ataques en el metro

Agresor en serie queda libre pese a escupir a un hombre judio y untar excremento a hispana

El hombre ostenta una hoja de antecedentes penales que incluye 44 arrestos anteriores. 

Telemundo

Fue arrestado, pero ya está de vuelta en las calles. El agresor en serie que embadurnó de excremento a una hispana que esperaba el tren en una estación del Bronx ha regresado a las calles. 

Frank Abrokwa, con un extenso historial criminal, salió esta semana de la sala del tribunal esposado por amenazar de muerte y escupir a un hombre judío en Brooklyn en septiembre. Pero volvió a estar libre horas más tarde, ya que los cargos que enfrentó en ese nuevo arresto no califican para fianza bajos las leyes de reforma del estado.

El acusado, de 37 años, fue arrestado el martes por la noche por el crimen de odio en contra del hombre judio tras su comparecencia por el repugnante ataque con sus propias heces en El Bronx. 

La asistente del fiscal de distrito, Grace Phillips, contó cómo Abrokwa acosó inicialmente a la víctima y le dijo: “Oye, mami, oye, mami, ¿por qué no hablas conmigo?”. Cuando ella rechazó sus avances, el hombre entró en un vagón de metro inactivo con una bolsa en la cual defecó; para luego untarle el excremento a la víctima en la cara, la cabeza, la nariz, la boca y los ojos.

“¿Te gusta esto?”, preguntó Abrokwa, según Phillips.

El incidente en Brooklyn ocurrió el 9 de septiembre en Crown Heights. La Policía de Nueva York dijo que la víctima usaba el yarmulke (una pequeña gorra ritual usada tradicionalmente por los varones judíos) cuando fue agredida por Abrokwa. 

El agresor en serie salió del juzgado luciendo una amplia sonrisa debajo de su gorra de béisbol.

“Los neoyorquinos están más que disgustados”, dijo el jefe del sindicato de la Policía de Nueva York, Patrick Lynch. 

“Quieren saber por qué una persona así está en nuestras calles y en el metro, pero no obtienen una respuesta directa. ... Nuestro problema fundamental es una cultura política dedicada a hacer y decir lo mínimo indispensable”.

Abrokwa maldijo al juez durante su primera aparición en el Tribunal Penal del Bronx y se refirió a la víctima con palabras despectivas y sexistas, según reportes. 

El hombre ostenta una hoja de antecedentes penales que incluye 44 arrestos anteriores. 

Tras la audiencia por el caso del Bronx, Abrokwa fue entregado a los detectives de Brooklyn por el ataque no provocado contra el hombre judío de 46 años. Según la policía, el hombre hizo expresiones soeces antes de escupirlo y golpearlo.

Los investigadores de Brooklyn, que reconocieron al sospechoso tras el ataque en El Bronx, lo acusaron de acoso y amenazas como un crimen de odio.

Fue procesado el miércoles y puesto en libertad sin fianza. Fuentes familiarizadas con el procedimiento dijeron que debido a que sus otros casos abiertos eran todos delitos menores, no delitos graves, la corte no pudo fijar la fianza.

“No hay ley en esta ciudad”, dijo la víctima de Brooklyn, Menachem Minkowitz, al Daily News. “Me alegro de que lo hayan atrapado. Me siento terrible por esa mujer. Estoy muy decepcionado con la forma en que la ciudad está manejando estas situaciones”.

Contáctanos