", dijo Biden. 

Los republicanos  han criticado a Biden por las cifras mínimas de empleo. En particular, culpan a la disposición en su plan de rescate que extendió un suplemento federal de $300 por semana para los estadounidenses desempleados. Los legisladores afirman que esos beneficios están deprimiendo la contratación al disuadir a los estadounidenses de regresar al trabajo.

Para garantizar que los estadounidenses no ‘jueguen con el sistema’, el Departamento de Trabajo trabajará con los estados para restablecer los requisitos de búsqueda de trabajo. Esas reglas, que requieren que cualquier persona que reciba beneficios por desempleo proporcione prueba de que está buscando trabajo activamente, se suspendieron durante la pandemia.

Hasta ahora, 29 estado volvieron a implementar esos requisitos, pero el el Departamento de Trabajo “trabajará con los estados restantes, según lo permitan las condiciones de salud y seguridad, para establecer requisitos adecuados de búsqueda de trabajo a medida que la economía continúe repuntando las vacunas aumentan y la pandemia se mantengan bajo control”, dijeron funcionarios de la Casa Blanca en una hoja informativa.

El presidente también señaló una nueva guía emitida el lunes por el Departamento del Tesoro que ayudará a los gobiernos estatales, locales y tribales a obtener acceso a más de $350 mil millones en fondos de ayuda puestos a disposición por el Plan de Rescate Estadounidense. Dijo que el dinero ayudaría a acelerar la contratación y el crecimiento económico.

Contáctanos